Una ca­sa en In­dia­na

In­dia­na siem­pre ha si­do una zo­na in­dus­trial; la dé­ca­da de los 50 no fue la ex­cep­ción.

Ritmo Platinum - - Contenido -

El es­ta­do de In­dia­na es la cu­na del Rey del Pop, la ciu­dad de Gary, pa­ra ser más es­pe­cí­fi­cos. Es­ta tie­rra pa­rió a un rey, que de pe­que­ño es­tu­vo "des­co­ro­na­do", pues le­jos de lo que ha­ce cual­quier in­fan­te (ju­gar y di­ver­tir­se, ade­más de es­tu­diar), Mi­chael Jack­son de­di­có su in­fan­cia a los en­sa­yos y al trabajo ar­tís­ti­co. De igual mo­do, la ma­yor par­te de sus días de ni­ño lo pa­só en­tre las cua­tro pa­re­des de la mo­des­ta vi­vien­da que le al­ber­ga­ba jun­to sus pa­dres y her­ma­nos. De no ha­ber si­do su ca­sa y los cen­tros de prác­ti­ca, en don­de se desa­rro­lló es­ta eta­pa de su vi­da, es po­si­ble que hu­bie­se cre­ci­do en­tre me­ta­les o gran­jas, pues de am­bas in­dus­trias se sus­ten­ta­ba la eco­no­mía del es­ta­do de In­dia­na. In­dia­ná­po­lis, ca­pi­tal del es­ta­do y Gary (la ciu­dad más gran­de del con­da­do de La­ke), fue­ron las me­tró­po­lis de ma­yor desa­rro­llo, so­bre to­do en la in­dus­tria me­ta­le­ra. In­dia­na se for­jó gra­cias al sec­tor in­dus­trial, ya que las em­pre­sas se fue­ron ins­ta­lan­do en el es­ta­do, crean­do ciu­da­des in­dus­tria­les. Jus­to es el ca­so de la ur­be de Gary, que di­cho sea de pa­so, es una de las más exi­to­sas de la épo­ca y has­ta la ac­tua­li­dad. En las ca­lles de es­te lu­gar, crea­do en 1906 y cu­yo nom­bre hon­ra al en­ton­ces pre­si­den­te de la Uni­ted Sta­te Steel Cor­po­ra­tion, El­bert H. Gary, (com­pa­ñía que fun­dó la ciu­dad), el pa­dre de los Jack­son, Jo­seph, se ga­na­ba el pre­ca­rio sus­ten­to de la fa­mi­lia a bor­do de una grúa.

Pe­ro la ca­lle no fue jus­to el lu­gar de sus hi­jos; Kat­he­ri­ne Est­her, de­vo­ta tes­ti­go de Jeho­vá, mú­si­co, tra­ba­ja­do­ra y ma­dre de es­tos, lo con­si­de­ra­ba muy pe­li­gro­so. No po­de­mos afir­mar qué tan­to pe­li­gro re­pre­sen­ta­ba pa­ra los her­ma­nos Jack­son tran­si­tar las ca­lles de su es­ta­do. Lo que sí se sa­be es que lue­go de la Gran De­pre­sión, a fi­na­les de los años cua­ren­ta, la en­tra­da de Es­ta­dos Uni­dos a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, sa­có de la re­ce­sión a In­dia­na, con lo que re­sur­gió la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca, nue­va­men­te con la in­dus­tria co­mo su prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos. Du­ran­te ese pe­río­do, In­dia­ná­po­lis y Gary con­ti­nua­ban atra­yen­do gran­je­ros, y de igual mo­do a per­so­nas pro­ve­nien­tes del sur del país, en su ma­yo­ría afro­ame­ri­ca­nos, co­mu­ni­da­des que en la ac­tua­li­dad se al­ber­gan en es­tas tie­rras, en gran­des grupos. Por eso no ha de ex­tra­ñar que, en 2008, el es­ta­do to­ma­ra un gi­ro de­mó­cra­ta con Ba­rack Obama, ya que des­de siem­pre es­te fue es­ta­do re­pu­bli­cano. Así fue por aque­llos años el es­ta­do de In­dia­na, cu­na del Rey del Pop. Allí, en la Jack­son Street aún se en­cuen­tra la re­si­den­cia en don­de vi­vió un tiem­po pru­den­te de su in­fan­cia. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.