EL AR­TE DEL MOONWALK

Fue, tal vez, el to­que es­pe­cial que Mi­chael Jack­son apor­ta­ba a sus pre­sen­ta­cio­nes, el ele­men­to res­pon­sa­ble de que si se ha­bla de es­te bai­le, ha­ya que pen­sar an­tes en el Rey del Pop.

Ritmo Platinum - - Michael Jackson - tex­to Jua­na Ca­bre­ra fo­to Ar­chi­vos Mi­chael Jack­son

Cuan­do se con­ver­sa so­bre bai­le, Mi­chael Jack­son y sus “pa­sos so­bre la lu­na” son los pro­ta­go­nis­tas.

El tiem­po se len­ti­fi­có o, al me­nos, eso pa­re­ció. Cuan­do Mi­chael se des­li­zó ha­cia atrás si­mu­lan­do ca­mi­nar so­bre la Lu­na, du­ran­te un en­cuen­tro pen­sa­do pa­ra ce­le­brar la nos­tal­gia del pa­sa­do, que­dó in­mor­ta­li­za­do el fa­mo­so bai­le Moonwalk, que an­tes de ese mo­men­to era co­no­ci­do co­mo Backs­li­de.

Se tra­ta de unos pa­sos en re­ver­sa, sin le­van­tar to­tal­men­te los pies del sue­lo; al­go así co­mo una “ca­mi­na­ta lu­nar”, de acuer­do con su tra­duc­ción del inglés.

Es­ta es­tre­lla de la mú­si­ca pop y de los me­cá­ni­cos, pe­ro flui­dos bai­les, lo­gró pa­ten­ti­zar un es­ti­lo que mar­có una nue­va eta­pa en ese gé­ne­ro mu­si­cal y, por en­de, en su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca. A pa­rir de la no­che del 16 de ma­yo del 1983, día en que se re­trans­mi­tió por NBC, el “Mo­town 25: Yes­ter­day, To­day, Fo­re­ver”, efec­tua­do el 25 de mar­zo; se creó en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo la idea de un Mi­chael su­bli­me, un re­fe­ren­te pa­ra los ex­po­nen­tes del es­ti­lo.

La ga­la fue un es­pe­cial de te­le­vi­sión, pro­du­ci­do por Su­zan­ne de Pas­se pa­ra Mo­town Re­cords, con la fi­na­li­dad de con­me­mo­rar el vi­gé­si­mo quin­to aniver­sa­rio del se­llo dis­co­grá­fi­co.

Per­fec­ción cons­tan­te y no­ta­ble in­te­rés en in­no­var le hi­cie­ron me­re­cer el cré­di­to. En lo ab­so­lu­to fue su­ya la crea­ción de ese bai­le. Sin em­bar­go, muy cla­ro ha que­da­do que de no ha­ber si­do por el Rey del Pop, la ‘ca­mi­na­ta lu­nar’ fue­ra cues­tión de pe­lí­cu­las y li­bros so­bre viajes al es­pa­cio.

Des­de ese inol­vi­da­ble es­pec­tácu­lo, Mi­chael con­vir­tió el pa­so en su­yo, aun­que se sa­be por vi­deos y do­cu­men­tos pu­bli­ca­dos que Cab Ca­llo­way fue la pri­me­ra per­so­na con gra­ba­ción re­gis­tra­da del Moonwalk, en tan­to que otros ar­tis­tas le si­guie­ron la idea.

Fue en el 1979 cuan­do el me­nor de los Jack­son 5 vio en el pro­gra­ma Soul Train, a Coo­ley Jax­son y Cas­per Can­di­da­te ha­cer el bai­le a rit­mo de la can­ción Wor­king Day And Nigth. A pe­sar de to­do es­to, en su li­bro au­to­bio­grá­fi­co ti­tu­la­do Moonwalker, el ar­tis­ta ase­gu­ró que ha­bía apren­di­do el bai­le ob­ser­van­do a los ni­ños de co­lor ne­gro del gue­to.

Pop: un es­pec­tácu­lo vi­sual

De rit­mo ya es­ta­ba col­ma­do el gé­ne­ro, y él lo sa­bía. Crear un pro­duc­to vi­sual, cu­ya es­té­ti­ca en ves­tua­rio y co­reo­gra­fía fue­ra ad­mi­ra­ble, se lo ha­bía pro­pues­to y co­men­za­do a ob­te­ner. Así, en el 1996 pa­ten­tó unas bo­tas es­pe­cia­les, an­ti­gra­ve­dad, que le per­mi­ti­rían in­cli­nar­se ha­cia ade­lan­te, más allá del cen­tro de gra­ve­dad, man­te­nien­do el equi­li­brio. Con es­tos lo­gros, el crea­dor de ar­te ha­bía de­mos­tra­do que después de ha­cer al­go bien he­cho, lo si­guien­te es ha­cer otra que lo su­pere, co­mo lo ha­bía di­cho en una oca­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.