ME­TA­MOR­FO­SIS

Qui­zás la ob­se­sión por su apa­rien­cia pro­vo­có que se es­tre­cha­ra la na­riz, abul­ta­ra los pó­mu­los, mo­di­fi­ca­ra la bar­bi­lla y acla­ra­ra piel. Una trans­for­ma­ción in­fluen­cia­da por el re­cha­zo de su pa­dre, pe­ro que siem­pre ne­gó.

Ritmo Platinum - - Michael Jackson - tex­to Pa­tri­cia Acos­ta fotos Jack Var­too­gian

Es­to es al­go más gran­de que un apa­ren­te cam­bio de piel.

Éxi­to tras éxi­to vi­vió el can­tan­te du­ran­te su tra­yec­to­ria ar­tís­ti­ca; de eso no hay du­da. Pe­ro va­rios ru­mo­res ne­ga­ti­vos so­bre su vi­da per­so­nal sa­lie­ron a la luz.

Uno de los más co­men­ta­dos fue el cam­bio de co­lor de su piel, ra­zo­nes que le dio a las per­so­nas de pen­sar que se tra­ta­ba de un ac­to ra­cis­ta, y mu­chos em­pe­za­ron a re­cha­zar­lo co­mo per­so­na y co­mo ar­tis­ta: ca­da día su tez de piel fue vol­vién­do­se más blan­ca. Es­to cau­só mu­cha con­tro­ver­sia y es­pe­cu­la­ción. Nun­ca se vio al es­pe­jo, apa­ga­ba las lu­ces de su ha­bi­ta­ción, eso con­tó Mi­chael en una de las en­tre­vis­tas que le hi­zo Mar­tin Bas­hir. Su pa­dre y pri­mos lo ofen­dían to­do el tiem­po por su as­pec­to fí­si­co. El se­ñor Jack­son cons­tan­te­men­te le de­cía que no pa­re­cía su hi­jo, que lle­va­ba la san­gre y en su fí­si­co ras­gos de su ma­dre. Se bur­la­ba de su na­riz, y más que bur­lar­se, lo re­ga­ña­ba por eso. Afir­ma­ba que era des­cui­da­do por abun­dar en su ros­tro el ac­né; en oca­sio­nes se le ha­cía di­fí­cil sa­lir a los es­ce­na­rios.

Va­rios he­chos lo mar­ca­ron en su ado­les­cen­cia. En uno de sus viajes a Gran Vir­gi­nia, cuan­do per­te­ne­cía a The Jack­son 5 o sim­ple­men­te J5, una mu­jer re­co­no­ció a sus her­ma­nos y pre­gun­ta­ba, "¿dón­de es­tá el pe­que­ño Mi­chael?". Al­guien lo se­ña­ló y le di­jo: "Es él". No fue re­co­no­ci­do por su as­pec­to. Qui­so mo­rir.

¿Cuá­les fue­ron las ra­zo­nes en­ton­ces por las que el can­tan­te con tan­ta fa­ma, di­ne­ro y po­der tu­vo pa­ra cam­biar su iden­ti­dad? ¿Qui­zás su pa­dre y pri­mos sem­bra­ron en es­te ado­les­cen­te in­se­gu­ri­dad y ba­ja au­to­es­ti­ma? Mi­chael lo úni­co que ad­mi­tió pú­bli­ca­men­te fue la ope­ra­ción de su na­riz, pe­ro los cam­bios en su ca­ra eran más que evi­den­tes.

Exis­ten cien­tos de teo­rías so­bre los pro­duc­tos der­ma­to­ló­gi­cos que uti­li­za­ba el Rey del Pop pa­ra blan­quear­se y una de ellas fue "La fór­mu­la má­gi­ca", un me­di­ca­men­to que di­cen es­pe­cia­lis­tas es muy agre­si­vo por su al­to con­te­ni­do de sus­tan­cias quí­mi­cas. Es­tas sus­tan­cias, sin lu­gar a du­das, no so­lo ayu­da­ron a que el ído­lo pu­die­ra ver­se dis­tin­to, tam­bién per­mi­tie­ron que su or­ga­nis­mo fue­ra po­co a po­co de­te­rio­rán­do­se, ya que sus pul­mo­nes e hí­ga­do su­frie­ron las con­se­cuen­cias.

Mo­no­ben­zo­na es otro de los me­di­ca­men­tos que se di­ce hu­bie­se po­di­do uti­li­zar el can­tan­te. Co­mer­cial­men­te se co­no­ce co­mo Be­no­quin. El pro­duc­to ha­ce que con su apli­ca­ción pue­das lo­grar el blan­quea­mien­to de las áreas que sean ma­ni­pu­la­das. Los efec­tos sue­len du­rar pa­ra siem­pre, pe­ro al igual que el pro­duc­to an­te­rior­men­te men­cio­na­do, el fár­ma­co es to­tal­men­te agre­si­vo por la can­ti­dad de quí­mi­cos que po­see. Ade­más de que se tra­ta de un me­di­ca­men­to de pres­crip­ción mé­di­ca, pue­de dar aler­gia al con­tac­to, ya que cons­ti­tu­ye una sus­tan­cia tó­xi­ca pa­ra el me­la­no­ci­to, que ha­ce que la per­so­na ya no ten­ga nin­gún ti­po de de­fen­sa con­tra el sol. Es por es­to que Mi­chael lle­va­ba siem­pre pa­ra­guas al sa­lir a las ca­lles. Sin em­bar­go, los pro­ble­mas de la sa­lud del can­tan­te lle­gan de­fi­ni­ti­va­men­te después de ob­te­ner los re­sul­ta­dos por cul­pa

de un uso abu­si­vo de es­te me­di­ca­men­to, su sa­lud em­pe­zó a em­peo­rar.

La coor­di­na­do­ra de la Uni­dad de Der­ma­to­lo­gía Es­té­ti­ca del Hos­pi­tal Sur de Al­cor­cón, en Ma­drid, Elia Roo, ex­pli­có en una oca­sión a los me­dios que el mo­no­ben­zo­na es un com­pues­to quí­mi­co que se uti­li­za en la fa­bri­ca­ción de go­mas y cau­chos, co­mo un de­ri­va­do de la ace­to­na, y que se re­co­mien­da que, si los em­plea­dos tie­nen con­tac­to con el quí­mi­co, de­ben cu­brir sus ma­nos con guan­tes pa­ra evi­tar el con­tac­to y, con ello, la con­si­guien­te des­pig­men­ta­ción.

En­ton­ces, ¿cuán­do em­pe­zó a cam­biar su piel? ¿Có­mo un jo­ven ne­gro se con­vir­tió en ape­nas unos años en un hom­bre blan­co? Su cam­bio de piel ini­ció al­re­de­dor de sus 24 años, cuan­do hi­zo pú­bli­ca la can­ción y el vi­deo Th­ri­ller, que tam­bién lle­va por nom­bre del sex­to ál­bum de es­tu­dio del ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se Mi­chael Jack­son. Fue lan­za­do al mer­ca­do el 30 de no­viem­bre de 1982 por Epic Re­cords.

La razón de su me­ta­mor­fo­sis

En una en­tre­vis­ta que le hi­cie­ra Oprah Win­frey, res­pon­dió un po­co des­con­cer­ta­do: "Co­mo yo lo co­noz­co no hay na­da pa­re­ci­do a 'te­ñir la piel', nun­ca lo he vis­to, no se lo que es, ten­go un des­or­den en la piel, que des­tru­ye la pig­men­ta­ción, es al­go que no pue­do con­tro­lar, pe­ro la gen­te in­ven­ta his­to­rias de que no quie­ro ser quien soy, eso me due­le, es un pro­ble­ma pa­ra mí, y de ver­dad no pue­do con­tro­lar­lo.

Pe­ro, ¿que pa­sa con los otros mi­llo­nes de per­so­nas que se acues­tan ba­jo el sol pa­ra vol­ver­se más os­cu­ros, pa­ra vol­ver­se otros que no son? Na­die nun­ca di­ce na­da de eso. Es una en­fer­me­dad que es­ta en mi fa­mi­lia, por par­te de mi pa­dre. No to­mo me­di­ca­men­tos pa­ra acla­rar mi piel, so­lo uso ma­qui­lla­je pa­ra em­pa­re­jar el co­lor de mi piel por­que se crean man­chas y ten­go que ma­ne­jar la si­tua­ción. Ten­go vi­tí­li­go".

Sus de­cla­ra­cio­nes fue­ron con­fir­ma­das, en 1986, por su der­ma­tó­lo­go per­so­nal, el Dr. Ar­nold Klein. "El pa­cien­te su­fría de vi­tí­li­go, una pa­to­lo­gía ad­qui­ri­da, con­gé­ni­ta y he­re­di­ta­ria que pro­vo­ca la des­pig­men­ta­ción de la piel".

Jus­to pa­ra es­ta en­fer­me­dad cu­tá­nea exis­te un tra­ta­mien­to ex­clu­si­vo pa­ra una se­rie de pa­cien­tes en los que nin­gún otro mé­to­do te­ra­péu­ti­co fun­cio­na, por­que tie­nen más del 80 por cien­to de su piel afec­ta­da. "En ellos, lo más efi­caz es uti­li­zar un me­di­ca­men­to en el que des­pig­men­ta el po­co es­pa­cio de der­mis que aún tie­ne al­gún ti­po de co­lor", ma­ni­fies­ta Julián Sán­chez Co­ne­jo-Mir, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía (AEDV). RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.