MA­DON­NA: EL LA­DO FE­ME­NINO DEL REI­NA­DO

Ca­da rey tie­ne su reina y no pu­di­mos pe­dir una fi­gu­ra más icó­ni­ca que la ta­len­to­sa e irre­ve­ren­te Ma­don­na.

Ritmo Platinum - - Michael Jackson - tex­to Gre­cia Mar­tí­nez fo­to Ar­chi­vos Mi­chael Jack­son

Y to­dos los detalles so­bre aque­lla ci­ta en 1991.

Ella de­rro­cha fa­ma y más ta­len­to del que po­de­mos ima­gi­nar. Lady Ga­ga y otras gran­des ar­tis­tas pue­den in­ten­tar­lo, pe­ro na­die pue­de to­car a Ma­don­na y sus años de tra­yec­to­ria. To­do lo que es­tán ha­cien­do otros, ella ya lo ha he­cho y con un se­llo que que­da­rá mar­ca­do a tra­vés de la his­to­ria.

Ícono mu­si­cal

Ma­don­na Loui­se Ve­ro­ni­ca Cic­co­ne ha de­mos­tra­do su ta­len­to des­de el 1979. Ella ha ven­di­do más de 300 mi­llo­nes de dis­cos en to­do el mun­do, de­mos­tran­do que es la ar­tis­ta fe­me­ni­na con más ven­tas a ni­vel mun­dial, sien­do com­pa­ra­da so­lo con The Beatles, El­vis Pres­ley y Mi­chael Jack­son. El Li­bro Guin­ness de los Ré­cords de es­te año to­da­vía la acla­ma co­mo “la ar­tis­ta fe­me­ni­na más ven­di­da de to­dos los tiem­pos”. ¿Sa­bías que ya han pa­sa­do 34 años des­de el lan­za­mien­to de una de sus can­cio­nes más famosas, Li­ke a Vir­gin (1984)? Es­ta fue una de las can­cio­nes más des­ta­ca­das de la ca­rre­ra de Ma­don­na, la cual la de­fi­nió co­mo ar­tis­ta arries­ga­da al mos­trar al pú­bli­co su in­tré­pi­da ex­plo­ra­ción de la se­xua­li­dad. Su in­ter­pre­ta­ción en los pre­mios MTV de la can­ción, don­de lle­vó un ves­ti­do de no­via y re­tor­cién­do­se en el pi­so, es con­si­de­ra­da una de las más atre­vi­das en la his­to­ria del pre­mios y, cla­ro, ¿có­mo va­mos a ol­vi­dar el be­so en­tre ella y Brit­ney Spears, en el 2003, du­ran­te los VMA’s (¡ah, sí y Ch­ris­ti­na Agui­le­ra!)? A la fe­cha, Ma­don­na ha lan­za­do 13 ál­bu­mes de es­tu­dio, ha ga­na­do un apro­xi­ma­do de 200 pre­mios, ade­más, su ma­jes­tad ce­le­bró su cumpleaños nú­me­ro 60 es­te año y es in­creí­ble co­mo to­da­vía con­ti­núa do­mi­nan­do los es­ce­na­rios y las al­fom­bras ro­jas co­mo la di­va del pop que es. Des­de Pa­pa Don’t Preach y Vo­gue has­ta Fro­zen y Li­ving for Lo­ve, Ma­don­na no ha dis­mi­nui­do con el pa­so de los años y cons­tan­te­men­te re­nue­va su ima­gen y su mú­si­ca.

Trend­set­ter

Co­mo ícono de la cultura po­pu­lar, ha es­ta­ble­ci­do ten­den­cias de mo­da y ha im­pul­sa­do las ca­rre­ras de di­se­ña­do­res es­ta­ble­ci­dos y pro­me­te­do­res. Ha en­ga­la­na­do nu­me­ro­sas por­ta­das de re­vis­tas de mo­da y ha si­do una fi­gu­ra ha­bi­tual en des­fi­les de to­do el mun­do. Su es­ti­lo ha abar­ca­do to­do, des­de punk a an­dró­gino, hip-hop, geis­ha, oc­ci­den­tal y has­ta mi­li­tar. El es­ti­lo par­ti­cu­lar de la “Chi­ca Ma­te­rial” fue evi­den­te en su de­but en MTV en 1984. En sus vi­deos Lucky Star y Bor­der­li­ne, lu­cía su pro­pia ver­sión de mi­ni­fal­da punk ne­gra la cual ex­po­nía su om­bli­go, fra­ne­la de ma­llas, ca­mi­se­tas sin man­gas que de­ja­ban ver su bras­sie­re, guan­tes de en­ca­je ne­gro, ta­co­nes de agu­ja, un cin­tu­rón con las le­tras “Boy Toy”, bra­za­le­tes de go­ma, pe­lo al­bo­ro­ta­do con un gran la­zo y mu­cho ma­qui­lla­je. La in­fluen­cia de es­te as­pec­to ini­cial aún era evi­den­te en los es­ti­los ins­pi­ra­dos en los años ochen­ta que apa­re­cie­ron en las pa­sa­re­las ca­si dos dé­ca­das después.

Una ci­ta con el Rey

¡Sí, es­to ocu­rrió! En el 1991 (ha­ce ya 27 años), en la no­che de los pre­mios Os­car, la al­fom­bra ro­ja bri­lló con dos de las per­so­na­li­da­des más po­pu­la­res en la dé­ca­da de los 80 y 90, Mi­chael y Ma­don­na. La reale­za del pop ha­bía asis­ti­do a los pre­mios co­mo pa­re­ja pa­ra la sor­pre­sa de to­dos, ella en un look ins­pi­ra­do en Ma­rilyn Mon­roe y él, en un ex­tra­va­gan­te tra­je a blan­co y ne­gro. Las in­te­rro­gan­tes no pa­ra­ron de llo­ver y, de in­me­dia­to, se con­vir­tie­ron en el cen­tro de aten­ción de la ce­re­mo­nia, y cla­ro, de los me­dios. En una en­tre­vis­ta rea­li­za­da a la ar­tis­ta, ella ex­pre­só lo si­guien­te: “Mi­chael di­jo, ‘Bueno, ¿con quién vas a ir?’ Lo mi­ré y le di­je: ‘No sé. ¿Quie­res ir? ‘Y él di­jo:’ Sí, eso se­ría ge­nial ‘. Y lue­go, sí, me lle­vó a ca­sa. ¿Quie­res sa­ber qué pa­só después de eso? No te di­ré”. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.