LA LE­YEN­DA CON­TI­NÚA

Lue­go de nue­ve años de ha­ber fa­lle­ci­do el le­gen­da­rio Rey del Pop, si­gue pre­sen­te y se ha con­ver­ti­do en in­fluen­cia pa­ra de­fi­nir el es­ti­lo de va­rios ar­tis­tas.

Ritmo Platinum - - Michael Jackson - tex­to Sue He­len Ro­drí­guez fotos Ar­chi­vos Mi­chael Jack­son

Nue­ve años después y su le­ga­do se man­tie­ne ins­pi­ran­do al mun­do.

Mi­chael Jack­son si­gue sien­do un gran icono en to­do el mun­do. Al igual que otras es­tre­llas que han fa­lle­ci­do, el mun­do del es­pec­tácu­lo y so­bre to­do los aman­tes de su mú­si­ca, lo con­ti­núan ve­ne­ran­do.

Du­ran­te su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca, el can­tan­te lan­zó más de 15 ál­bu­mes co­mo so­lis­ta y al­re­de­dor de 85 sen­ci­llos, ven­dió en­tre 300 y 400 mi­llo­nes de dó­la­res so­lo en pro­duc­cio­nes mu­si­ca­les, con­vir­tién­do­lo en uno de los ar­tis­tas con ma­yo­res ven­tas a ni­vel mun­dial. El in­tér­pre­te de éxi­tos mun­dia­les co­mo Th­ri­ller o Black or Whi­te, ob­tu­vo más de tres mil mi­llo­nes de dó­la­res an­tes, du­ran­te y después de su fa­lle­ci­mien­to, es de­cir, que a pe­sar de su muer­te, las crea­cio­nes del Rey del Pop si­guen sien­do hoy día to­do un éxi­to en ven­tas.

This is it, su pri­mer dis­co pós­tu­mo y el cual sig­ni­fi­ca­ba el re­torno de Mi­chael a los es­ce­na­rios, sa­lió a la ven­ta en no­viem­bre del 2009 y en me­nos de un año ven­dió más de 4 mi­llo­nes de co­pias, ubi­cán­do­se de es­ta ma­ne­ra co­mo uno de los dis­cos más exi­to­sos de ese año.

Es­te dis­co sig­ni­fi­ca­ba pa­ra Mi­chael, más que un re­gre­so, la opor­tu­ni­dad de re­cor­dar­le a su pú­bli­co que él se­guía pre­sen­te en la mú­si­ca y que po­día pre­sen­tar­se con más fuer­za que an­tes por­que él se­guía sien­do el Rey del Pop.

El se­gun­do dis­co pós­tu­mo se ti­tu­la Xs­ca­pe, una re­co­pi­la­ción de ocho can­cio­nes iné­di­tas que fue­ron es­cri­tas por Mi­chael en di­fe­ren­tes mo­men­tos de su vi­da, en­tre 1983 a 1999, y fue­ron re­ve­la­das tras su muer­te, co­lo­cán­do­se en so­lo unos me­ses en el se­gun­do lu­gar de los dis­cos más ven­di­dos.

Su re­cuer­do si­gue pre­sen­te más allá de la mú­si­ca, su con­tri­bu­ción y su es­pí­ri­tu ge­ne­ro­so por ayu­dar al mun­do de­ja la más her­mo­sa en­se­ñan­za a sus fans.

Mi­chael so­lo hay uno, a pe­sar de que en ca­da mu­seo de Ce­ra de Ma­da­me Tus­sauds se en­cuen­tra una fi­gu­ra de la es­tre­lla del pop. Y es que no to­dos los ar­tis­tas na­cen con el ta­len­to co­rrien­do por sus ve­nas, lle­nan­do al mun­do de un es­ti­lo re­vo­lu­cio­na­rio y de un rit­mo po­ten­te que con­ti­núa con­ta­gian­do.

Las ca­pa­ci­da­des ar­tís­ti­cas de Mi­chael fue­ron in­no­va­do­ras, sus ví­deos, su co­reo­gra­fía, su mú­si­ca. Lo­gró rom­per va­rios es­que­mas, a ni­vel in­dus­trial y per­so­nal, de­fen­sor de las cau­sas hu­ma­ni­ta­rias y de los re­cur­sos na­tu­ra­les; es mú­si­ca que no pa­sa de mo­da y que se ha con­ver­ti­do en in­fluen­cia de va­rios ar­tis­tas... por es­to y más su le­yen­da con­ti­núa. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.