Un si­glo, múl­ti­ples mo­vi­mien­tos Re­co­rri­do “pa­no­rá­mi­co” del si­glo XX

Pa­sea­mos por di­ver­sos am­bien­tes del si­glo XX, en el ám­bi­to cul­tu­ral, po­lí­ti­co, ar­tís­ti­co y re­li­gio­so, de una épo­ca en la que to­do re­vo­lu­cio­nó, a la que se le con­si­de­ra co­mo la era de la van­guar­di­za­ción.

Ritmo Platinum - - Personal Style -

El si­glo XX fue un si­glo de cam­bios en el am­plio sen­ti­do de la pa­la­bra. Pa­ra la ma­yo­ría, sig­ni­fi­ca­ron cam­bios po­si­ti­vos, y el ar­te, la cultura, la po­lí­ti­ca y la re­li­gión no es­ca­pa­ron a la “trans­for­ma­ción”. Pe­ro no so­lo se tra­tó de cam­bios, se tra­tó tam­bién, del sur­gi­mien­to nue­vos mo­vi­mien­tos en los ci­ta­dos es­la­bo­nes so­cia­les.

En el ar­te

Pa­ra el uni­ver­so ar­tís­ti­co, es­te si­glo re­pre­sen­tó una ple­na re­vo­lu­ción ante el na­ci­mien­to de mo­vi­mien­tos tan im­por­tan­tes; bá­si­ca­men­te se le po­dría ti­tu­lar: "Vein­te mo­vi­mien­tos pa­ra el si­glo XX", pues es el nú­me­ro de los mo­vi­mien­tos más re­pre­sen­ta­ti­vos de la épo­ca. El modernismo, fau­vis­mo, el cu­bis­mo, fu­tu­ris­mo, ex­pre­sio­nis­mo, el cons­truc­ti­vis­mo ru­so, así co­mo el da­daís­mo, bauhaus, la abs­trac­ción geo­mé­tri­ca, el art de­có, su­rrea­lis­mo, rea­lis­mo so­cia­lis­ta, el ex­pre­sio­nis­mo abs­trac­to, pop art, op-art, el ar­te de ac­ción, Flu­xus, mi­ni­ma­lis­mo, ar­te po­ve­ra y el hi­per­rea­lis­mo, fue­ron las co­rrien­tes que sa­cu­die­ron to­do el te­rreno ar­tís­ti­co de la era en cues­tión, en la que tam­bién apa­re­ció el in­for­ma­lis­mo eu­ro­peo. Los es­ti­los ar­tís­ti­cos se­ña­la­dos se ca­rac­te­ri­zan en su ma­yo­ría por la "co­lo­ri­za­ción", lo ac­ti­vo, lo ex­pre­si­vo y participativo.

En la mú­si­ca

En tér­mi­nos mu­si­ca­les, la trans­for­ma­ción fue ma­yús­cu­la du­ran­te to­do el si­glo, pe­ro so­bre to­do en la se­gun­da mi­tad, con el sur­gi­mien­to de las nue­vas tec­no­lo­gías del so­ni­do, las que cam­bia­ron su ma­ne­ra de re­gis­tro, pro­ce­sa­mien­to y dis­tri­bu­ción.

Es­tas trans­for­ma­cio­nes afec­ta­ron pro­fun­da­men­te la pro­duc­ción mu­si­cal y sa­cu­die­ron los eco­sis­te­mas so­cia­les y cul­tu­ra­les im­pli­ca­dos. Una re­vo­lu­ción de con­se­cuen­cias tan pro­fun­das co­mo las tu­vo en su día la adop­ción de la no­ta­ción mu­si­cal y que di­lui­rá el pro­ta­go­nis­mo del “com­po­si­tor” en be­ne­fi­cio de otros ac­to­res, co­mo el “in­tér­pre­te” (es­pe­cial­men­te, el in­tér­pre­te-im­pro­vi­sa­dor) o la in­dus­tria (fo­no­grá­fi­ca, ra­dio, ci­ne so­no­ro, te­le­vi­sión, en­tre otras). Du­ran­te es­te tiem­po es que na­cen, tam­bién, gé­ne­ros tan re­vo­lu­cio­na­rios co­mo el rock and roll y otros, co­mo el jazz, en­tran en to­tal apo­geo. Aun­que en la mú­si­ca clá­si­ca la trans­for­ma­ción se ini­ció a fi­na­les del si­glo XIX, la re­vo­lu­ción es­ti­lís­ti­ca de la que se de­ri­vó una pro­fu­sión de ten­den­cias y lí­neas de ex­pe­ri­men­ta­ción mu­si­cal, re­so­nó sus ecos a lo largo de to­do el

si­glo XX. Con ello tam­bién se asu­mió una nue­va ac­ti­tud ante la crea­ción mu­si­cal, de la que fue­ron per­mea­das to­das las van­guar­dias mu­si­ca­les del nue­vo si­glo. Es­ta ac­ti­tud con­sis­tió, pre­ci­sa­men­te, en el cues­tio­na­mien­to de las pre­mi­sas (las re­glas es­cri­tas y no es­cri­tas), que sus­ten­tan la crea­ción mu­si­cal, co­mo pa­so pre­vio y ne­ce­sa­rio pa­ra el mis­mo.

En la po­lí­ti­ca

Du­ran­te el si­glo XIX los par­ti­dos po­lí­ti­cos fue­ron fun­da­men­tal­men­te de éli­te, pe­ro a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, co­men­zó la con­ver­sión ha­cia los mo­vi­mien­tos de ma­sas, gra­cias a la ge­ne­ra­li­za­ción del su­fra­gio uni­ver­sal. Los años del si­glo XX, fue­ron tes­ti­gos de la tran­si­ción de dos mo­vi­mien­tos que jugaron un rol fun­da­men­tal en la trans­for­ma­ción del sis­te­ma po­lí­ti­co que im­pe­ra­ba en aquel en­ton­ces: el na­cio­na­lis­mo y el mo­vi­mien­to obre­ro, que se con­vir­tie­ron en par­ti­dos de ma­sas. Aque­llos que go­za­ban de ideo­lo­gías más ex­tre­mas co­mo el fas­cis­mo y el co­mu­nis­mo, tam­bién apa­re­cie­ron du­ran­te es­tos años, y a los que el con­ser­va­du­ris­mo, li­be­ra­lis­mo, so­cial­de­mo­cra­cia, de­mo­cra­cia cris­tia­na tu­vie­ron que res­pon­der uti­li­zan­do la mo­vi­li­za­ción, la pro­pa­gan­da y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Re­li­gión

Los pen­te­cos­ta­les y los neo­pen­te­cos­ta­les se cuen­tan en­tre los grupos que más se ex­pan­die­ron a lo largo del si­glo. Tam­bién sur­gió en Bra­sil, Um­ban­da, una co­rrien­te ecléc­ti­ca, que to­mó ele­men­tos de va­rias re­li­gio­nes. Es­ta creen­cia de ca­rác­ter sin­cré­ti­ca com­bi­na su pan­teón de dei­da­des ba­jo los san­tos ca­tó­li­cos, es eso­té­ri­ca y mez­cla ele­men­tos tan­to del es­pi­ri­tis­mo (kar­de­cis­ta) co­mo del ocul­tis­mo (orien­tal), jun­to a las co­rrien­tes re­li­gio­sas afri­ca­na (Ban­tú) y ame­ri­ca­na (Tu­pí-Gua­ra­ní), en­tre otras. los um­ban­dis­tas y los pen­te­cos­ta­les die­ron ca­bi­da ins­ti­tu­cio­nal a las creen­cias que siem­pre es­tu­vie­ron pre­sen­tes en la cultura po­pu­lar, en par­ti­cu­lar a los com­po­nen­tes má­gi­cos de esa cultura, co­sa que la re­li­gión ca­tó­li­ca no ha­bía he­cho.

Cien años de cons­ta­tes cam­bios y sur­gi­mien­tos de nue­vas fi­lo­so­fías y es­ti­los de vi­da, un si­glo de nue­vas for­mas de afron­tar el queha­cer po­lí­ti­co, social, re­li­gio­so y cul­tu­ral. El si­glo XX es ese en el que las ma­sas dic­ta­ron las re­glas a apli­car en los ám­bi­tos fun­da­men­ta­les de la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.