La fa­mi­lia Jack­son

Co­no­ci­da por su gran con­tri­bu­ción a la mú­si­ca, ini­cial­men­te por la for­ma­ción The Jack­son 5 y a par­tir de los años ochen­ta por las exi­to­sas ca­rre­ras so­lis­tas de Mi­chael y Ja­net.

Ritmo Platinum - - Personal Style -

De dón­de vie­ne la es­tre­lla del pop más fa­mo­sa del úl­ti­mo si­glo? Sin lu­gar a du­das es uno de las his­to­rias con más mú­si­ca, bai­les, con­cier­tos, di­ne­ro, pe­ro tam­bién una de las más tris­tes. Los Jack­son 5 so­lo se de­di­ca­ban a pro­du­cir, can­ta­ban y en­sa­ya­ban, no pu­die­ron nun­ca dis­fru­tar de su in­fan­cia. Qui­zás una de las ra­zo­nes por las que Mi­chael siem­pre cre­yó que era un Pe­ter Pan y te­nía cier­ta ob­se­sión con los ni­ños.

Jo­seph Wal­ter Jack­son so­lo te­nía 12 años cuan­do sus pa­dres de­ci­den di­vor­ciar­se, se mu­dó con su pa­dre a Oa­kland, Ca­li­for­nia, don­de vi­vió has­ta cum­plir sus 18 años. Después de vi­vir cua­tro años con su pa­dre de­ci­de vol­ver a vi­vir con su ma­dre a In­dia­na. En es­ta ciu­dad co­no­ce a la que fue su es­po­sa por 69 años y ma­dre de sus once hi­jos, Kat­he­ri­ne Scru­se, con quien se ca­só el 5 de no­viem­bre de 1949.

Una fa­mi­lia com­pues­ta por do­ce in­te­gran­tes. Joe y Kat­he­ri­ne fue­ron pa­dres de diez ni­ños: Reb­bie, Jac­kie, Ti­to, Jer­mai­ne, La To­ya, Mar­lon, Mi­chael, Randy y Ja­net. Uno de ellos mu­rió 24 ho­ras después de ha­ber na­ci­do, su nom­bre era Bran­don, her­mano ge­me­lo de Mar­lon. Mi­chael Jack­son fue el nú­me­ro sie­te de her­ma­nos y her­ma­nas na­ci­dos en Gary, In­dia­na, en una ca­sa de cua­tro ha­bi­ta­cio­nes y un cuar­to de ba­ño. A pe­sar de ser una fa­mi­lia tan nu­me­ro­sa, nun­ca ne­ce­si­ta­ron de la asis­ten­cia social, Jo­seph se en­car­gó de siem­pre lle­var la co­mi­da a la me­sa, ade­más de que cul­ti­va­ban par­te de su co­mi­da, te­nían un jar­dín don­de sem­bra­ban sus ve­ge­ta­les. Kat­tie Est­her Scru­se, ma­dre de los ni­ños, na­ció en el con­da­do de Bar­bour, Ala­ba­ma, la Sra. Jack­son es una de­vo­ta Tes­ti­go de Jeho­vá. Kat­he­ri­ne con­tra­jo po­lio­mie­li­tis sien­do ni­ña, una en­fer­me­dad muy in­fec­cio­sa, que afec­ta al sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, lle­va a la pa­rá­li­sis, atro­fia mus­cu­lar y muy a me­nu­do de­for­mi­dad, pe­ro fi­nal­men­te hi­zo una re­cu­pe­ra­ción com­ple­ta de la en­fer­me­dad. Por eso es un po­co len­to su ca­mi­nar. A sus cua­tro años, su fa­mi­lia se tras­la­dó a Gary, In­dia­na. Joe Jack­son era bo­xea­dor, y después se de­di­có a tra­ba­jar a jor­na­da

com­ple­ta co­mo ope­ra­dor de grúas en Gary's US Steel Com­pany, a me­dia­dos de los años 50 ini­cia su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca co­mo gui­ta­rris­ta en la ban­da The Fal­cons con su her­mano Lut­her, cuan­do el gru­po de­ci­de se­pa­rar­se Joe re­gre­só a su an­te­rior trabajo. Los Jack­son re­cu­rren a la mú­si­ca cuan­do en una oca­sión la fa­mi­lia es­ta­ba reuni­da vien­do el te­le­vi­sor y de re­pen­te de­jo de fun­cio­nar. Kat­he­ri­ne, la ma­dre de los ni­ños em­pe­zó a no­tar las des­tre­zas que te­nían sus hi­jos cuan­do esa mis­ma no­che se en­ce­rra­ron en una ha­bi­ta­ción y los es­cu­cho can­tar, Mi­chael no es­ta­ba, pe­ro de re­pen­te apa­re­ció y con so­lo cua­tro años co­men­zó a can­tar, ella cuen­ta que fue per­fec­to.

Lo que no sa­bían es que esa ave­ría los lan­za­ría al es­tre­lla­to. Joe vio ta­len­to en sus hi­jos después de ese día y los lle­vó a una au­di­ción a Mo­town Re­cords, una dis­co­grá­fi­ca es­ta­dou­ni­den­se es­pe­cial­men­te de­di­ca­da a la mú­si­ca ne­gra, fue muy no­to­ria la in­fluen­cia del ar­tis­ta Ja­mes Brown en los chi­cos, bai­la­ban muy pa­re­ci­do al ar­tis­ta y con so­lo una mues­tra, la com­pa­ñía y su pro­pie­ta­rio Berry Gordy ofre­cie­ron con­tra­to. En 1971 los Jack­son aban­do­nan In­dia­na y se mu­dan a la man­sión de En­cino, Ca­li­for­nia.

Ad­mi­ra­ban y les en­can­ta­ba ver a Ja­mes Brown, Mi­chael en una de las en­tre­vis­tas que le hi­zo Oprah Win­ter, ase­gu­ra dis­fru­ta­ba ver­lo por te­le­vi­sión y se en­fa­da­ba cuan­do no le en­fo­ca­ban los pies, so­lo po­día ver­lo en pri­mer plano, que­ría apren­der a bai­lar co­mo el, Mi­chael y sus her­ma­nos lo imi­ta­ban, de he­cho, can­ta­ban to­das sus can­cio­nes, lo ca­ta­lo­ga­ban co­mo un ge­nio, fue un gran men­tor pa­ra ellos, al igual que Jac­kie Wil­son. Jer­mai­ne era quien can­ta­ba, al cre­cer Mi­chael y su pa­dre ver­lo bai­lar y can­tar al mis­mo tiem­po, de­ci­dió que el más pe­que­ño se­ría la voz ofi­cial del fru­po. Jer­mai­ne pa­so a ser el gui­ta­rris­ta. To­dos afir­man nun­ca ha­ber sen­ti­do en­vi­dia por esa si­tua­ción.

Las vi­das de la fa­mi­lia Jack­son cam­bia­ron de la no­che a la ma­ña­na, pa­sa­ron de ser una fa­mi­lia co­mún al es­tre­lla­to, aho­ra es­tos chi­cos ya no ju­ga­rían con las pe­lo­tas y pa­ti­nes, aho­ra se­rían del mun­do y pa­sa­rían gran par­te de sus vi­das en es­tu­dios de gra­ba­ción, te­le­vi­sión, avio­nes, gi­ras y li­mo­si­nas.

La ma­dre de los in­te­gran­tes de los Jack­son 5, Kat­he­ri­ne fue la di­se­ña­do­ra de sus tra­jes, so­lo du­ran­te sus pri­me­ros años. Dis­fru­ta­ba ser la di­se­ña­do­ra de los ves­tua­rios de sus cin­co hi­jos

En 1964, los tres ma­yo­res (Jac­kie, Ti­to y Jer­mai­ne) fun­da­ron los ‘Jack­son Brot­hers’, que pa­sa­rían a ser co­no­ci­dos co­mo los ‘Jack­son 5’ después de la ad­he­sión de los pe­que­ños Mar­lon y Mi­chael, que por aquel en­ton­ces ape­nas te­nía cin­co años. Pa­ra Jack­son y Scru­se, es­to sig­ni­fi­ca­ba una sa­li­da de la po­bre­za de Gary (In­dia­na, Es­ta­dos Uni­dos), ciu­dad don­de re­si­dían.

ma­yo­res pa­ra lle­var­los du­ran­te sus gi­ras pre­do­mi­nan­te­men­te ante gen­te de co­lor en los tea­tros don­de ellos se pre­sen­ta­ban. Después que el Gru­po fir­mó con Mo­town Re­cords en 1968, el pa­pel de Kat­he­ri­ne se vol­vió más li­mi­ta­do.

La Sra. Jack­son tu­vo que li­diar con mu­chos he­chos después de la fa­ma de su fa­mi­lia y en 1990 lo ha­ce pú­bli­co cuan­do es­cri­be su bio­gra­fía, lle­va­ba por nom­bre: Mi Fa­mi­lia, un li­bro don­de do­cu­men­tó sus pri­me­ros años y su re­la­ción con su es­po­so y sus nue­ve hi­jos. La obra de­ta­lla co­mo su­frió cuan­do en más de una oca­sión fue víc­ti­ma de la in­fi­de­li­dad por par­te del pa­dre de sus hi­jos, la más di­fí­cil fue en el na­ci­mien­to de una hi­ja en 1974.

En 1979 Kat­he­ri­ne y sus dos pe­que­ños hi­jos, Randy y Ja­net, par­ti­ci­pa­ron en un en­fren­ta­mien­to

con una mu­jer que tra­ba­jó pa­ra la com­pa­ñía de Jo­seph. Kat­he­ri­ne acu­sa­ba a me­nu­do a Joe de te­ner una re­la­ción con esa mu­jer.

¿Pe­ro real­men­te eran los her­ma­nos Jack­son tan fe­li­ces co­mo se pro­yec­ta­ban en el es­ce­na­rio?

Afron­tar po­pu­la­ri­dad des­de los sie­te u ocho años no fue fá­cil pa­ra ellos, des­de que sa­lían del es­ce­na­rio se sen­tían tris­tes y so­li­ta­rios. Ellos eran sus ami­gos, no ha­bía na­die más, so­lo ellos, los mi­cró­fo­nos, ins­tru­men­tos y el pú­bli­co. Pa­ra ellos era fas­ci­nan­te viajar por el mun­do, co­no­cer per­so­nas nue­vas, ir a lu­ga­res nue­vos, pe­ro te­nían que in­ver­tir to­do su tiem­po en en­sa­yos, te­nían que des­do­blar­se a tan cor­ta edad, sus ho­ras en la tar­de eran di­vi­di­das de la si­guien­te for­ma: le de­di­ca­ban tres ho­ras a es­tu­diar con un tu­tor, después iban a gra­bar al es­tu­dio y du­ra­ban ho­ras den­tro, has­ta que lle­ga­ba la ho­ra de dor­mir, sa­lían a tar­des ho­ras de la no­che. Fren­te al es­tu­dio don­de so­lían gra­bar las can­cio­nes ha­bía un par­que, los Jack­son so­lo po­dían ver a los ni­ños ju­gar, al­bo­ro­ta­dos, ha­cer rui­do. Mi­chael so­lía en­ce­rrar­se y llo­rar, a sus her­ma­nos y a el so­lo les que­da­ba tra­ba­jar. Su re­la­ción no era de pa­dre a hi­jos, era de em­plea­dos a je­fe, de ar­tis­tas a ma­na­ger, so­lo de es­ta for­ma le co­no­cían. Su­zan­ne de Pas­se, quien tra­ba­jó en Mo­town co­mo asis­ten­te crea­ti­va del fun­da­dor de la com­pa­ñía, Berry Gordy, y fue ade­más quien desa­rro­lló el guar­da­rro­pa de Mi­chael Jack­son y sus her­ma­nos, di­jo en una en­tre­vis­ta: ¨Per­dió la ca­pa­ci­dad de ser ni­ño an­tes de su cumpleaños nú­me­ro 11. Real­men­te nun­ca po­dían ir a nin­gún la­do sin guar­daes­pal­das, o sin una li­mo­si­na, no po­dían sa­lir sin per­so­nas que los pro­te­gie­ran. Nun­ca po­dían sa­lir a un par­que y mi­rar al cie­lo, o ir al ci­ne, creo que pa­ga­ron un pre­cio tre­men­do¨.En una oca­sión se iban de gi­ra a Su­da­mé­ri­ca, to­dos es­ta­ban con el equi­pa­je, el co­che es­ta­ba lis­to, pe­ro fal­ta­ba uno, Mi­chael el vo­ca­lis­ta del gru­po se es­con­dió, es­ta­ba llo­ran­do por­que no que­ría ir, que­ría ju­gar. No pu­die­ron ha­cer lo que ni­ños nor­ma­les ha­cían a su edad, te­ner ami­gos, par­ti­ci­par en fies­tas de pi­ja­mas, o te­ner co­le­gas, pa­ra ellos no hu­bo una fan­ta­sía in­fan­til. Eran ni­ños con men­tes de hom­bres.

Las re­la­cio­nes amo­ro­sas fue­ron prohi­bi­das has­ta que cum­plie­ran la ma­yo­ría de edad. Los her­ma­nos eran mal­tra­ta­dos, en los en­sa­yos Jo­seph siem­pre lle­va­ba una correa en sus ma­nos, los gol­pea­ba si co­me­tían erro­res, en oca­sio­nes lle­go a pe­gar­les con los ca­bles de los mi­cró­fo­nos. Mar­lon fue uno de los que mas fue gol­pea­doJoe siem­pre de­cía: ¨Haz­lo co­mo Mi­chael¨Mi­chael en­ten­día que lo veía co­mo oro. RP

La mano de hie­rro con la que Jo­seph ges­tio­na­ba a sus hi­jos lle­ga­ba has­ta el pun­to en el que no les de­ja­ba lla­mar­le “papá”, ya que que­ría que fue­sen “chi­cos du­ros”, tal y co­mo el pro­pio Jo­seph apun­tó en una en­tre­vis­ta en el ‘New York Post’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.