Su Rey, su Dios, sus creen­cias

La vi­da es­pi­ri­tual de un ar­tis­ta es a ve­ces un te­rreno inex­plo­ra­do del que va­ga­men­te se tie­ne co­no­ci­mien­to.

Ritmo Platinum - - Personal Style -

Es­ta par­te de la vi­da del “Rey del Pop” po­dría o no ser gran ex­cep­ción. La vi­da es­pi­ri­tual, o la creen­cia y de­vo­ción a Dios en al­gu­nos ar­tis­tas, a ve­ces so­lo for­man par­te de los pri­me­ros pá­rra­fos de sus bio­gra­fías. Una vi­da es­pi­ri­tual no es tan ren­ta­ble pa­ra los me­dios, ¿no? Por eso se pue­de de­cir que es­te as­pec­to de la vi­da de una ce­le­bri­dad sue­le ser una zo­na vir­gen que no ha si­do to­ca­da por el im­pla­ca­ble es­cru­ti­nio pú­bli­co. Des­de pe­que­ño, Jack­son de­mos­tró ser un cre­yen­te fiel. Sus pa­dres, am­bos tes­ti­gos de Jeho­vá, le cria­ron en es­ta re­li­gión des­de jo­ven, que él aban­do­nó en 1987, aun­que con­ti­nuó cre­yen­do en Dios a lo largo de su vi­da. De he­cho, siem­pre que te­nía oca­sión, afir­ma­ba que su ta­len­to pro­ve­nía de Dios y a que a él se lo de­bía to­do. Du­ran­te las gra­ba­cio­nes de los en­sa­yos de This Is It, con­ver­ti­dos en pe­lí­cu­la pós­tu­ma, Mi­chael ex­ter­nó que sen­tía que Dios le ayu­da­ba y le guia­ba en su ca­mino pro­fe­sio­nal. El mun­do co­no­ció a un Mi­chael cu­yas le­tras no fue­ron pro­duc­to de can­cio­nes pop en­la­ta­das por la ten­den­cia de la in­dus­tria, sino pa­la­bras lle­nas de con­cien­cia, so­bre el amor, la paz, la na­tu­ra­le­za ver­sus las pro­fun­das y com­ple­jas pro­ble­má­ti­cas que afec­tan al mun­do des­de tiem­pos re­mo­tos. Le­tras pop con un cor­te mo­ral, social y es­pi­ri­tual. Mi­chael, sien­do “El Rey” de un gé­ne­ro mu­si­cal que sue­le ape­lar a las emo­cio­nes efí­me­ras de vi­vir el mo­men­to; no es­ta­ba va­cío, ha­bía en él un co­ra­zón más hu­mano que ma­ni­fes­tó te­ner una re­la­ción con Dios, en me­dio de tan­tos epi­so­dios que mar­ca­ron su vi­da y có­mo es­tos lo lle­va­ron a dre­nar sus ca­ren­cias y su­fri­mien­tos en sí mis­mo. ¿Qué se­rá lo que lo sos­tu­vo tan­tos años atra­ve­san­do di­fi­cul­ta­des des­de tan tem­pra­na edad? Pues, no obs­tan­te, se man­tu­vo de pie éxi­to tras éxi­to, es­cán­da­lo tras es­cán­da­lo: «Ha si­do el me­jor de los tiem­pos, el peor de los tiem­pos. Pe­ro no cam­bia­ría mi ca­rre­ra, mien­tras al­gu­nos han he­cho in­ten­tos de­li­be­ra­dos de las­ti­mar­me, lo he so­por­ta­do por­que ten­go una fa­mi­lia amo­ro­sa, una fe fuer­te y ami­gos y fans que me han apo­ya­do y con­ti­nua­rán ha­cién­do­lo». «Heal the world ma­ke it a bet­ter pla­ce...» So­lo el amor pue­de cu­rar al mun­do ha­cien­do de es­te un me­jor lu­gar pa­ra to­dos y Mi­chael es­ta­ba cons­cien­te de ello, o ¿aca­so es po­si­ble pa­ra un co­ra­zón sin Dios o ca­ren­te de es­pi­ri­tua­li­dad al­gu­na pro­mo­ver es­ta pre­mi­sa? Mi­chael veía el mun­do tal cual Dios lo ha­bía con­ce­bi­do pa­ra el ser hu­mano y lo ma­ni­fes­ta­ba cla­ra­men­te en sus le­tras, en es­te frag­men­to de “Heal

The World” tra­du­ci­da al es­pa­ñol: “Y el sue­ño en el que fui­mos con­ce­bi­dos re­ve­la­rá un ros­tro ale­gre y el mun­do en el que al­gu­na vez creí­mos bri­lla­rá otra vez en to­le­ran­cia, en­ton­ces ¿por qué se­gui­mos es­tran­gu­lan­do a la vi­da? He­ri­mos es­ta tie­rra, cru­ci­fi­ca­mos su al­ma, aun­que es fá­cil ver que es­te mun­do di­vino es el res­plan­dor de Dios”. As­pi­ra­ba a que su mú­si­ca no so­lo fue­ran pa­la­bras bo­ni­tas que ha­bla­ran de un mun­do ideal, sino que tam­bién fue­ra un po­de­ro­so agen­te de cam­bio que mue­va a las per­so­nas a ha­cer la di­fe­ren­cia ha­cia un mun­do me­jor co­mo bien di­ce en la ci­ta­da can­ción; pues me­jo­res per­so­nas ha­cen un me­jor mun­do. ¿No es to­do es­to un cla­ro ves­ti­gio de en don­de es­ta­ba pues­ta la fe de Mi­chael? Pues, “por sus fru­tos los co­no­ce­rán”: «Mi­chael no era Dios, pe­ro él fue cier­ta­men­te cer­cano a eso. Él fue lo más apro­xi­ma­do a Dios de lo que he co­no­ci­do». Asi­mis­mo, La To­ya re­cor­dó a su her­mano, ma­ni­fes­tan­do que era un ser muy es­pe­cial y que siem­pre pen­sa­ba en los de­más. Mu­chas co­sas se di­je­ron del «Rey»; de lo que nun­ca hu­bo du­da es de su gran co­ra­zón, un lu­gar don­de cier­ta­men­te de­mos­tró que ha­bía un gran es­pa­cio pa­ra el Rey de re­yes. RP

“Creo en Dios, ab­so­lu­ta­men­te. Mi pro­pó­si­to es dar lo me­jor que pue­da a tra­vés de las can­cio­nes, del bai­le, de la mú­si­ca. Creo que la fi­na­li­dad del ar­te con­sis­te en la unión en­tre lo ma­te­rial y lo es­pi­ri­tual, lo hu­mano y lo di­vino, ese es el fun­da­men­to de su exis­ten­cia y creo que fui ele­gi­do co­mo un ins­tru­men­to pa­ra dar mú­si­ca, amor y ar­mo­nía al mun­do”. Mi­chael Jack­son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.