Más allá de su apa­rien­cia Una mi­ra­da psi­co­ló­gi­ca a su vi­da

La in­fluen­cia de lo social, fa­mi­liar y psi­co­ló­gi­co, aún so­bre una men­te bio­ló­gi­ca­men­te sa­lu­da­ble, ge­ne­ra cam­bios y al­te­ra­cio­nes con ma­ni­fes­ta­cio­nes a lo largo de la vi­da del in­di­vi­duo.

Ritmo Platinum - - Personal Style -

Al ob­ser­var la su­ma to­tal de los datos, en­ten­de­mos que no exis­te ca­sua­li­dad al­gu­na. La men­te es una es­truc­tu­ra que se mol­dea por fac­to­res bio­ló­gi­cos, so­cia­les y psi­co­ló­gi­cos. Cuan­do en­con­tra­mos su­je­tos cu­ya vi­da siem­pre fue ex­pues­ta al es­cru­ti­nio y aná­li­sis pú­bli­co, nos ten­de­mos a pre­gun­tar, ¿qué tan­to se mol­deó su per­so­na por la pre­sión ge­ne­ra­da de nues­tra cu­rio­si­dad y exi­gen­cias? Mi­chael Jack­son fue el cen­tro de la con­tro­ver­sia y el caos me­diá­ti­co des­de los ini­cios de su ca­rre­ra. Co­mo miem­bro de la ban­da fa­mi­liar The Jack­son 5, se for­jó ba­jo el ar­duo pe­so de ser una ce­le­bri­dad in­fan­til; el es­trés la­bo­ral, la es­tric­ta dis­ci­pli­na y abu­so sis­te­ma­ti­za­do im­pues­tos por su pa­dre, su­ma­dos a la au­sen­cia de las con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra el co­rrec­to desa­rro­llo emo­cio­nal de un ni­ño, fue­ron los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra co­men­zar en el ar­tis­ta una con­vul­sio­na­da vi­da pú­bli­ca y per­so­nal. Du­ran­te las múl­ti­ples in­ves­ti­ga­cio­nes por pe­dofi­lia en las que se vio com­pro­me­ti­do, di­fe­ren­tes pro­fe­sio­na­les eva­lua­do­res en­con­tra­ron que era ha­bi­tual que sa­lie­ran a re­lu­cir las his­to­rias de abu­so fí­si­co al que fue so­me­ti­do Jack­son por par­te de su pa­dre du­ran­te los pri­me­ros años de su in­fan­cia.

Acom­pa­ña­do a es­to, se su­ma­ban las ob­ser­va­cio­nes que orien­ta­ban a iden­ti­fi­car en Jack­son lo que po­dría ser un Tras­torno Dis­mór­fi­co Cor­po­ral (TDC), a par­tir de los con­tun­den­tes cam­bios en su apa­rien­cia fí­si­ca. Un sin­nú­me­ro de ci­ru­gías, cam­bios en el co­lor de piel (que fue­ra aso­cia­do en mu­chos ca­sos a di­fe­ren­tes pa­to­lo­gías clí­ni­cas), y la crea­ción de una apa­rien­cia an­dró­gi­na que jun­to con su mú­si­ca y el bai­le se trans­for­ma­ría en su mar­ca per­so­nal.

Pa­ra di­fe­ren­tes au­to­res, el TDC sue­le va­riar en su ori­gen de su­je­to en su­je­to, y ser co­mór­bi­do al tras­torno ob­se­si­vo­com­pul­si­vo. Un pun­to en co­mún en la ma­yo­ría de los in­ves­ti­ga­do­res es que es­te tras­torno es fru­to de fac­to­res

psi­co­ló­gi­cos y bio­ló­gi­cos, su­ma­dos a his­to­rias de mal­tra­to, aban­dono y abu­sos ocu­rri­dos du­ran­te la in­fan­cia y la adul­tez, datos que po­drían re­la­cio­nar­se a Mi­chael y su ni­ñez. Co­mo con­se­cuen­cia de es­tos drás­ti­cos cam­bios en su apa­rien­cia, la pren­sa y el pú­bli­co ge­ne­ral reac­cio­na­ron con aco­sos, di­ver­sas teo­rías y co­men­ta­rios que so­lo pa­re­cían acen­tuar las múl­ti­ples y bi­za­rras con­duc­tas que el ar­tis­ta so­lía pre­sen­tar. La sed de in­for­ma­ción en torno a su vi­da y su per­so­na au­men­tó de ma­ne­ra tal, que era ha­bi­tual que vis­tie­ra con mas­ca­ri­llas, som­bre­ros o exa­ge­ra­dos ves­tua­rios que so­lían cu­brir gran par­te de su cuer­po. De la mis­ma ma­ne­ra en la que su ves­tua­rio y apa­rien­cia so­lían atraer la mi­ra­da de to­dos, el com­ple­jo re­si­den­cial “Ne­ver­land”, don­de vi­vía el ar­tis­ta, se en­con­tró ro­dea­do por la con­tro­ver­sia. El ras­go que más le­van­tó sos­pe­chas, re­cha­zo y am­bi­va­len­cia so­bre la vi­da del ar­tis­ta era su ex­tre­ma cer­ca­nía ha­cia ni­ños preado­les­cen­tes que, de ma­ne­ra ha­bi­tual, so­lían vi­si­tar el re­fe­ri­do ran­cho re­si­den­cial pa­ra par­ti­ci­par en “pi­ja­ma­das” or­ga­ni­za­das por Jack­son.

Si bien pa­ra mu­chos era una mues­tra de afec­to inocen­te, pa­ra los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud men­tal es­ta con­duc­ta no era un da­to me­nor, y siem­pre de­ja­ban abier­ta la po­si­bi­li­dad de que de­trás de es­ta se po­drían es­con­der ra­zo­nes más os­cu­ras y com­ple­jas. Fue en el año

1993 cuan­do ocu­rrie­ron las pri­me­ras de múl­ti­ples de­man­das por aco­so se­xual, las cua­les fue­ron re­suel­tas por acuer­dos en­tre abo­ga­dos.

Es en es­ta mis­ma épo­ca que Jack­son co­mien­za a to­mar al­tas do­sis de ben­zo­dia­ce­pi­nas, las cua­les son un gru­po de me­di­ca­men­tos que ac­túan a ni­vel del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, pro­du­cien­do efec­tos an­ti­epi­lép­ti­cos, hip­nó­ti­cos, an­sio­lí­ti­cos y mio­rre­la­jan­tes co­mún­men­te uti­li­za­dos pa­ra el ma­ne­jo de la an­sie­dad ge­ne­ra­li­za­da, tras­torno ob­se­si­vo com­pul­si­vo, tras­tor­nos afec­ti­vos, ur­gen­cias psi­quiá­tri­cas, fo­bias e in­som­nio. Mi­chael Jack­son lle­gó, in­clu­so, a de­cla­rar pú­bli­ca­men­te en ese mis­mo año que ha­bría pre­sen­ta­do una adic­ción a la me­di­ca­ción pa­ra el do­lor se­cun­da­rio a una que­ma­du­ra en el cue­ro ca­be­llu­do, es­pe­cí­fi­ca­men­te una adic­ción al De­me­rol y la mor­fi­na, sien­do in­gre­sa­do en un pro­gra­ma de reha­bi­li­ta­ción pa­ra el ma­ne­jo de di­cha adic­ción. Es du­ran­te es­te pe­río­do cuan­do Ja­mes Maz­za, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Sui­ci­do­lo­gía, in­di­có: “La ex­tra­or­di­na­ria can­ti­dad de es­trés a la que se en­cuen­tra so­me­ti­do Jack­son es, sin lu­gar a du­das, uno de mu­chos sig­nos de pro­ble­mas en su sa­lud men­tal, in­clu­yen­do un po­ten­cial ries­go sui­ci­da”, a lo que lue­go re­co­men­dó: “Jack­son de­be ser eva­lua­do y mo­ni­to­ri­za­do psi­co­ló­gi­ca­men­te co­mo una me­di­da pre­ven­ti­va, pa­ra pro­te­ger­lo de cual­quier ac­to de au­to­le­sión o au­to­sa­bo­ta­je”.

La úl­ti­ma dé­ca­da de su ca­rre­ra fue una mon­ta­ña ru­sa me­diá­ti­ca que cu­bría des­de sus tor­men­to­sas re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y la crian­za de sus hi­jos, has­ta su quie­bra eco­nó­mi­ca. Ya en los úl­ti­mos años de su vi­da, el Rey del Pop, era lla­ma­do Wac­koJac­ko (“Jac­ko el lo­co”), por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. El fac­tor de su es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal y es­ta­do de sa­lud pa­só a ser un chis­te ha­bi­tual pa­ra la pren­sa ama­ri­llis­ta, ol­vi­dan­do al su­je­to afec­ta­do y a aque­llos que le ro­dea­ban. El 25 de ju­nio del año 2009, to­dos que­da­ron pa­ra­li­za­dos con una muer­te que se sa­bía que lle­ga­ría tar­de o tem­prano. Du­ran­te se­ma­nas, los me­dios co­men­ta­ron so­bre su adic­ción al Pro­po­fol (me­di­ca­ción se­dan­te-hip­nó­ti­ca de uso anes­té­si­co), y una vi­da mar­ca­da de ex­cen­tri­ci­da­des, éxi­tos, lu­ces pe­ro tam­bién mu­chas som­bras. Des­de la sa­lud men­tal, so­lo que­da plan­tear­se có­mo ha­bría su­ce­di­do to­do si el mis­mo su­je­to hu­bie­ra lle­va­do una vi­da di­fe­ren­te: fue­ra del fo­co de la fa­ma y la su­per­vi­sión cons­tan­te de los me­dios.

Lo com­ple­jo de la pre­sen­ta­ción de su ca­so sue­le ge­ne­rar un sen­ti­mien­to que em­pu­ja a de­mo­ni­zar la fi­gu­ra de Mi­chael, ob­ser­ván­do­lo des­de sus pa­to­lo­gías, do­len­cias o ex­ce­sos. Des­nu­dar­lo del mi­to per­mi­te tra­ba­jar con aque­llas do­len­cias y si­tua­cio­nes que lo em­pu­ja­ron al lí­mi­te de la to­le­ran­cia. Se po­dría abrir una hi­pó­te­sis en la que se plan­tea­ría un me­jor pro­nós­ti­co si es­te hu­bie­se re­ci­bi­do el ade­cua­do tra­ta­mien­to in­ter­dis­ci­pli­na­rio, des­de sus pri­me­ros años o un ma­ne­jo mé­di­co más res­pon­sa­ble fren­te a sus pro­ble­mas de adic­ción. Su vi­da ter­mi­nó trans­for­ma­da en una guía de lo que su­ce­de ba­jo el pe­so de las he­ri­das psi­co­ló­gi­cas no tra­ba­ja­das ade­cua­da­men­te, y co­mo in­di­ca el psi­có­lo­go clí­ni­co Seth Meyers: “El re­tor­ci­do y des­hu­ma­ni­zan­te efec­to que tie­ne la fa­ma so­bre una per­so­na”.

RP

Des­nu­dar­lo del mi­to per­mi­te tra­ba­jar con aque­llas do­len­cias y si­tua­cio­nes que lo em­pu­ja­ron al lí­mi­te de la to­le­ran­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.