La in­dus­tria dis­co­grá­fi­ca du­ran­te su épo­ca

Si al­go era con­ve­nien­te, te­nía que apli­car­se. El mun­do de las ca­sas dis­que­ras así lo en­ten­dió en 1960, dé­ca­da que vio na­cer a The Jack­son 5.

Ritmo Platinum - - Personal Style -

Nun­ca mu­cho, ja­más de­ma­sia­do. Las dis­que­ras se ha­bían per­ca­ta­do de que, en oca­sio­nes, crear una ver­dad era más fac­ti­ble que ven­der lo real. En la dé­ca­da de los 60, co­mo en an­te­rio­res e, in­clu­so, en la ac­tual, las es­tra­te­gias del mun­do de la mú­si­ca in­cluían crear, no so­lo los pro­duc­tos ar­tís­ti­cos, sino tam­bién his­to­rias. Se tra­ta de fá­bri­cas de éxi­tos que se guían por lo que el mer­ca­do de­man­de en el mo­men­to, tan­to en for­ma co­mo en fon­do. Pa­ra mu­chos no es más que un “frío cálcu­lo eco­nó­mi­co”. En las dis­que­ras, el equi­po es­cri­bía las can­cio­nes en se­rie, las so­na­ba en el es­tu­dio, con la ban­da, y lue­go ha­cían que los ar­tis­tas las can­ta­ran. Asu­mían la res­pon­sa­bi­li­dad to­tal de ca­da de­ta­lle, con­tro­la­ban to­do el ma­te­rial y, co­mo era de es­pe­rar­se, desecha­ban to­do lo que no fue­ra fun­cio­nal o de­ja­ra de re­pre­sen­tar un éxi­to se­gu­ro. Lo de “desechar”, pa­ra al­gu­nas com­pa­ñías discográficas, po­día in­cluir a los pro­duc­to­res, si era ne­ce­sa­rio. Se con­ver­tían en com­ple­tos due­ños de la ima­gen pú­bli­ca de los ar­tis­tas que es­tu­vie­ran ba­jo su se­llo: qué de­cían en las rue­das de pren­sa, qué atuen­dos ves­tían… to­do, de la mis­ma for­ma que en el pre­sen­te. Pa­ra el pa­dre del Rey del Pop y al­gu­nos crí­ti­cos de la in­dus­tria, el mo­ti­vo prin­ci­pal pa­ra el de­cli­ve del éxi­to del gru­po The Jack­son 5 fue el lí­mi­te que les im­pu­so su dis­que­ra, Mo­town, de no per­mi­tir­les ac­tua­li­zar su ima­gen y de im­pe­dir­les que asu­mie­ran el con­trol crea­ti­vo de sus pro­duc­tos. Ese com­por­ta­mien­to es­tra­té­gi­co se con­si­de­ra nor­mal, sin em­bar­go, re­sul­tó con­tra­pro­du­cen­te pa­ra cier­tos ta­len­tos. A pe­sar de que es­tos jo­ven­ci­tos es­cri­bían, to­ca­ban di­fe­ren­tes ins­tru­men­tos den­tro y fue­ra del es­ce­na­rio, y pro­du­cían sus can­cio­nes en el “ho­me stu­dio”, se les im­pe­día pre­sen­tar sus pro­duc­cio­nes en pú­bli­co, razón por la que, en par­te, les lle­vó a se­pa­rar­se de Mo­town. Ese es un ejem­plo de có­mo se ma­ne­ja­ban las dis­que­ras. Otro pun­to de re­fe­ren­cia, en torno a la com­pa­ñía y el gru­po pop es­tre­lla de esa dé­ca­da, fue ha­ber­les he­cho men­tir en pú­bli­co con un re­la­to arre­gla­do, di­cien­do que Mi­chael te­nía 8 años de edad, cuan­do real­men­te eran

10, y que Dia­na Ross los lle­vó con la em­pre­sa dis­co­grá­fi­ca, sien­do real­men­te Berry Gordy quien lo hi­zo; y to­do por la ima­gen pú­bli­ca. Los años 60 fue­ron de no­to­rio avan­ce pa­ra el mun­do de la mú­si­ca, en es­pe­cial del gé­ne­ro pop, e im­pli­ca­ron una se­rie de ac­cio­nes por par­te de los due­ños de dis­que­ras y es­tra­te­gas mu­si­ca­les en pro de lo­grar sus ob­je­ti­vos. Jus­ta­men­te esas ju­ga­das bien pen­sa­das fue­ron las que quitaron del ano­ni­ma­to a gran­des ar­tis­tas y han lle­na­do la in­dus­tria de la mú­si­ca de va­lio­sos pro­duc­tos. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.