Múl­ti­ples ta­len­tos, una per­so­na

Él can­ta, es­cri­be, bai­la, ac­tua. Es un ser hu­mano cu­ya crea­ti­vi­dad no co­no­ce lí­mi­tes.

Ritmo Platinum - - Personal Style -

Des­de pe­que­ño de­no­tó su ta­len­to, con una ac­ti­tud que lo hi­zo emer­ger en una so­cie­dad don­de se ca­ta­lo­ga­ban y prio­ri­za­ban a las per­so­nas de acuer­do a su co­lor de piel. El ca­ris­ma que lo ca­rac­te­ri­za­ba de­ja­ban ver su gran po­ten­cial por el mun­do ar­tís­ti­co. Una des­tre­za pa­ra can­tar que fue des­cu­bier­ta cuan­do so­lo era un ni­ño por uno de sus her­ma­nos ma­yo­res, lo que lo lle­vó a ser in­clui­do al gru­po Jack­son 5, con­for­ma­do por sus her­ma­nos y el cual era pre­si­di­do por su pa­dre. Así em­pe­zó a ex­plo­tar el ta­len­to in­na­to con el que na­ció, en me­dio de ado­les­cen­tes que, pa­ra ese mo­men­to, ya te­nían una men­ta­li­dad por en­ci­ma de la de él, pe­ro tra­ba­ja­ba con la mis­ma en­tre­ga y de­di­ca­ción a la ho­ra de lle­var la mú­si­ca. El rey de los es­ce­na­rios, cuan­do de co­reo­gra­fía se tra­ta­ba; des­do­bla­do, enér­gi­co, en­tre­ga­do. Con ca­da mo­vi­mien­to era un des­bor­de de eu­fo­ria que cau­sa­ba en ca­da una de las per­so­nas que lo mi­ra­ba des­de un lu­gar del es­ce­na­rio don­de se pre­sen­ta­ba, o sim­ple­men­te al ver­lo en uno de sus au­dio­vi­sua­les. Su des­tre­za en el es­ce­na­rio, ha­cían sus pa­sos úni­cos. Los mo­vi­mien­tos a los que so­me­tía su ana­to­mía pro­vo­ca­ron que mu­chos qui­sie­ran emu­lar­los, pe­ro sin nun­ca al­can­zar la per­fec­ta sin­cro­nía que lo­gra­ba.

Esa fa­ci­li­dad en el bai­le lo lle­vó le­jos, tan­to, que fue el úni­co en po­der desafiar la gra­ve­dad cuan­do se in­cli­na­ba ha­cia ade­lan­te, al­can­zan­do 45 gra­dos de una ma­ne­ra que nun­ca na­die pu­do lo­grar. Aun­que los za­pa­tos es­pe­cia­les que uti­li­za­ba le ser­vían de ayu­da en gran ma­ne­ra, la fuer­za que se re­que­ría en las pier­nas y la co­lum­na pa­ra lle­var a ca­bo es­ta ha­za­ña en el es­ce­na­rio era úni­ca, ele­men­to que, al pa­re­cer, te­nía de­más por la fa­ci­li­dad con que rea­li­za­ba es­te pa­so que im­pre­sio­na­ba a to­dos sus fa­ná­ti­cos y a los no tan fa­ná­ti­cos del Rey del Pop. Su ta­len­to pa­ra com­po­ner era in­na­to, aun­que nun­ca re­ci­bió nin­gún ti­po de en­se­ñan­za a ni­vel pro­fe­sio­nal. Su des­tre­za pa­ra plas­mar can­cio­nes eran real­men­te en­vi­dia­bles, due­ño de com­po­si­cio­nes que lo hi­cie­ron po­si­cio­nar­se en los lu­ga­res más im­por­tan­tes de la mú­si­ca pop en su mo­men­to y que han per­du­ra­do a lo largo de los años.

Sus no­tas lle­ga­ban de for­ma for­tui­ta a su ca­be­za y, co­mo un rom­pe­ca­be­zas, las unía pa­ra después plas­mar­las por me­dio de su equi­po de trabajo y ob­te­ner esas po­pu­la­res me­lo­días que ha­cían a más de uno po­ner­se de pie cuan­do las es­cu­cha­ban.

Un don pa­ra com­po­ner... así se pue­de nom­brar a la pe­cu­liar for­ma del ar­tis­ta pa­ra crear me­lo­días sin te­ner el más mí­ni­mo co­no­ci­mien­to a la ho­ra de lle­var a ca­bo las com­po­si­cio­nes, y que han de­ja­do a mu­chos con la mis­ma in­te­rro­gan­te: ¿có­mo po­día com­po­ner de esa ma­ne­ra si ni si­quie­ra sa­bía leer mú­si­ca? Una du­da que al pa­re­cer va a per­du­rar en el tiem­po, sin na­die que pue­da dar una res­pues­ta sa­tis­fac­to­ria a es­ta in­te­rro­gan­te, y so­lo que­dar­se con la sa­tis­fac­ción de ha­ber po­di­do dis­fru­tar de una mú­si­ca que plas­ma­ba.

Sus ta­len­tos no pa­ra­ban ahí, su des­tre­za en la ac­tua­ción tam­bién se suman a la lis­ta de ta­len­tos con los que con­ta­ba el ar­tis­ta, sien­do par­tí­ci­pe de di­fe­ren­tes do­cu­men­ta­les y cor­to­me­tra­jes, dán­do­se a co­no­cer tam­bién por me­dio de la ac­tua­ción, aun­que nun­ca al­can­zó una po­pu­lar fa­ma rea­li­zan­do es­te trabajo.

El amor por ayu­dar a las de­más per­so­nas sin per­se­guir nin­gún in­te­rés a cam­bio se pue­de de­fi­nir co­mo uno de los ma­yo­res do­nes que ca­rac­te­ri­za­ban a es­ta es­tre­lla que ha per­du­ra­do en el tiem­po. Du­ran­te años, for­mó par­te de ins­ti­tu­cio­nes que le da­ban apo­yo a los más ne­ce­si­ta­dos, sien­do un fi­lán­tro­po co­mo po­cos lo han sa­bi­do ser. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.