The Wiz: Su fa­ce­ta co­mo ac­tor

El pa­pel del es­pan­ta­pá­ja­ros le lle­vó a com­par­tir es­ce­na­rios con gran­des ar­tis­tas, en­tre ellos Nip­sey Rus­sell y Dia­na Ross.

Ritmo Platinum - - Personal Style -

Una de las más gran­de obras li­te­ra­rias, “El ma­go de Oz”, ha te­ni­do un gran nú­me­ro de adap­ta­cio­nes a lo largo de la his­to­ria. Den­tro de las cua­les Mi­chael Jack­son tu­vo su pri­me­ra par­ti­ci­pa­ción en la ac­tua­ción. Es­te no so­lo sa­bía can­tar y bai­lar, sino tam­bién ac­tuar.

Jack­son par­ti­ci­pó en la pe­lí­cu­la The Wiz, co­mo el es­pan­ta­pá­ja­ros, al la­do de gran­des ar­tis­tas co­mo Dia­na Ross, Ted Ross, Nip­sey Rus­sell en­tre otros. La obra fíl­mi­ca de 1978, se ba­sa­ba en la fa­mo­sa ver­sión ori­gi­nal, pe­ro con­ta­ba la his­to­ria con per­so­na­jes afro­ame­ri­ca­nos. Por lo que pa­ra Mi­chael fue más que un ho­nor, sino una opor­tu­ni­dad úni­ca de po­der po­si­cio­nar­se jun­to ar­tis­tas afro­ame­ri­ca­nos tan im­por­tan­tes y con des­ta­ca­das tra­yec­to­rias. Aun­que la pe­lí­cu­la no fue un éxi­to en ta­qui­lla y mu­cho me­nos con las críticas, fue un pro­yec­to que cam­bió la vi­da pa­ra el can­tan­te. An­tes de in­vo­lu­crar­se por com­ple­to en la crea­ción del fil­me, Jack­son se en­con­tra­ba en una di­fí­cil si­tua­ción fa­mi­liar. Ya era un jo­ven de ma­yo­ría de edad y no desea­ba con­ti­nuar ni con la fir­ma Mo­town ni en el gru­po de los Jack­son 5, pen­sa­mien­tos que no eran del agra­do de su pa­dre. Mi­chael es­ta­ba en bus­ca de su pro­pia iden­ti­dad y que­ría lan­zar­se co­mo so­lis­ta.

Joe Jack­son, pa­dre de Mi­chael, sen­tía que el éxi­to de­bía de ser de to­dos y no so­lo de uno. El pa­dre de Mi­chael sa­bía per­fec­ta­men­te so­bre el ta­len­to de su hi­jo en com­pa­ra­ción con los de­más. Sin em­bar­go, es­te no apo­ya­ba la idea de que Mi­chael fue­ra un ar­tis­ta in­de­pen­dien­te. Pa­ra el ma­na­ger de los Jack­son 5, pa­dre de los mis­mos, la fa­ma y triun­fo lo ha­bían con­se­gui­do en con­jun­to, por lo que de­bían de per­ma­ne­cer de esa mis­ma for­ma.

Co­mo ma­yor de edad, el can­tan­te to­mó la de­ci­sión de ha­cer el pa­pel de es­pan­ta­pá­ja­ros que le ha­bían ofre­ci­do. Es­te em­bar­có ha­cia la ciu­dad de Nue­va York, pa­ra gra­bar The Wiz jun­to a los me­jo­res de la in­dus­tria y se en­fren­tó a su pa­dre, el cual man­tu­vie­ron lo más le­jos po­si­ble del set. Du­ran­te los tres me­ses de gra­ba­cio­nes, to­do el que for­mó par­te del crew se dio cuen­ta de la gran ha­bi­li­dad que te­nía Jack­son en las ar­tes. A pe­sar de que era su pri­me­ra pe­lí­cu­la y pri­me­ra vez ac­tuan­do, Mi­chael reali­zó un trabajo ex­cep­cio­nal. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.