La dé­ca­da de los 80

Los años ochen­ta re­pre­sen­ta­ron una eta­pa im­por­tan­te en la evo­lu­ción y los desafíos de fi­na­les del si­glo XX.

Ritmo Platinum - - Personal Style -

Al pen­sar en es­te pe­río­do co­no­ci­do co­mo “la épo­ca do­ra­da”, nos re­mon­ta­mos a los gran­des éxi­tos mu­si­ca­les que sur­gie­ron en la dé­ca­da y que hi­cie­ron bai­lar a mi­llo­nes, al igual even­tos que mar­ca­ron el cur­so de la his­to­ria en las ar­tes y la tec­no­lo­gía. Es­ta es una re­co­pi­la­ción de al­gu­nos de los acon­te­ci­mien­tos más re­le­van­tes de los ochen­ta.

Ase­si­na­to de John Len­non

A pe­nas cuan­do ini­ció la nue­va dé­ca­da, un hom­bre ma­tó a una de las es­tre­llas del pop más gran­de de to­da la his­to­ria: John Len­non.

El 8 de di­ciem­bre de 1980, un fa­ná­ti­co es­pe­ró que el in­tér­pre­te de Ima­gi­ne re­gre­sa­ra a su ca­sa, en el edi­fi­cio Da­ko­ta, de Nue­va York, y le dis­pa­ró en va­rias oca­sio­nes fren­te a su es­po­sa Yo­ko Ono. John Len­non te­nía 40 años. El cul­pa­ble del he­cho, Mark Da­vid Chap­man, ce­gó la vi­da de uno de los vo­ca­lis­tas de The Beatles quien a más de 40 años de su par­ti­da si­gue sien­do una le­yen­da de la mú­si­ca.

MTV y los vi­deos mu­si­ca­les

En la ac­tua­li­dad, las per­so­nas tie­nen la fa­ci­li­dad de ver vi­deos mu­si­ca­les des­de cual­quier pla­ta­for­ma, pe­ro a ini­cios de la dé­ca­da de los ochen­ta, es­ta po­si­bi­li­dad era po­co pro­ba­ble. Las pre­sen­ta­cio­nes de es­te ti­po de con­te­ni­dos eran li­mi­ta­das, por lo que una de las for­mas más co­mu­nes de po­der ver los vi­deos mu­si­ca­les más po­pu­la­res de la épo­ca era a tra­vés de la te­le­vi­sión, en es­pe­cí­fi­co del ca­nal MTV, el cual ser­vía co­mo es­ca­lón pa­ra ha­cer bri­llar aún más a es­tas es­tre­llas. Los ela­bo­ra­dos vi­deos del Rey del Pop, Mi­chael Jack­son, fue­ron una de las ra­zo­nes por las cua­les MTV ad­qui­rió una fa­ma internacional. Éxi­tos co­mo Beat it, Th­ri­ller y Bi­llie Jean, que te­nían vi­deo­gra­fías, ti­po cor­to­me­tra­jes, hi­cie­ron que el po­li­fa­cé­ti­co ar­tis­ta afro­ame­ri­cano es­ca­la­ra más a la cús­pi­de. Otras vo­ces que vi­bra­ron en los es­té­reos y las bo­ci­nas de los te­le­vi­so­res eran la “Ma­te­rial girl”, Ma­don­na; el com­po­si­tor Prin­ce y las ban­das Queen, The Smiths, Guns N’ Ro­ses.

La bo­da real en­tre Dia­na y Car­los de Ga­les

Una bo­da de en­sue­ño se ce­le­bró en­tre Dia­na, de 20 años, y Car­los de Ga­les, de 33. La ma­ña­na del 29 de ju­lio de 1981. Más de 750 mi­llo­nes de per­so­nas al­re­de­dor del mun­do vie­ron por te­le­vi­sión la ce­re­mo­nia de la “prin­ce­sa del pue­blo”, ce­le­bra­da en la ca­te­dral de San Pa­blo en Lon­dres. La fi­gu­ra de lady Dia­na se vol­vió muy po­pu­lar en el mun­do, de­bi­do a su em­pa­tía con los más des­po­seí­dos, sus obras so­cia­les, ca­ris­ma y sen­ci­llez. Du­ran­te el ma­tri­mo­nio, tu­vie­ron dos hi­jos, los prín­ci­pes Gui­ller­mo (Wi­lliam) y En­ri­que (Harry), el pri­me­ro ca­sa­do con la du­que­sa de Cam­brid­ge, Ka­te Midd­le­ton y, el se­gun­do, con la du­que­sa de Sus­sex, Meg­han Mar­kle.

El si­da

Un nue­vo vi­rus co­men­zó el pá­ni­co en­tre la po­bla­ción. Los ta­bús lo ro­dea­ban cuan­do es­te fue des­cu­bier­to en 1981 tras es­pe­cia­lis­tas de­tec­tar va­rios ca­sos de jó­ve­nes con en­fer­me­da­des po­co co­mu­nes.

Los pri­me­ros se die­ron a co­no­cer en Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do al me­nos cin­co hom­bres ho­mo­se­xua­les pa­de­cían de en­fer­me­da­des co­mo neu­mo­nía cró­ni­ca. Un año después se le adop­tó el nom­bre de Sín­dro­me de In­mu­no­de­fi­cien­cia Ad­qui­ri­da

(SI­DA), y se de­ter­mi­na­ron las vías de trans­mi­sión más usua­les, en­tre ellas el se­xo des­pro­te­gi­do, y el uso de agu­jas in­fec­ta­das con el vi­rus. A fi­na­les de si­glo, su ex­pan­sión si­guió has­ta aca­bar, has­ta aho­ra, con la vi­da de más de 40 mi­llo­nes de per­so­nas, en­tre ellas fi­gu­ras del ar­te co­mo el can­tan­te de Queen, Freddie Mer­cury; Ant­hony Per­kins, in­tér­pre­te de Nor­man Ba­tes en la pe­lí­cu­la Psi­co­sis; el bai­la­rín ru­so Ru­dolf Nu­re­yev y el ac­tor no­mi­na­do a los Glo­bos de Oro, Mi­chael Je­ter. Has­ta aho­ra no exis­te una cu­ra ofi­cial del si­da, sin em­bar­go, pue­de ser con­tro­la­da con tra­ta­mien­tos mé­di­cos y cui­da­dos es­pe­cia­les.

Ase­si­na­to de In­di­ra Gand­hi

Un he­cho que re­vo­lu­cio­nó el mun­do fue el ase­si­na­to de la pri­me­ra ministra de la In­dia, In­di­ra Gand­hi, por los miem­bros de su se­gu­ri­dad pre­si­den­cial, quie­nes per­te­ne­cían a la re­li­gión sij. El 31 de oc­tu­bre de 1984 se per­dió la vi­da de la he­re­de­ra de la di­nas­tía po­lí­ti­ca de ese país.

El día de su muer­te di­jo en un dis­cur­so: “No me im­por­ta si mi vi­da va en el ser­vi­cio de la na­ción. Si mue­ro hoy, ca­da go­ta de mi san­gre vi­go­ri­za­rá la na­ción”. Tras el ase­si­na­to, mi­les de per­so­nas sa­lie­ron a las ca­lles pa­ra rea­li­zar en­fren­ta­mien­tos en­tre los sijs e hin­dúes. Su muer­te hun­dió a la In­dia en una de las peo­res cri­sis eco­nó­mi­cas después de su in­de­pen­den­cia.

Muer­te de Bob Mar­ley

La fi­gu­ra de Bob Mar­ley es re­co­no­ci­da en to­do el mun­do. Sus men­sa­jes de paz, su co­lo­ri­do y sus famosas ras­tas son tres ca­rac­te­rís­ti­cas que lo dis­tin­guie­ron du­ran­te su vi­da.

En 1981, el can­tan­te de reg­gae ja­mai­quino mu­rió a los 36 años de un cán­cer que fue des­cu­bier­to después de un par­ti­do de fút­bol, en 1978. En el mo­men­to no se le pres­tó aten­ción, sin em­bar­go, años después es­te se des­ma­yó y los doc­to­res se per­ca­ta­ron que el cán­cer ha­bía he­cho me­tás­ta­sis en el ce­re­bro, pul­mo­nes, hí­ga­do y es­tó­ma­go.

A pe­sar de su si­tua­ción de sa­lud, Mar­ley con­ti­nuó ha­cien­do sus es­pec­tácu­los mu­si­ca­les.

El lí­der de la mú­si­ca tu­vo va­rios éxi­tos in­ter­na­cio­na­les co­mo Buf­fa­lo sol­dier, No wo­man, no cry, Jam­ming y Re­dem­ption Song.

In­ven­ción de la World Wi­de Web (WWW)

Co­mo una idea vi­sio­na­ria na­ció lo que es definido co­mo el me­dio glo­bal de in­for­ma­ción, cu­yos usua­rios pue­den leer y es­cri­bir a in­ter­net: el World Wi­de Web (WWW). En to­da la dé­ca­da se co­men­zó a desa­rro­llar el pro­yec­to que ini­ció co­mo una pro­pues­ta de par­te del gru­po lí­der SW, quie­nes que­rían ins­ta­lar y eva­luar los pro­to­co­los web. Con los años se re­for­mu­ló la pro­pues­ta pa­ra crear con es­ta, pa­ra ge­ne­rar una gran ba­se de datos de hi­per­tex­to con en­la­ces ti­pa­dos.

En la ac­tua­li­dad es uti­li­za­do por mi­les de mi­llo­nes de usua­rios de in­ter­net, quie­nes ca­si por obli­ga­ción de­ben im­ple­men­tar­lo en ca­da una de sus bús­que­das.

El trans­bor­da­dor es­pa­cial que ex­plo­tó tras des­pe­gue

En 1986 ocu­rrió una tra­ge­dia que que­dó mar­ca­da en la his­to­ria. El trans­bor­da­dor es­pa­cial “Cha­llen­ger”, 73 se­gun­dos después de su des­pe­gue, ex­plo­tó por los ai­res, aca­ban­do con la vi­da de sie­te de sus tri­pu­lan­tes. La na­ve es­pa­cial se des­tru­yó en el océano Atlán­ti­co, fren­te a Flo­ri­da, Es­ta­dos Uni­dos, y la trans­mi­sión del des­pe­gue fue trans­mi­ti­da en vi­vo pa­ra mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res. En el ac­ci­den­te fa­lle­cie­ron Fran­cis “Dick” Sco­bee, Mi­chael J. Smith, Ro­nald McNair, Elli­son Oni­zu­ka, Gre­gory Jar­vis, Ju­dith Res­nik y Ch­ris­ta McAu­lif­fe, to­dos miem­bros de la tri­pu­la­ción.

Es­ta es una re­co­pi­la­ción de al­gu­nos de los acon­te­ci­mien­tos más re­le­van­tes de los ochen­ta.

La caí­da del mu­ro de Berlín

El mu­ro de Berlín fue uno de los sím­bo­los más ca­rac­te­rís­ti­cos de la Gue­rra Fría. Es­te for­mó par­te de la fron­te­ra que se­pa­ra­ba a la ca­pi­tal ale­ma­na. Después de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Ale­ma­nia se di­vi­dió en cua­tro sec­to­res: fran­cés, so­vié­ti­co, inglés y es­ta­dou­ni­den­se. La re­la­ción es­ta­ba tan que­bra­da, que en un mis­mo país ha­bía dos pre­si­den­tes, dos mo­ne­das y dos ale­ma­nias.

Lue­go tres de esos sec­to­res se co­men­za­ron a lla­mar Re­pú­bli­ca Fe­de­ral Ale­ma­na y el la­do so­vié­ti­co se lla­mó Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na. Por tal si­tua­ción, se cons­tru­yó un mu­ro de hor­mi­gón que te­nía por den­tro ca­bles de ace­ro, el cual se­pa­ró a mi­les de fa­mi­lias e im­pi­dió el pa­so de las per­so­nas al otro la­do.

En no­viem­bre de 1989 la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na per­mi­tió el ac­ce­so y de­rri­ba­ron el mu­ro. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.