Off The Wall: La prue­ba del rey

Sus pri­me­ros pa­sos co­mo so­lis­ta. Un pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra la mú­si­ca dis­co y el funk, po­si­cio­nán­do­se co­mo uno de los más im­por­tan­tes de los 70.

Ritmo Platinum - - Personal Style -

Off the Wall” (1979) es el quin­to dis­co de Es­tu­dio de Mi­chael Jack­son; es sin du­das un pun­to de re­fe­ren­cia de su ca­rre­ra, pe­ro aún más de la mú­si­ca dis­co y el funk, po­si­cio­nán­do­se co­mo uno de los más im­por­tan­tes de los 70; se­gún la re­vis­ta The Ro­lling Sto­nes, to­do un hi­to con­si­de­ran­do que la dé­ca­da es una de las más re­co­no­ci­das por la ca­li­dad y pro­li­fe­ra­ción mu­si­cal.

Con tan so­lo 20 años de edad, el jo­ven Mi­chael de­ja­ba atrás las som­bras de los Jack­son 5 y se em­bar­ca­ba en un via­je ha­cia el éxi­to con el re­co­no­ci­dí­si­mo pro­duc­tor mu­si­cal Quincy Jo­nes, quien ha­bía ya tra­ba­ja­do con las es­tre­llas más im­por­tan­tes de la mú­si­ca internacional, en­tre ellos: Frank Si­na­tra, Dean Mar­tin, Ste­vie Won­ders, en­tre otros.

La com­bi­na­ción del ta­len­to de Mi­chael y el muy afi­na­do sen­ti­do mu­si­cal de Jo­nes lo­gran que es­te ma­te­rial tome un ai­re más funk y soul que sus dis­cos an­te­rio­res, co­que­tean­do en­tre su pro­pues­ta con la ba­la­da y pre­ser­van­do la iden­ti­dad del pop que le con­ver­ti­ría en el rey del gé­ne­ro. Off the Wall con­tie­ne diez can­cio­nes, cua­tro de ellas del mis­mo can­tan­te, quien en el te­ma Don’t Stop Til you Get Enough se apro­xi­ma a su mar­ca dis­tin­ti­va co­mo ar­tis­ta con sus clá­si­cos sus­pi­ros, gri­tos y re­cur­sos vo­ca­les que le hi­cie­ron ga­nar mi­llo­nes de se­gui­do­res a ni­vel mun­dial. La co­la­bo­ra­ción de es­ta du­pla ini­ció un año an­tes, cuan­do en el 1978 tra­ba­ja­rían jun­tos en la pe­lí­cu­la mu­si­cal The Wiz, pro­ta­go­ni­za­da por Dia­na Ross, la cual se ba­sa en la muy co­no­ci­da obra El Ma­go de Oz, en don­de Jo­nes hi­zo los arre­glos de las par­ti­tu­ras del au­dio­vi­sual, mien­tras que Jack­son in­ter­pre­tó al “Es­pan­ta­pá­ja­ros”, en la cin­ta. Fue du­ran­te uno de esos en­cuen­tros en don­de acor­da­ron tra­ba­jar el pró­xi­mo ál­bum del ar­tis­ta.

El dis­co, que lo­gró ven­der más de vein­te mi­llo­nes de co­pias, y tan so­lo diez de ellos en el mis­mo Es­ta­dos Uni­dos, con­tie­ne el te­ma Girl­friend de Paul McCart­ney, el ex-Beatle, quien ha­bía co­se­cha­do una im­por­tan­te amis­tad y re­la­ción pro­fe­sio­nal con Mi­chael Jack­son has­ta su muer­te.

Al igual que McCart­ney, se su­ma­ron

a es­ta pro­pues­ta el mis­mo Ste­vie Won­der y Rod Tem­per­ton

(Th­ri­ller, 1982), sien­do la can­ción Rock with You, de es­te úl­ti­mo, la des­ti­na­da a ga­nar­se el pues­to nú­me­ro 6 de los me­jo­res vi­deos de “Top 20” de Mi­chael Jack­son, se­gún The Ro­lling Sto­nes.

La por­ta­da de es­te dis­co es una de las más icó­ni­cas de su dis­co­gra­fía. En la fo­to­gra­fía, po­sa ante una pa­red de la­dri­llos ves­ti­do de ga­la con un es­mo­quin ne­gro y lu­cien­do unos cal­ce­ti­nes blan­cos, acom­pa­ña­do de una re­lu­cien­te son­ri­sa de un muy jo­ven Mi­chael Jack­son de pe­lo ri­zo, y de piel aún de co­lor na­tu­ral.

Pa­ra oc­tu­bre de 2001, ba­jo el nom­bre Off the wall: Spe­cial edi­tion, se re­edi­tó es­te ál­bum tras cum­plir­se vein­ti­dós años de su lan­za­mien­to ofi­cial, en la que se agre­gó a lis­ta de las can­cio­nes ori­gi­na­les los dos de­mos co­rres­pon­dien­tes a Wor­kin’ Day and Night y el de Don’t Stop ‘Til You Get Enough. Pe­ro no to­do pa­ra allí; el des­ta­ca­do ci­neas­ta Spi­ke Lee su­mó a es­te ma­te­rial dis­co­grá­fi­co un do­cu­men­tal que cuen­ta el ca­mino del ar­tis­ta, res­ca­tan­do la im­por­tan­cia del ál­bum en la es­ce­na mu­si­cal y su im­pac­to en la co­mu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na, en don­de fi­gu­ran el can­tan­te Ste­vie Won­der,

John Le­gend, Ko­be Br­yant, her­ma­nos del mis­mo Mi­chael, en­tre otras fi­gu­ras des­ta­ca­das del en­tre­te­ni­mien­to. El trabajo au­dio­vi­sual que lle­va por tí­tu­lo Mi­chael Jack­son’s Jour­ney from Mo­town to Off the Wall tu­vo su es­treno en el Fes­ti­val de Sun­dan­ce, en enero de 2016.

A pe­sar de ser un ál­bum exi­to­so eco­nó­mi­ca­men­te, y go­zar de una acep­ta­ción cla­ra del pú­bli­co co­mo de la crí­ti­ca, el mis­mo so­lo ob­tu­vo un pre­mio Grammy, en una ca­te­go­ría no tan im­por­tan­te co­mo lo fue “Me­jor in­ter­pre­ta­ción mas­cu­li­na de R&B”, el cual ob­tu­vo por su Don’t Stop Til you Get enough. Es­ta pa­ra­dó­ji­ca de­rro­ta mo­ti­vó a Mi­chael a en­ce­rrar­se de nue­vo en el es­tu­dio, ha­cién­do­se la pro­me­sa de que su ál­bum si­guien­te fue­ra res­pe­ta­do y me­jor con­si­de­ra­do por la in­dus­tria. En ese mo­men­to ini­cia un largo ca­mino ha­cia cons­truir su ál­bum más im­por­tan­te Th­ri­ller (1982). Pe­ro es Off the Wall la prue­ba cla­ra de que Mi­chael Jack­son ya se per­fi­la­ba a sí mis­mo co­mo el rey in­dis­cu­ti­ble del pop.

RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.