Pri­me­ra gi­ra mun­dial Un tour “no tan vic­to­rio­so”

“Mi­chael Jack­son Vic­tory World” es el tí­tu­lo con el cual se nom­bró la pri­me­ra gi­ra mu­si­cal del as­tro de la mú­si­ca pop, el cual reali­zó jun­to a los Jack­son 5.

Ritmo Platinum - - Personal Style -

Es­te fue un tour inol­vi­da­ble por sus al­tas y ba­jas, por sus nú­me­ros, y por mar­car en el jo­ven can­tan­te di­rec­tri­ces muy cla­ras de su ca­rre­ra en pro­ce­so. Era otoño del 1983 y los her­ma­nos Jack­son anun­cia­ban una gi­ra pa­ra el pró­xi­mo año, pa­ra el cual con­ta­ban con el re­co­no­ci­do pro­mo­tor de Bo­xeo Don King, fa­mo­so en las es­fe­ras de la al­ta so­cie­dad ame­ri­ca­na y del en­tre­na­mien­to, no so­lo por ser el má­na­ger de bo­xea­do­res de la ta­lla de Muham­mad Ali, Mi­ke Ty­son, Su­gar Ray Leo­nard o Ro­ber­to Du­rán, sino por te­ner bas­tan­te in­fluen­cia en el es­pec­tácu­lo. A pe­sar de que los her­ma­nos te­nían sus du­das so­bre la par­ti­ci­pa­ción de Don King, quien tam­bién go­za­ba de una no tan desea­da fa­ma de es­ta­fa­dor y ma­fio­so, cam­bia­ron su opi­nión cuan­do es­te dis­pu­so de su in­ver­sión per­so­nal, tres mi­llo­nes de dó­la­res, pa­ra las fe­chas de las pre­sen­ta­cio­nes de los Jack­son 5; aun­que la noticia no fue tan bien acep­ta­da por Mi­chael Jack­son, pues, pa­ra él, es­te pro­mo­tor era si­nó­ni­mo de en­ga­ño. Co­men­tó al­gu­na vez que no con­fia­ba en es­te, y lo con­si­de­ra­ba un hom­bre "te­ne­bro­so", el cual so­lo te­nía in­te­rés en ha­cer di­ne­ro, apro­ve­chán­do­se de ellos. En prin­ci­pio, la gi­ra se plan­tea­ba co­mo unas 40 fe­chas, de la cual se es­pe­ra­ban ga­nan­cias su­pe­rio­res a los 30 mi­llo­nes de dó­la­res, y es aquí en don­de co­mien­za a so­nar ló­gi­co el tour pa­ra la ma­yo­ría, pues­to que es cla­ro que Mi­chael Jack­son, en uno de los pun­tos más im­por­tan­tes de su ca­rre­ra, con su mo­nu­men­tal dis­co Th­ri­ller (1982), no re­que­ría ya a sus her­ma­nos, pe­ro ellos sí al "ni­ño pro­di­gio", de­bi­do a que las in­ten­cio­nes reales es­con­dían ca­pi­ta­li­zar a los Jack­son 5, en be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos su­pe­rio­res a los tres mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra ca­da uno de ellos.

En las ne­go­cia­cio­nes de la gi­ra, el mis­mo Don King lo­gró que Pep­si le die­ra cin­co mi­llo­nes de dó­la­res co­mo pro­mo­ción, to­do un lo­gro con­si­de­ran­do que has­ta la fe­cha los ré­cords de pa­tro­ci­nios de la mar­ca de be­bi­das ga­seo­sas so­lo ha­bían ce­di­do a los Ro­lling Sto­nes me­dio mi­llón de dó­la­res, pe­ro a pe­sar de lo sig­ni­fi­ca­ti­vo de la su­ma, Mi­chael no es­ta­ba con­ten­to con es­te pa­tro­ci­na­dor, por lo que fir­mó el con­tra­to con la con­di­ción de que no mos­tra­ría nun­ca una la­ta de la be­bi­da en sus ma­nos. Pa­ra es­tar a la al­tu­ra de la si­tua­ción, los her­ma­nos gra­ba­ron su ál­bum Vic­tory, el cual, im­pul­sa­do por el mis­mo éxi­to que ha­bía te­ni­do Mi­chael con Th­ri­ller, lo­gró ven­der al me­nos cin­co mi­llo­nes de co­pias, sien­do el más ven­di­do del clan fa­mi­liar, y cu­yo ma­te­rial le per­mi­tía te­ner vi­gen­cia en el

mer­ca­do y es­tar lis­tos pa­ra una gi­ra que se ven­ti­la­ba co­mo una de las más im­por­tan­tes de la his­to­ria ame­ri­ca­na.

En los me­dios y la opi­nión pú­bli­ca se co­men­ta­ba que Mi­chael Jack­son era un ti­po ava­ro, y que su in­te­rés par­ti­cu­lar de ha­cer es­ta gi­ra era lu­crar­se, al­go muy ló­gi­co, en­ten­dien­do que era su ofi­cio, pe­ro na­da cer­cano de la reali­dad. Por lo que pa­ra con­tra­rres­tar, el mis­mo ar­tis­ta de­cla­ró en una rue­da de pren­sa, pre­vio a la gi­ra, que do­na­ría to­das sus ga­nan­cias a fun­da­cio­nes be­né­fi­cas, y que dos mil bo­le­tos en ca­da ciu­dad se do­na­rían a jó­ve­nes con dis­ca­pa­ci­da­des que no po­drían ir al con­cier­to si no fue­ra de es­ta for­ma. Con­si­de­ran­do que la for­tu­na per­so­nal del can­tan­te ya as­cen­día a más de 70 mi­llo­nes de dó­la­res, que do­na­ra cin­co mi­llo­nes de las ga­nan­cias no era, qui­zás, tan sig­ni­fi­ca­ti­vo co­mo pen­sa­ría la ma­yo­ría, aun­que es­to pro­vo­có una ba­rre­ra que le di­vi­dió de sus her­ma­nos el res­to de su vi­da. A pe­sar de las al­tas ex­pec­ta­ti­vas, y de lo­grar 15 fe­chas más de las pro­gra­ma­das, dan­do co­mo re­sul­ta­do fi­nal 55 con­cier­tos, ocho de ellos en Ca­na­dá, y la re­cau­da­ción de al me­nos 75 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 45 mi­llo­nes más de los pre­vis­tos), con la as­tro­nó­mi­ca su­ma de dos mi­llo­nes de per­so­nas, la gi­ra tu­vo sus ba­jas, co­mo lo fue pa­ra el pro­mo­tor Chuck Sullivan, quien jun­to con su pa­dre Billy, se vio obli­ga­do a ven­der su equi­po de fút­bol New En­gland Pa­triots, jun­to con to­do y Fox­bo­ro Sta­dium, cam­po lo­cal del equi­po tras in­ver­tir en el pro­yec­to.

La gi­ra se tor­nó pe­sa­da, Jac­kie Jak­son se frac­tu­ró una pier­na, obli­gán­do­le a es­tar au­sen­te du­ran­te va­rias fe­chas, has­ta ca­si el fi­nal de la mis­ma. El mis­mo Mi­chael su­frió se­rios pro­ble­mas de sa­lud, tan­to por su ali­men­ta­ción co­mo por la fa­ti­ga, al tiem­po mos­tró ac­ti­tu­des erran­tes y po­co to­le­ran­tes pa­ra su fa­mi­lia, co­mo pa­ra el equi­po de trabajo; sus exi­gen­cias eran iló­gi­cas y ab­sur­das, co­mo ame­na­zar en no sa­lir en una oca­sión has­ta que no des­pi­die­ran a un miem­bro del crew por pu­bli­car una pro­mo­ción con la que él mis­mo no es­ta­ba de acuer­do, y así lo hi­zo, ac­to se­gui­do del des­pi­do del pu­bli­cis­ta, el "pe­que­ño: Mi­chael sal­dría al es­ce­na­rio.

El la­do os­cu­ro de Mi­chael em­pe­za­ba a fluir. En una oca­sión, cuan­do in­ten­ta­ron ce­rrar un con­tra­to con un pro­duc­tor de ví­deos pa­ra ha­cer una gra­ba­ción en vi­vo de la gi­ra, se opu­so ro­tun­da­men­te a que eso su­ce­die­ra, obli­gan­do a que no se fir­ma­ra el acuer­do, pe­ro tres días más tar­de, él mis­mo pa­gó a una pro­duc­to­ra pa­ra gra­bar el con­cier­to, ac­ción que irri­tó a sus her­ma­nos a quie­nes le pro­me­tió dar­les co­pias de la ac­tua­ción lo que nun­ca su­ce­dió; lue­go es­tos se ven­ga­rían al de­ne­gar­le la au­to­ri­za­ción de pu­bli­car los ví­deos en te­le­vi­sión abier­ta. La fa­ma lo ha­bía nu­bla­do. Su ac­ti­tud era arro­gan­te y no res­pe­ta­ba los acuer­dos que te­nían en­tre sus her­ma­nos, por ejem­plo: que so­lo los miem­bros de la fa­mi­lia via­ja­rían en el au­to­bús; así que lle­vó per­so­nas aje­nas a su clan en el vehícu­lo co­mún, lo que pro­vo­có que en lo ade­lan­te los her­ma­nos em­pe­za­ran a viajar en dis­tin­tos trans­por­tes e, in­clu­so, a alo­jar­se en pi­sos dis­tin­tos de ho­te­les. La gi­ra se tor­nó tan com­ple­ja, que cuan­do su pa­dre y Don King in­ten­ta­ron lle­var la gi­ra a Eu­ro­pa pa­ra con­ver­tir­la en internacional, el mis­mo Mi­chael les man­dó una no­ta en don­de les desea­ba "éxi­tos y bue­na suer­te", pe­ro que no con­ta­ran con él. Así que el día 9 de di­ciem­bre de 1984, tras la úl­ti­ma can­ción del show, lle­ga­ba la úl­ti­ma can­ción de la gi­ra, y el fin de los Jack­son 5. Mi­chael Jack­son se re­fi­rió a los 20 años co­mo agru­pa­ción y ex­pre­só que ahí que­da­ba to­do, que era el fin, al­go que, sin du­das, in­co­mo­dó a sus her­ma­nos, pues fue un gol­pe du­ro pa­ra sus ca­rre­ras: el pe­que­ño de sus her­ma­nos es­ta­ba aca­ban­do con su fu­tu­ro, pues la "vic­to­ria" de Mi­chael no fue, sino la de li­be­rar­se de su pa­sa­do y dar ini­cio de­fi­ni­ti­vo a su vi­da co­mo el as­tro de la mú­si­ca po­pu­lar que ya de por sí era. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.