Las bue­nas mar­cas nun­ca mue­ren

El tí­tu­lo de “Rey del Pop” no se ob­tie­ne de la no­che a la ma­ña­na.

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Ni­co­lás Gui­llén, pu­bli­ci­dad y co­mu­ni­ca­ción cor­po­ra­ti­va fotos Ar­chi­vos Mi­chael Jack­son

Mi­chael Jack­son es uno de los po­cos ar­tis­tas en los que po­de­mos re­co­no­cer ca­si to­das las eta­pas de su vi­da. Des­de The Jack­son 5 ini­cia su ca­mino en la mú­si­ca, sien­do re­co­no­ci­do co­mo un pro­di­gio por gran­des ex­po­nen­tes de la épo­ca. Pe­ro cla­ra­men­te ese re­co­no­ci­mien­to no le ga­ran­ti­za­ba el éxi­to, al­go que a su cor­ta edad te­nía muy cla­ro. Te­ner una idea de ha­cia dón­de quie­res ir es al­go pri­mor­dial a la ho­ra de crear una mar­ca y el jo­ven Mi­chael, a pe­sar de ser un pe­que­ño “aman­te de los dul­ces”, te­nía cla­ro sus re­fe­ren­tes. Ja­mes Brown, por ejem­plo, era uno de sus principales ele­men­tos de es­tu­dio, to­man­do el bai­le y su gran po­der de in­ter­pre­ta­ción co­mo mo­de­lo a se­guir. En el tiem­po que es­tu­vo en The Jack­son 5, tu­vo un pro­ce­so de apren­di­za­je y cre­ci­mien­to cons­tan­te has­ta que se da cuen­ta que es ho­ra de se­guir ade­lan­te y sa­lir de su zo­na de con­fort. Las mar­cas cre­cen has­ta don­de la vi­sión de sus re­pre­sen­tan­tes le per­mi­tan, y en el ca­so del Rey del Pop, los nú­me­ros ju­ga­ban un pa­pel fun­da­men­tal co­mo vi­sión de su­pera­ción en ca­da pro­duc­ción.

El éxi­to tem­prano y gi­gan­te pu­do ha­ber­se con­ver­ti­do en el to­pe de la agru­pa­ción; sin em­bar­go, Mi­chael en­ten­día que su es­pa­cio en la mú­si­ca era ma­yor y ha­ce una in­te­li­gen­te y con­tro­ver­sial fir­ma con Epic Re­cords. Una fi­lial de CBS Re­cords (una em­pre­sa de “blan­cos”) asu­me el pro­yec­to, dán­do­le nue­vas opor­tu­ni­da­des crea­ti­vas, en­tre ellas es­cri­bir y pro­du­cir can­cio­nes,

lo que abre las puer­tas a una nue­va po­si­bi­li­dad de ex­pre­sión del ta­len­to de Mi­chael Jack­son. Mu­chos en esa eta­pa da­ban por muer­to es­te pro­yec­to y es so­lo la de­ter­mi­na­ción y la vi­sión del hoy co­no­ci­do co­mo el Rey del Pop, las que hi­cie­ron que se abrie­ran nue­vas puer­tas, lo­gran­do una evo­lu­ción en su ca­rre­ra, que se de­no­mi­na­ría The Jack­sons. Si el pro­ce­so que uti­li­zas pa­ra cre­cer y dar­te a co­no­cer no fun­cio­na, es mo­men­to de evo­lu­cio­nar, ha­cer las co­sas de ma­ne­ra di­fe­ren­tes. El mer­ca­do es des­pia­da­do y ve­loz; los que no es­tén dis­pues­tos a cam­biar, sim­ple­men­te no lle­ga­rán.

Has­ta aho­ra, no he­mos vis­to al gran ícono, sino una tra­yec­to­ria, pues no exis­te una gran mar­ca sin tra­yec­to­ria. Es­te es el ca­mino don­de, en el ca­so de Jack­son, ad­qui­rió to­do el co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cia ne­ce­sa­rios pa­ra lo­grar lo que él so­ña­ba ser y ha­cer. Es­te pro­ce­so cons­ti­tu­ye un pun­to trascendental, don­de de­be­mos asu­mir ca­da ex­pe­rien­cia, sean po­si­ti­vas o no, co­mo la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra lle­gar a con­se­guir la vi­sión que te­ne­mos.

Con la idea de lo­grar co­sas aún ma­yo­res, por pri­me­ra vez el 10 de agos­to de 1979, ve­mos “Mi­chael Jack­son” en la por­ta­da de una pro­duc­ción y de­be­ría­mos de­cir que de in­me­dia­to Off the wall se con­vier­te en su ca­ta­pul­ta pa­ra ser un ícono. Con más de 20 mi­llo­nes de co­pias ven­di­das en to­do el mun­do, es­te fue so­lo el ini­cio. Ca­da lo­gro se con­vir­tió en su pró­xi­ma me­ta a su­pe­rar; eran el mo­tor que mo­vía los lí­mi­tes de Jack­son y con el lan­za­mien­to de Th­ri­ller, al­can­za el ré­cord de la pro­duc­ción más ven­di­da de la his­to­ria. Es­tos lo­gros son so­lo al­gu­nos de los ele­men­tos que lo ha­cen un ícono. El va­lor di­fe­ren­cial, ese to­que que lo ha­ce úni­co, se va im­pri­mien­do con pe­que­ños detalles que has­ta hoy son re­co­no­ci­dos en to­do el mun­do: el Moonwalk, el guan­te de co­lor blan­co y su som­bre­ro, traen a nues­tra men­te de in­me­dia­to flash­backs de sus can­cio­nes. Ade­más, se con­vir­tie­ron en ico­no­gra­fía sus po­ses, que son cap­ta­das y re­pre­sen­ta­das en pic­to­gra­mas; a pe­sar de que no fue­ron desa­rro­lla­dos por su equi­po, son par­te de la cultura pop. Otro ele­men­to fí­si­co que su­ma a la mar­ca es Ne­ver­land, que su­po­ne una iden­ti­dad geo­grá­fi­ca de la mar­ca, su re­si­den­cia, con­vir­tién­do­se en un es­pa­cio de cul­to de su fa­na­ti­ca­da.

Los pa­tro­nes de cre­ci­mien­to del pro­yec­to de Jack­son tie­nen mu­cho que ver con la de­ci­sión de que la mar­ca fue­ra mun­dial: el rit­mo, los bai­les y sus atuen­dos son en sí mis­mos una ico­no­gra­fía só­li­da y es­truc­tu­ra­da, ade­más de ser pla­ni­fi­ca­da, co­mo ha­bía­mos men­cio­na­do. Ha­cer pro­pues­tas de lo que quie­res re­pre­sen­tar y có­mo lo quie­res re­pre­sen­tar es pri­mor­dial. Cuan­do hay un equi­li­brio gráfico en lo que crea­mos, co­lo­res, sím­bo­los e in­clu­so la ex­pe­rien­cia que tie­nen los con­su­mi­do­res de la mar­ca, ha­rán la di­fe­ren­cia, sin lu­gar a du­das. El afa­ma­do ar­tis­ta ca­mi­nó en­tre al­tas y ba­jas, re­ci­bien­do acu­sa­cio­nes que afec­ta­ron en gran me­di­da su ima­gen. Sin em­bar­go, el pe­so que im­pri­me su tra­yec­to­ria le per­mi­tió sa­lir ade­lan­te en ca­da uno de esos mo­men­tos. Co­mo cual­quier mar­ca, él pa­só mo­men­tos di­fí­ci­les, pe­ro la en­se­ñan­za que nos de­jó es­ta le­yen­da es que de­be­mos se­guir ade­lan­te en lo que so­mos real­men­te bue­nos, lo que nos apa­sio­na, ya que eso se­rá lo que me­jor ha­bla­rá de ti.

El 2009 es el año don­de el cuer­po del rey nos de­ja, sin em­bar­go, la mar­ca “Mi­chael Jack­son” si­gue vi­va de dis­tin­tas for­mas. Una mues­tra de ello es que la re­vis­ta For­bes lo re­co­no­ce, en 2016, co­mo la ce­le­bri­dad que ge­ne­ra ma­yor can­ti­dad de in­gre­sos des­de la tum­ba. Sus bai­les y su mú­si­ca son re­fe­ren­tes de cultura. Hoy por hoy no se pue­de ha­blar de mú­si­ca sin men­cio­nar al “Rey del Pop”.

La mar­ca “Mi­chael Jack­son” si­gue vi­va de dis­tin­tas for­mas. Una mues­tra de ello es que la re­vis­ta

For­bes lo re­co­no­ce, en 2016, co­mo la ce­le­bri­dad que ge­ne­ra ma­yor can­ti­dad de in­gre­sos des­de la tum­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.