Tras bam­ba­li­nas El equi­po de­trás de su fi­gu­ra

Me re­sul­ta cu­rio­so pen­sar: ¿qué tal se­ría si Mi­chael Jack­son o su equi­po nos hu­bie­se de­ja­do en­trar en su mun­do?

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Car­men Rita Candelario fo­to Ar­chi­vos Mi­chael Jack­son

Cuan­do pen­sa­mos en per­so­nas co­mo Mi­chael Jack­son, una de las es­tre­llas más gran­des e in­flu­yen­tes de nues­tra cultura con­tem­po­rá­nea, en­trar en su mun­do no era al­go que se po­día ha­cer con fre­cuen­cia, más bien, ni si­quie­ra se lo­gra­ba. Aún con su in­men­so ta­len­to, Jack­son con­ta­ba con un equi­po de pro­fe­sio­na­les de pri­me­ra que lo acom­pa­ña­ban en el ar­duo trabajo, que es pro­du­cir mú­si­ca y pre­sen­ta­cio­nes de ca­li­dad. Más aún, era co­no­ci­do por siem­pre desafiar el sta­tu quo y mo­ti­var a las per­so­nas que tra­ba­ja­ban pa­ra él, a pen­sar en gran­de. Des­de la pi­ro­tec­nia en sus shows has­ta las len­te­jue­las en sus tra­jes, to­do es­ta­ba pen­sa­do por ex­per­tos pa­ra quie­nes su mi­sión era cues­tio­nar lo que era po­si­ble e in­ge­niar al­go nun­ca an­tes he­cho.

Pe­ro más que eso, to­do el que tra­ba­ja o ha tra­ba­ja­do con equi­pos, sa­be lo di­fí­cil que es en­con­trar per­so­nas a las cua­les pue­des con­fiar­les tu vi­sión. No im­por­ta qué tan ta­len­to­sos sean o cuán­tos se les pa­gue, un buen equi­po de­pen­de tam­bién de quí­mi­ca y en­tre­ga, dos as­pec­tos di­fí­ci­les de en­con­trar. En el do­cu­men­tal This Is It, el cual con­tie­ne gra­ba­cio­nes de los en­sa­yos del tour mun­dial ba­jo el mis­mo nom­bre que Jack­son pla­nea­ba de­bu­tar en 2009 (jus­to an­tes de mo­rir), el pro­duc­tor, di­rec­tor y co­reó­gra­fo Kenny Or­te­ga le di­ce a un gru­po de bai­la­ri­nes lo si­guien­te: “Los bai­la­ri­nes en un show de Mi­chael Jack­son son una ex­ten­sión de Mi­chael Jack­son. Una ex­ten­sión del hom­bre”. Es fá­cil ha­cer­se la idea de que las es­tre­llas que ad­mi­ra­mos ac­túan so­las. To­do pa­re­ce gi­rar al­re­de­dor de ellos, y aun­que to­do, téc­ni­ca­men­te to­do, de­pen­de de ellos, al fi­nal, ca­da ma­te­rial, pre­sen­ta­ción o can­ción de Jack­son pa­só por las ma­nos de más per­so­nas de las que uno se pue­de ima­gi­nar. Al­gu­nas de las can­cio­nes más famosas del can­tan­te co­mo Th­ri­ller fue­ron es­cri­tas por otras per­so­nas, los mú­si­cos y bai­la­ri­nes que ha­cían de sus pre­sen­ta­cio­nes ex­pe­rien­cias inol­vi­da­bles, los ge­nios de­trás de su ves­tua­rios, sus com­po­si­to­res y los mil y uno pro­duc­to­res que ha­cían de sus vi­deos y pro­duc­cio­nes al­go que desafia­ban lo que era po­si­ble, y cam­bia­ban la in­dus­tria de la mú­si­ca y vi­deos mu­si­ca­les pa­ra siem­pre.

El fa­mo­so mo­vi­mien­to de sus pies co­no­ci­do co­mo el moonwalk y uno de los atri­bu­tos más co­no­ci­dos del ar­tis­ta, fue idea­do por uno de sus co­reó­gra­fos: Jef­frey Da­niel. Otro ejem­plo era la edi­to­ra de mo­da Rush­ka Berg­man, quien ser­vía co­mo su es­ti­lis­ta per­so­nal de mo­da y quien es­ta­ba a car­go del ves­tua­rio del in­creí­ble tour que This Is It es­ta­ba pla­nea­do ser. Me re­sul­ta cu­rio­so pen­sar: ¿qué tal se­ría si Mi­chael Jack­son o su equi­po nos hu­bie­se de­ja­do en­trar en su mun­do a tra­vés de las re­des so­cia­les? ¿Se­rá que lo hu­bié­se­mos co­no­ci­do me­jor? ¿Hu­bié­se­mos tam­bién po­di­do ver lo bueno y lo ma­lo? En mu­chos ca­sos nos ten­dre­mos que que­dar co­mo es­pec­ta­do­res le­ja­nos, ya que en la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to co­mo en la vi­da, nun­ca se sa­be to­do y nun­ca te­ne­mos la ver­dad com­ple­ta.

Has­ta el más ta­len­to­so de los ar­tis­tas le de­be to­do a su equi­po. Esas per­so­nas que tra­ba­jan sin ce­sar pa­ra que

to­do es­té per­fec­to, y que en­tien­den la vi­sión y la éti­ca de trabajo de sus clien­tes

ín­ti­ma­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.