El show­man de to­dos los tiem­pos Le­yen­da en el es­ce­na­rio

Un via­je por sus con­cier­tos más inol­vi­da­bles.

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Javier Flo­res fotos Ar­chi­vos Mi­chael Jack­son

No es fá­cil ol­vi­dar có­mo el “rey del pop” tam­bién era el me­jor en el es­ce­na­rio y có­mo sus mí­ti­cos con­cier­tos ha­cían has­ta caer (des­ma­yar­se) a una gran can­ti­dad de pú­bli­co, sin dis­tin­ción de gé­ne­ros. El Mad­di­son Squa­re Gar­den o un Su­per Bowl se que­da­ron pe­que­ños a la ho­ra de sos­te­ner la gran afi­ción que arras­tra­ba con sus can­cio­nes, co­reo­gra­fías y, cla­ro, el fa­mo­so Moonwalk. A con­ti­nua­ción, una lis­ta de los con­si­de­ra­dos me­jo­res con­cier­tos de la le­yen­da que, a nue­ve años de su muer­te, sus pro­duc­cio­nes si­guen re­pro­du­cién­do­se en mu­chos lu­ga­res. Us­ted pón­ga­le el or­den que desee:

Dan­ge­rous Tour Bu­cha­rest 92

Va­mos a em­pe­zar con el con­cier­to en el Es­ta­dio Na­cio­nal de Bu­cha­rest el pri­me­ro de oc­tu­bre de 1992 y con­tó con una asis­ten­cia de 70,000 per­so­nas, que fue­ron a dar­se ci­ta con la me­ga es­tre­lla es­ta­dou­ni­den­se y co­mo su prin­ci­pal can­ción de ese en­ton­ces, Th­ri­ller, era pre­sen­ta­do en vi­vo. Jack­son ini­ció su ac­tua­ción con la can­ción Jam, lo­gran­do in­me­dia­ta­men­te cap­tar la aten­ción del pú­bli­co. En­tró en mo­do ro­mán­ti­co con Wan­na Be So­met­hing y She’s Out of My Li­fe, que hi­zo que la gen­te ba­ja­ra un po­co las emo­cio­nes y si­guie­ra el te­nor de esas can­cio­nes.

Lue­go vino con el pla­to fuer­te, Th­ri­ller, que vol­vió a en­cen­der a las per­so­nas que, ade­más de co­rear­la en to­do mo­men­to, si­guie­ron la co­reo­gra­fía que lle­vó a la in­mor­ta­li­dad la can­ción, y ni ha­blar del vi­deo clip. To­da esa emo­ción si­guió cuan­do el can­tau­tor in­ter­pre­tó Billy Jean, la cual fue can­ta­da a to­do pulmón por prác­ti­ca­men­te to­do el ser vi­vien­te que se en­con­tra­ba en el es­ta­dio. Va­rias can­cio­nes for­ma­ron par­te del re­per­to­rio, pa­ra lue­go ce­rrar con su más re­cien­te éxi­to, Black or Whi­te, la cual,

con el pa­sar del tiem­po, se con­ver­ti­ría en una de sus principales can­cio­nes, de­bi­do al men­sa­je an­ti­rra­cis­mo que trans­mi­tía. Pa­ra es­ta can­ción, Jack­son so­li­ci­tó la par­ti­ci­pa­ción del gui­ta­rris­ta de Guns N’ Ro­ses, Slash, pa­ra dar­le a es­ta can­ción de hard rock una lí­nea más agre­si­va; ade­más, cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de Tim Pier­ce en la gui­ta­rra heavy me­tal.

Un da­to so­bre es­te con­cier­to es que es el úni­co de Jack­son lan­za­do en DVD en los Es­ta­dos Uni­dos, jun­to con el con­cier­to del His­tory en Seúl, que fue lan­za­do co­mo un VHS en Co­rea. Mu­chos otros DVD han si­do pu­bli­ca­dos en di­ver­sos paí­ses.

Su­per Bowl 93: Half-Ti­me Show

Pa­ra mu­chos, la más icó­ni­ca de las pre­sen­ta­cio­nes de Mi­chael Jack­son, ya que fue in­ter­pre­ta­da en te­le­vi­sión na­cio­nal es­ta­dou­ni­den­se, y cla­ro, el res­to del mun­do, ade­más de que cam­bio por com­ple­to las pre­sen­ta­cio­nes del show del me­dio tiem­po del even­to te­le­vi­si­vo más vis­to en los Es­ta­dos Uni­dos: el Su­per Bowl. An­tes se pre­sen­ta­ban mú­si­cos ame­ni­zan­do al pú­bli­co mien­tras des­can­sa­ban los ju­ga­do­res; pe­ro los ín­di­ces de au­dien­cia caían. Pa­ra con­tra­rres­tar eso, la Na­tio­nal Foot­ball Lea­gue (NFL) de­ci­dió dar un gi­ro y ofre­cer “al­go más” pa­ra man­te­ner a los es­pec­ta­do­res co­nec­ta­dos, y qué me­jor que de la mano del ído­lo mu­si­cal del mo­men­to. El domingo 31 de enero de 1993, en el es­ta­dio Ro­se Bowl en Pa­sa­de­na, Ca­li­for­nia, al me­dio tiem­po, en la pan­ta­lla apa­re­ció una cuen­ta re­gre­si­va del 10 al ce­ro. En ese mo­men­to sa­le la pro­duc­to­ra Ra­dio City Mu­sic Hall anun­cian­do un es­pec­tácu­lo sin pre­ce­den­tes, de­jan­do el pú­bli­co pres­tan­do mu­cha aten­ción, mien­tras una fi­gu­ra de Mi­chael co­men­za­ba a ver­se en otra de las pan­ta­llas del es­ta­dio. La mis­ma que después as­cen­día y sa­lía de la pan­ta­lla pa­ra que el as­tro del pop apa­re­cie­ra so­bre ella co­mo por ar­te de ma­gia.

El Rey del Pop apa­re­ció de gol­pe en me­dio de un es­ce­na­rio 360 tras una ex­plo­sión de hu­mo y el gri­to en­sor­de­ce­dor del pú­bli­co. Un tra­je ne­gro y un cin­tu­rón do­ra­do eran el atuen­do que acom­pa­ña­ba los len­tes os­cu­ros que se fue qui­tan­do len­ta­men­te pa­ra co­men­zar su es­pec­tácu­lo con Jam, sen­ci­llo de su ál­bum Dan­ge­rous.

Tras in­ter­pre­tar ape­nas 30 se­gun­dos de es­te te­ma jun­to a cua­tro bai­la­ri­nes, Mi­chael se qui­tó la cha­que­ta y se pu­so un som­bre­ro ne­gro cuan­do Bi­llie Jean co­men­zó a so­nar y, un minuto más tar­de un Moonwalk hi­zo es­ta­llar el Ro­se Bowl.

Lue­go vino Black or Whi­te y su lla­ma­do a la unión de las ra­zas con un fuer­te im­pul­so mu­si­cal que con­clu­yó con un po­co de pi­ro­tec­nia. El show ce­rró con un gru­po de ni­ños de di­fe­ren­tes ra­zas, for­man­do un mun­do in­ter­ra­cial y, de fon­do so­nan­do We Are The World. Así fue co­mo, en 13 mi­nu­tos y 25 se­gun­dos, el Rey del Pop cam­bió el sen­ti­do del me­dio tiem­po del Su­per Bowl. 30 años del rey del pop: New York

El 10 de sep­tiem­bre se con­ver­ti­ría en una no­che em­ble­má­ti­ca pa­ra la ciu­dad de Nue­va York, pri­me­ro por­que al día si­guien­te dos avio­nes co­mer­cia­les im­pac­ta­rían las to­rres ge­me­las y, se­gun­do, por­que el Ma­dis­son Squa­re Gar­den se­ría el úl­ti­mo es­ce­na­rio don­de se vie­ra por úl­ti­ma vez a Mi­chael Jack­son en vi­vo.

Des­de Eu­ro­pa has­ta Amé­ri­ca La­ti­na, la gran­de­za de Mi­chael Jack­son se es­par­ció por el mun­do, de­jan­do su in­mor­tal hue­lla en ca­da sue­lo, en ca­da es­ce­na­rio que es­te pi­sa­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.