Su co­ro­na­ción en Cos­ta de Mar­fil

En 1992, el reino de San­wi de­cla­ró a Mi­chael Jack­son co­mo su rey

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Mi­la­gros De Jesús fo­to Ar­chi­vos Mi­chael Jack­son

El sin­nú­me­ro de éxi­tos que co­se­chó Mi­chael Jack­son du­ran­te su vi­da fue en par­te, re­sul­ta­do de su gran ca­pa­ci­dad in­ter­pre­ta­ti­va, por lo que in­nu­me­ra­bles ve­ces fue me­re­ce­dor de re­co­no­ci­mien­tos en im­por­tan­tes es­ce­na­rios in­ter­na­cio­na­les. Pe­ro no so­lo fue ga­lar­do­na­do por su ta­len­to ar­tís­ti­co, sino más bien, por ser un fi­lán­tro­po, ya que su ca­li­dad hu­ma­ni­ta­ria lo lle­vó a apo­yar di­fe­ren­tes cau­sas be­né­fi­cas y so­cia­les. Es por es­to que el 12 de fe­bre­ro de 1992, un pue­blo lla­ma­do Krind­ja­bo, de Cos­ta de Mar­fil, lo co­ro­nó co­mo "rey de San­wi". En la ce­re­mo­nia, el Rey del Pop fue cu­bier­to con una tú­ni­ca de co­lor mo­ra­do. Los re­yes y los je­fes de los pue­blos cer­ca­nos se unie­ron con los al­dea­nos de la tri­bu en la ce­le­bra­ción de en­tro­ni­za­ción en ho­nor a Jack­son, los an­cia­nos can­ta­ron con­ju­ros y ver­tie­ron gi­ne­bra so­bre la tie­rra se­ca pa­ra hon­rar la me­mo­ria de los an­te­pa­sa­dos del pue­blo. Asi­mis­mo, la al­ga­ra­bía de la gen­te se apo­de­ró del lu­gar y to­dos que­da­ron ad­mi­ra­dos al mo­men­to en que Amon N'Douf­fou, je­fe de la et­nia tra­di­cio­nal de Krind­ja­bo, co­lo­có una co­ro­na de oro so­bre la ca­be­za del mo­nar­ca mu­si­cal, pro­cla­mán­do­lo rey. "Mer­ci beau­coup" (mu­chas gra­cias), fue­ron las pa­la­bras que, re­pe­ti­das ve­ces, Mi­chael Jack­son pro­nun­ció a los pre­sen­tes. Lue­go, él se unió a los an­cia­nos de la cor­te del rey pa­ra fir­mar los do­cu­men­tos ofi­cia­les y se sen­tó en un trono de oro, mien­tras las bai­la­ri­nas, ves­ti­das con tú­ni­cas blan­cas, rin­die­ron una des­lum­bran­te dan­za pa­ra ben­de­cir la co­ro­na­ción del nue­vo con­sor­te de Krind­ja­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.