Alia­do de la tec­no­lo­gía Una ga­la­xia crea­ti­va

Fue gra­cias a ella que lo vi­mos pre­sen­te en el es­ce­na­rio de la ga­la de los Bill­board Mu­sic Awards del 2014, cin­co años después de su muer­te...

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Sue He­len Ro­drí­guez fo­to Ar­chi­vos Mi­chael Jack­son

La tec­no­lo­gía es ca­paz de ofre­cer­nos la po­si­bi­li­dad de ob­ser­var có­mo lo má­gi­co y lo ines­pe­ra­do, se pue­de con­ver­tir en real.

La tec­no­lo­gía es un re­cur­so que siem­pre ha in­ci­di­do en la mú­si­ca y los ví­deos de pro­mo­ción son una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta que Mi­chael Jack­son en­ten­dió a la per­fec­ción en un mo­men­to don­de na­die más se ha­bía atre­vi­do a uti­li­zar­los. Es pre­ci­sa­men­te la tec­no­lo­gía que uti­li­zó en sus ví­deos mu­si­ca­les su prin­ci­pal le­ga­do. Pro­duc­cio­nes au­dio­vi­sua­les al es­ti­lo de las pe­lí­cu­las de Holly­wood, uso de gran­des fi­gu­ras del en­tre­te­ni­mien­to, efec­tos es­pe­cia­les, co­reo­gra­fías ela­bo­ra­das y gran­des pre­su­pues­tos, acom­pa­ña­ban los ví­deos mu­si­ca­les del Rey del Pop y que se con­vir­tie­ron en éxi­tos inol­vi­da­bles que hoy día son re­fe­ren­cia pa­ra los ar­tis­tas de es­ta ge­ne­ra­ción. Th­ri­ller es el ví­deo más fa­mo­so, en el cual Mi­chael se apo­yó de la tec­no­lo­gía pa­ra lo­grar dar­le el to­que de pe­lí­cu­la a un ví­deo mu­si­cal. Cla­si­fi­ca­do co­mo cor­to­me­tra­je, por los 14 mi­nu­tos de du­ra­ción, así co­mo por la in­ver­sión pre­su­pues­ta­ria tan ele­va­da pa­ra la épo­ca, Th­ri­ller su­pera los 100,000 dó­la­res de pro­duc­ción que, por lo re­gu­lar, cos­ta­ba un ví­deo en el año 1982, pa­ra al­can­zar la ele­va­da su­ma de 800,000 dó­la­res.

Es es­te fil­me que re­de­fi­nió el con­cep­to de los ví­deos mu­si­ca­les, no so­lo por la tec­no­lo­gía uti­li­za­da, sino por el com­ple­men­to que lo­gró la es­ce­no­gra­fía, la co­reo­gra­fía, in­ter­pre­ta­ción, mú­si­ca y ves­tua­rio, ade­más de ser con­si­de­ra­do en la cultura pop co­mo su em­ble­ma. Otro de los ví­deos que se pro­mo­cio­nó con gran éxi­to fue, Bad, el cual for­ma par­te del sép­ti­mo ál­bum de Jack­son y fue di­ri­gi­do por Mar­tin Scor­se­se, con 18 mi­nu­tos de du­ra­ción y en alu­sión a la pe­lí­cu­la de 1961 West Si­de Story.

Los gran­des per­ma­ne­cen pre­sen­tes a tra­vés de su le­ga­do, y con Mi­chael y la tec­no­lo­gía co­mo alia­do, la opor­tu­ni­dad de se­guir vi­gen­te. Aún después de su muer­te se hi­zo pre­sen­te en el es­ce­na­rio de la ga­la de los Bill­board Mu­sic Awards del año 2014, don­de un es­pec­ta­cu­lar ho­lo­gra­ma de Mi­chael Jack­son bai­ló en el es­ce­na­rio el te­ma Sla­ve to the Rhthm, del ál­bum pós­tu­mo Xs­ca­pe.

Un ho­lo­gra­ma tan bien lo­gra­do, que así co­mo Mi­chael nos en­ga­ña­ba con­vir­tién­do­se en lobo du­ran­te el fa­mo­so ví­deo de Th­ri­ller, lo ve­mos eje­cu­tar, en ho­lo­gra­ma (cla­ro y gra­cias al avan­ce tec­no­ló­gi­co) una per­fec­ta co­reo­gra­fía jun­to a bai­la­ri­nes reales. Pa­ra los fans, es­ta al­ter­na­ti­va des­per­tó sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos, de ver a nues­tro ído­lo después de cin­co años de muer­to, en ese en­ton­ces, una can­ción y un per­fec­to bai­le, co­mo si nun­ca se hu­bie­ra ido.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.