Él tam­bién fue “Pe­ter Pan” Por siem­pre un ni­ño...

Pa­ra es­te fe­nó­meno mu­si­cal, ras­gar la lí­nea de lo in­fan­til, aún sien­do un adul­to, fue lo más cer­cano que tu­vo a lo que mu­chos lla­man: fe­li­ci­dad

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Jua­na Ca­bre­ra fo­to Ar­chi­vos Mi­chael Jack­son

Una vi­da a lo in­ver­so es par­te de lo que le to­có a Mi­chael Jack­son: ini­ciar a vi­vir al rit­mo de un adul­to pa­ra ter­mi­nar de ha­cer­lo al de un in­fan­te. Son di­ver­sos los mo­ti­vos a los que se atri­bu­ye el com­por­ta­mien­to de “ni­ño que úni­ca­men­te cre­ció de ta­ma­ño, pe­ro a quien la in­fan­ti­li­dad siem­pre acom­pa­ñó”, que tu­vo el icó­ni­co ar­tis­ta. Cuan­do su pa­dre, Jo­seph Jack­son “Joe”, aban­do­nó su gru­po, The Fal­cons, y pos­te­rior­men­te for­ma­ra la agru­pa­ción mu­si­cal The Jack­son Fa­mily, el mun­do de Mi­chael se vio mar­ca­do por lo que le de­fi­ni­ría pa­ra to­da la vi­da, pues se con­vir­tió en su so­lis­ta prin­ci­pal y, años más tar­de, en uno de los ex­po­nen­tes con ma­yor al­can­ce den­tro de la in­dus­tria.

En la mis­ma en­tre­vis­ta en que Oprah le lla­mó “Rey del Es­pec­tácu­lo”, por en­ten­der que “Rey del Pop” le que­da­ba pe­que­ño; Mi­chael Jack­son de­ta­lló to­do por lo que tu­vo que pa­sar de ni­ño y ado­les­cen­te, a cau­sa de lo que su pa­dre ha­bía ele­gi­do pa­ra la fa­mi­lia.

Y es que los mo­men­tos de ocio de­ja­ron de exis­tir pa­ra él. A par­tir de sus 8 años de edad, no co­no­ció otro mun­do que no fue­ra el de las cons­tan­tes pre­sen­ta­cio­nes, lec­cio­nes con pro­fe­so­res par­ti­cu­la­res, y pro­mo­ción de sus ál­bu­mes, lo que le de­man­da­ba mu­cho tiem­po. “Su­pon­go que veía en mí a su ni­ño de oro o lo que fue­se”, ex­pli­có Mi­chael, re­fi­rién­do­se a su pa­dre, en una oca­sión.

Al desa­rro­llar­se con la ca­ren­cia de una in­fan­cia nor­mal, atra­pa­da por la in­dus­tria del es­pec­tácu­lo, el ar­tis­ta adop­tó un com­por­ta­mien­to definido co­mo ‘Sín­dro­me de Pe­ter Pan’: “cuan­do los se­res hu­ma­nos no quie­ren cre­cer”, acep­ción to­ma­da de un per­so­na­je fic­ti­cio crea­do por el es­cri­tor es­co­cés, Ja­mes Matt­hew Ba­rrie.

En el año 2003, de­cla­ró: “Soy Pe­ter Pan”, du­ran­te el do­cu­men­tal Li­ving with Mi­chael Jack­son, de­cla­ra­ción que ge­ne­ró nu­me­ro­sos co­men­ta­rios, pe­ro que no lle­gó sin pre­vio avi­so. Es­te Jack­son, en 1990, com­pró una pro­pie­dad a la que bau­ti­zó con el nom­bre de Ne­ver­land (El País de Nun­ca Ja­más), el cual pro­vie­ne de la is­la de fan­ta­sía de la his­to­ria de Pe­ter Pan, don­de los ni­ños no cre­cían. El “Ran­cho Ne­ver­land” fue su ho­gar. Lo pre­pa­ró com­ple­ta­men­te. Fun­gía a la vez co­mo par­que de atrac­cio­nes pri­va­do al que ado­ra­ba lle­var ni­ños a ju­gar, co­mo for­ma de es­tar cer­ca –de al­gún mo­do– de su pro­pia in­fan­cia. Allí se com­por­ta­ba co­mo el ni­ño que no ha­bía po­di­do ser. “Es co­mo en­trar a la Tie­rra de Oz. Cuan­do atra­vie­sas la puer­ta, el mun­do ex­te­rior de­ja de exis­tir”, di­jo una vez.

Ya sea por la vi­da en ca­me­ri­nos, es­ce­na­rios y es­tu­dios a la que le hi­cie­ron de­di­car­se muy tem­prano, y con pre­sión; o por el po­co equi­li­brio en­tre ese es­ti­lo de vi­da y su con­di­ción de “ni­ño”; a es­te ar­tis­ta le pa­sa­ba lo mis­mo que a su per­so­na­je: des­co­no­cía el mun­do real de un adul­to nor­mal o, en su de­fec­to, se re­sis­tía a él. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.