Spi­der­man: El sue­ño que no pu­do rea­li­zar

La pa­sión por los su­per­hé­roes lo lle­vó a que­rer en­car­nar a El Hom­bre Ara­ña.

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Pe­tra Minaya fotos Ar­chi­vos Mi­chael Jack­son

Muy co­no­ci­do co­mo el Rey del Pop, por su des­tre­za en ta­ri­ma, cre­ció en me­dio del mun­do ar­tís­ti­co, y no tan­to in­du­ci­do por su pa­dre y her­ma­nos, sino que siem­pre dio in­di­cios de su in­te­rés por la mú­si­ca. Con el tiem­po, su amor por el ar­te y to­das sus ra­mas fue cre­cien­do de for­ma im­pa­ra­ble y eso lo de­no­ta­ba ca­da vez que se pre­sen­ta­ba ante un pú­bli­co que acla­ma­ba y aplau­día de for­ma eu­fó­ri­ca ca­da una de sus com­po­si­cio­nes. Pe­ro, al pa­re­cer, no se con­for­ma­ba con so­lo can­tar, bai­lar, com­po­ner y es­tar in­mer­so en múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des de ca­rác­ter ca­ri­ta­ti­vo. La ilu­sión de in­ter­pre­tar a un per­so­na­je por me­dio de la ac­tua­ción, lo lle­vó a que­rer en­car­nar y dar­le vi­da al hom­bre de los rascacielos: El hom­bre ara­ña. Aun­que siem­pre qui­so al­can­zar es­ta me­ta du­ran­te to­da su ca­rre­ra, a ve­ces las per­so­nas no son afor­tu­na­das con to­do lo que an­he­lan en la vi­da y, en esa oca­sión, al pa­re­cer el des­tino no ju­gó las car­tas a su fa­vor, ya que es­te sue­ño que arro­pa­ba sus pen­sa­mien­tos no pu­do ser com­ple­ta­do. El in­ten­to del Rey del Pop por lo­grar ma­te­ria­li­zar sus de­seos ac­to­ra­les, ini­ció cuan­do se em­pe­ñó en com­prar Mar­vel, com­pa­ñía que tie­ne en sus ma­nos la pro­duc­ción de es­ta sa­ga. En la dé­ca­da de los no­ven­ta, las dis­cu­sio­nes del ar­tis­ta con la pro­duc­to­ra de la cin­ta no arro­ja­ron los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos por la es­tre­lla y se es­fu­ma­ron to­das las po­si­bi­li­da­des de que pu­die­ra in­ter­pre­tar las aven­tu­ras de Pe­ter Par­ker. Aun­que fue par­tí­ci­pe de va­rios cor­to­me­tra­jes, mu­si­ca­les y do­cu­men­ta­les, que lo de­ja­ron po­ner en prác­ti­ca sus des­tre­zas co­mo ac­tor, sus an­sias de lle­gar a la pan­ta­lla gran­de y su ob­se­sión por los su­per­hé­roes, lo lle­va­ron a que­rer pro­ta­go­ni­zar esa pe­lí­cu­la. ¿Po­co ta­len­to pa­ra ac­tuar o sim­ple­men­te ma­la suer­te? Eso no lo sa­be­mos, lo que sí se pue­de con­fir­mar es que, se­gún de­cla­ra­cio­nes del es­cri­tor y edi­tor de có­mics es­ta­dou­ni­den­se Stan Lee y, en su mo­men­to, muy ami­go del ar­tis­ta, ha con­fir­ma­do que es­tá muy se­gu­ro de que si le hu­bie­sen ofre­ci­do el per­so­na­je al “rey’’, es­te hu­bie­se acep­ta­do sin po­ner nin­gún ti­po de ob­je­ción. “En reali­dad no es­toy se­gu­ro si que­ría pro­du­cir la pe­lí­cu­la, o in­ter­pre­tar el pa­pel. Nues­tra con­ver­sa­ción no lle­gó a tan­to”, afir­ma, re­fi­rién­do­se a una con­ver­sa­ción que ha­bía sos­te­ni­do con la es­tre­lla en su ran­cho de Ne­ver­land. Su ob­je­ti­vo es­ta­ba muy cla­ro: ade­más de ser el Rey del Pop y ser acla­ma­do por sus inol­vi­da­bles con­cier­tos, tam­bién que­ría con­ver­tir­se en una es­tre­lla de la pan­ta­lla gran­de y ser acla­ma­do por su pú­bli­co co­mo un su­per­hé­roe. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.