Ne­ver­land Va­lley: Un es­pa­cio pa­ra ser fe­liz

“Pa­ra eso es­tá Ne­ver­land, pa­ra es­ca­par de los rui­dos del mun­do y en­con­trar­te de nue­vo con tu inocen­cia”. Mi­chael Jack­son

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Ka­ren Ji­mé­nez fotos Ar­chi­vos Mi­chael Jack­son

La ex­tra­va­gan­cia y au­ten­ti­ci­dad de Mi­chael Jack­son no era so­lo vis­ta en sus atuen­dos, pa­sos de bai­le, ac­tua­cio­nes y vi­deos, así lo de­mos­tró al ad­qui­rir en mar­zo de 1988 la pro­pie­dad que bau­ti­zó co­mo “Ne­ver­land Va­lley”. Se­gún el li­bro La ma­gia, la lo­cu­ra, la his­to­ria com­ple­ta 1958-2009 de J. Randy Ta­ra­bo­rre­lli, des­de que Jack­son co­no­ció el lu­gar que­dó fas­ci­na­do y pro­ce­dió a ges­tio­nar su com­pra con in­sis­ten­cia. En sus ini­cios, la com­pra fue ocul­ta­da, in­clu­so de sus fa­mi­lia­res. Era su es­ca­pe y di­jo que ne­ce­si­ta­ba es­pa­cio, un lu­gar don­de pen­sar y tiem­po li­bre lue­go de la gi­ra Bad. Ne­ver­land fue su te­rreno ideal, un sue­ño he­cho reali­dad don­de él po­día ser quien qui­sie­ra ser y li­de­rar co­mo lo ha­cía el per­so­na­je fic­ti­cio del es­co­cés J. M. Ba­rrie, Pe­ter Pan, a quien emu­la­ba. Jack­son se sen­tía co­mo un ni­ño. Un lu­gar má­gi­co lleno de po­se­sio­nes an­ti­guas, una imi­ta­ción de la is­la de fan­ta­sía que ha­bía ins­pi­ra­do su nom­bre. Mil cien hec­tá­reas don­de, apar­te de una lu­jo­sa Man­sión, se en­con­tra­ba un zoo­ló­gi­co con su co­lec­ción de ani­ma­les sal­va­jes, una es­ta­ción de tren al es­ti­lo Dis­ney, un par­que te­má­ti­co con una no­ria, un ca­rru­sel y mon­ta­ña ru­sa, pis­ci­na, ci­ne, la­go y de­más zo­nas re­crea­ti­vas. Des­de 1990, se re­ci­bían nu­me­ro­sos ni­ños con en­fer­me­da­des ter­mi­na­les pa­ra que ellos pu­die­ran dis­fru­tar del la­do dul­ce y fan­tás­ti­co de la vi­da. Allí po­dían su­bir a las dis­tin­tas atrac­cio­nes, tre­par ár­bo­les, leer cuen­tos, reír y ser lo que Mi­chael fue du­ran­te to­da la vi­da: un ver­da­de­ro ni­ño. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.