Bub­bles el chim­pan­cé La mascota del can­tan­te es­ta­dou­ni­den­se

El chim­pan­cé que, du­ran­te más de una dé­ca­da, se con­vir­tió en el in­se­pa­ra­ble com­pa­ñe­ro de Jack­son, y del cual no se su­po mu­cho más des­de me­dia­dos de la dé­ca­da del 90.

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Pa­tri­cia Acos­ta fo­to Jim Smeal

Des­de el año 2005, Bub­bles vi­ve en las ins­ta­la­cio­nes de Cen­ter for Great Apes. Fue li­be­ra­do después de la muer­te del can­tan­te, su úni­ca mascota. Na­ció en un la­bo­ra­to­rio bio­mé­di­co de Te­xas, un lu­gar don­de crían pri­ma­tes pa­ra ex­pe­ri­men­tar­los y es­tu­diar­los. El chim­pan­cé vi­vió una tris­te his­to­ria: na­ció en 1983, fue se­pa­ra­do de su ma­dre des­de que era un be­bé y fue ven­di­do a un en­tre­na­dor de ani­ma­les en Holly­wood con el fin de con­ver­tir­lo en un ani­ma­li­to do­ma­ble pa­ra el can­tan­te de pop más fa­mo­so de la his­to­ria. Mien­tras es­tu­vo ba­jo el po­der del can­tan­te, siem­pre fue su­per­vi­sa­do por Bob Dunn, un en­tre­na­dor de ani­ma­les pa­ra pe­lí­cu­las. Acom­pa­ñó al ar­tis­ta a va­rias gi­ras pro­mo­cio­na­les. Du­ran­te su gi­ra Bad World, lo lle­vó a Ja­pón y sor­pren­dió a los fa­ná­ti­cos cuan­do lo al­can­za­ron a ver con Bub­bles to­man­do el té jun­to a Mi­chael y el al­cal­de ja­po­nés. Fue a pro­gra­mas de te­le­vi­sión, apa­re­ció bai­lan­do en pe­lí­cu­las y vi­deo­clips. La es­pe­cia­lis­ta en es­tu­diar ani­ma­les pla­cen­ta­rios al que per­te­ne­cen los hu­ma­nos, Ja­ne Goo­dall, siem­pre ha sos­pe­cha­do de que Bub­bles fue mal­tra­ta­do mien­tras es­tu­vo al cui­da­do de Mi­chael Jack­son.

Su pro­pie­ta­rio lo uti­li­zó pa­ra en­tre­te­ner y fue obli­ga­do a apren­der el “moonwalk”, el mo­vi­mien­to más fa­mo­so del ar­tis­ta Mi­chael Jack­son.

Vi­vió en la ca­sa de En­cino con la Bub­bles dor­mía en el dor­mi­to­rio del can­tan­te, en una cu­na, iban al ci­ne jun­tos, se da­ban be­sos en la bo­ca, se sen­ta­ba jun­to a Mi­chael a co­mer, le lle­va­ban su pla­to de co­mi­da con su te­ne­dor, lle­va­ba pa­ñal y has­ta se du­cha­ba en el mis­mo ba­ño de Mi­chael. En mu­chas oca­sio­nes lle­ga­ron a ves­tir el mis­mo es­ti­lo y co­lor de tra­je. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.