El co­mer­cial de Pep­si que ca­si le cos­tó la vi­da

El ma­yor con­tra­to que ha­bía fir­ma­do un ar­tis­ta con una mar­ca tan re­co­no­ci­da co­mo lo era en ese mo­men­to la em­pre­sa dis­tri­bui­do­ra de los re­fres­cos Pep­si.

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Pe­tra Minaya fotos Ar­chi­vos Mi­chael Jack­son

Tres mil per­so­nas aba­rro­ta­ron el es­ce­na­rio Burn Cen­ter de Los Án­ge­les, el 27 de enero de 1984, una fe­cha que de acuer­do a los pla­nes he­chos que­da­ría mar­ca­da en las men­tes de mu­chas per­so­nas. ¡Y sí que fue inol­vi­da­ble! Tras el ro­tun­do éxi­to que al­can­zó después de lan­zar al mer­ca­do su ál­bum Th­ri­ller, el ar­tis­ta se con­vir­tió en una mo­ne­da de oro pa­ra las cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias y fir­ma­ría el anun­cio del año jun­to a Pep­si. A pe­sar de las prue­bas lle­va­das a ca­bo an­tes de la es­tre­lla po­ner­se en ac­ción y sa­lir al es­ce­na­rio, al ins­tan­te de ini­ciar las gra­ba­cio­nes del au­dio­vi­sual, so­lo unos se­gun­dos fue­ron ne­ce­sa­rios pa­ra que el tan es­pe­ra­do mo­men­to se con­vir­tie­ra en un ines­pe­ra­do desas­tre que re­bo­só de te­mor to­do el lu­gar, ante la ig­no­ran­cia del Rey del Pop de te­ner el ca­be­llo to­tal­men­te pren­di­do en lla­mas, en me­dio de su co­reo­gra­fía. El si­nies­tro, que fue cau­sa­do por la ma­la po­si­ción de los fue­gos ar­ti­fi­cia­les uti­li­za­dos en el es­ce­na­rio y que es­ta­lla­ron an­tes del tiem­po que se ha­bía es­ta­ble­ci­do, pro­du­je­ron al ar­tis­ta que­ma­du­ras de se­gun­do y ter­cer gra­do en to­do el cue­ro ca­be­llu­do y la ca­ra, lo que fue si­nó­ni­mo de pá­ni­co pa­ra los eje­cu­ti­vos de la mar­ca, al pen­sar que to­ma­rían ac­cio­nes le­ga­les en su con­tra, ya que la cer­ca­nía don­de po­si­cio­na­ron di­chos ex­plo­si­vos no cum­plían con la ley de se­gu­ri­dad en aquel en­ton­ces. Más de un ope­ra­rio co­rrió en au­xi­lio del ar­tis­ta que se mo­vía en un in­ten­to de­ses­pe­ra­do por so­fo­car el fue­go que con­su­mía su ca­be­za y par­te de su ros­tro. In­me­dia­ta­men­te fue sa­ca­do pa­ra emer­gen­cias al hos­pi­tal Ce­dars-Si­nai, aun­que por la gra­ve­dad de sus que­ma­du­ras fue tras­la­da­do al Brot­man Me­di­cal Cen­ter. “La cau­sa del fue­go fue sim­ple­men­te la es­tu­pi­dez. Yo te­nía que ba­jar por una es­ca­le­ra mien­tras a mi la­do es­ta­lla­ban car­tu­chos de mag­ne­sio. Mu­cho después des­cu­brí que los car­tu­chos es­ta­ban a me­dio me­tro, lo que era una cla­ra in­frac­ción a las re­glas de se­gu­ri­dad. Lo cu­rio­so es que to­do el in­ci­den­te ge­ne­ró mu­cha pu­bli­ci­dad pa­ra el anun­cio, y se ven­die­ron más be­bi­das Pep­si que nun­ca”. Así se ex­pre­só Jack­son pos­te­rior al in­ci­den­te. Las ci­ca­tri­ces fue­ron per­ma­nen­tes, una pe­lu­ca se hi­zo par­te de la ima­gen del ar­tis­ta, la cual uti­li­za­ba con el ob­je­ti­vo de ocul­tar el cre­ci­mien­to que­bra­do de su ca­be­llo a raíz de las que­ma­du­ras que que­da­ron vi­si­bles en sus re­cuer­dos y lo mar­ca­ron pa­ra la to­da la vi­da, pe­ro re­mo­vie­ron en Mi­chael su la­do más sen­si­ble, ya que se hi­zo par­tí­ci­pe de do­na­cio­nes que fa­vo­re­cie­ran a per­so­nas afec­ta­das con al­gún ti­po de que­ma­du­ras en su cuer­po; do­nan­do una cá­ma­ra hi­per­bá­ri­ca que se­ría uti­li­za­da pa­ra el tra­ta­mien­to de las que­ma­du­ras, lo que lle­vó al hos­pi­tal, en su re­co­no­ci­mien­to, re­nom­brar la Uni­dad de Que­ma­du­ras co­mo "The Mi­chael Jack­son Burn Cen­ter".

RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.