Los gran­des amo­res de su vi­da

Lo cier­to es que al Rey del Pop se le ha vin­cu­la­do con va­rias ar­tis­tas y mu­je­res no tan famosas a lo largo de su ca­rre­ra, pe­ro aún así, es­te siem­pre op­tó por ser más dis­cre­to con su vi­da amo­ro­sa.

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Ma­ría J. Sued He­rias fotos Ar­chi­vos Mi­chael Jack­son

Mi­chael Jack­son siem­pre fue un hom­bre que dio de qué ha­blar, ya fue­se por sus di­ver­sos lo­gros, ta­len­to, su as­pec­to e in­clu­so has­ta por pro­ble­mas ju­di­cia­les. Sin em­bar­go, es muy po­co lo que se co­no­ce so­bre sus re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les.

Re­la­cio­nes ofi­cia­les

Ante los ojos del mun­do, al can­tan­te so­lo se le co­no­ce dos re­la­cio­nes de ma­ne­ra for­mal, las cua­les fue­ron sus exes­po­sas, Li­sa Ma­rie Pres­ley, y la ma­dre de sus hi­jos, De­bo­rah Jean­ne Ro­we. Pa­ra el año 1994, Mi­chael Jack­son, con­trae ma­tri­mo­nio con la hi­ja de El­vis Pres­ley de la ma­ne­ra más dis­cre­ta po­si­ble en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y, des­de en­ton­ces, se mar­ca un he­cho his­tó­ri­co en la cultura pop. La unión de am­bas per­so­na­li­da­des creó va­rias con­tro­ver­sias y fue mu­chas ve­ces cri­ti­ca­da, ya que se ru­mo­ra­ba que el ma­tri­mo­nio era sim­ple­men­te una es­tra­te­gia pu­bli­ci­ta­ria pa­ra eva­dir al­gu­nas acu­sa­cio­nes le­ga­les a las que se en­fren­ta­ba Jack­son en ese mo­men­to. La pa­re­ja ma­ni­fes­tó su de­seo de te­ner un be­bé, pe­ro dos años más tar­de el ma­tri­mo­nio lle­gó a su fin, con una so­li­ci­tud de di­vor­cio por par­te de Pres­ley.

Lue­go de la se­pa­ra­ción de Mi­chael y Li­sa, no pa­só mu­cho tiem­po an­tes de que Jack­son en­con­tra­ra una nue­va pa­re­ja. El can­tan­te vuel­ve a con­traer nup­cias, pe­ro es­ta vez con una per­so­na fue­ra del mun­do ar­tís­ti­co. De­bo­rah Jean­ne Ro­we, tam­bién ma­dre de Prin­ce Jack­son I y Pa­ris Jack­son, pa­só a ser la se­gun­da “Mrs. Jack­son”. Es­ta unión tu­vo lu­gar en Syd­ney, Aus­tra­lia, el 14 de no­viem­bre del 1996. La pa­re­ja se ha­bía co­no­ci­do a me­dia­dos de los años 80 cuan­do el can­tan­te fue diag­nos­ti­ca­do con vi­tí­li­go; pa­ra ese en­ton­ces, Ro­we era la en­fer­me­ra del der­ma­tó­lo­go que le aten­día. Am­bos crea­ron un víncu­lo de amis­tad tan fuer­te du­ran­te los años que De­bo­rah tra­tó con la en­fer­me­dad de Jack­son, que al fi­nal ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en “amor”. No obs­tan­te, es­te sen­ti­mien­to no per­du­ró tan­to y, pa­ra el 1999, la pa­re­ja se es­ta­ba se­pa­ran­do y De­bo­rah en­tre­gán­do­le la cus­to­dia com­ple­ta de sus hi­jos a Mi­chael.

No tan ofi­cia­les

De ser por sus di­ver­sas apa­ri­cio­nes en pre­mia­cio­nes y de­más even­tos con va­rias mu­je­res, po­dría pa­re­cer que la es­tre­lla del pop era to­do un don­juán. Mi­chael Jack­son, a pe­sar de no ser una fi­gu­ra tan mas­cu­li­na, al se­xo fe­me­nino le lla­ma­ba mu­cho la aten­ción. Las mu­je­res lo ido­la­tra­ban y sen­tían que su ad­mi­ra­ción ha­cia el se­xo fe­me­nino era lo que lo ha­cía tan es­pe­cial y desea­do por mu­chas. Y cla­ro, sin des­car­tar la fa­ma y po­pu­la­ri­dad del mis­mo. En el li­bro Con­fe­sio­nes de Mi­chael Jack­son. Las cin­tas del ra­bino Sh­mu­ley Bo­teach, el mis­mo de­cla­ra que no to­das las mu­je­res lle­na­ban sus ex­pec­ta­ti­vas y que so­lo sen­tía atrac­ción por cier­to ti­po, el cual con­si­de­ra­ba co­mo la ideal. En las con­fe­sio­nes, Mi­chael le ha­bla al ra­bino abier­ta­men­te de su atrac­ción ha­cia la prin­ce­sa Dia­na de Ga­les. El mis­mo la iden­ti­fi­ca­ba co­mo su amor pla­tó­ni­co, ya que no se atre­vía a in­vi­tar­la a una ci­ta. Pa­ra

Jack­son, Dia­na fue muy es­pe­cial, fe­me­ni­na y con mu­cha cla­se, ca­rac­te­rís­ti­cas que la ha­cían la mu­jer de sus sue­ños.

Por otro la­do, una ce­le­bri­dad que fue muy im­por­tan­te pa­ra él fue la ac­triz Brooke Shields. De acuer­do con Mi­chael, am­bos coin­ci­die­ron en una fies­ta y se in­ter­cam­bia­ron los te­lé­fo­nos, se lla­ma­ron y lue­go, en un re­en­cuen­tro pos­te­rior, más dis­cre­to, Shields hi­zo lo que Jack­son de­no­mi­nó co­mo “un acer­ca­mien­to”. Pa­ra él, la ac­triz fue uno de los gran­de amo­res de su vi­da y desea­ba que es­ta le hu­bie­se co­rres­pon­di­do de la mis­ma ma­ne­ra en la que él la ad­mi­ra­ba.

De igual for­ma, otra ac­triz que pa­só a des­lum­brar al can­tan­te fue su ín­ti­ma ami­ga Eli­za­beth Tay­lor. Pa­ra Jack­son, es­ta gran ami­ga, la cual le lle­va­ba 27 años de edad, hu­bie­se po­di­do lle­gar a ser “al­go más” que una amis­tad. Pe­ro su te­rror por la pren­sa y có­mo es­ta hu­bie­se po­di­do ata­car la re­la­ción de am­bos, no le per­mi­tió se­guir más ade­lan­te.

Al igual que Shields y Tay­lor, Ma­don­na tam­bién es­tu­vo re­la­cio­na­da al can­tan­te. Sin em­bar­go, en ella Mi­chael so­lo veía una gran ami­ga, a pe­sar de las es­pe­cu­la­cio­nes de que man­te­nían una re­la­ción. El pro­pio Mi­chael y Ma­don­na ad­mi­tie­ron que so­lo eran gran­des ami­gos, aun­que el ar­tis­ta sa­bía que la can­tan­te es­ta­ba lo­ca­men­te enamo­ra­da de él.

Tam­bién La au­to­ra del li­bro Mi­chael and Me, Sha­na Man­gan­tal, re­ve­ló, a tra­vés del mis­mo, la re­la­ción que man­tu­vo en se­cre­to con el can­tan­te du­ran­te mu­chos años. Am­bos es­tu­vie­ron jun­tos has­ta que Mi­chael se ca­sa­ra con Li­sa Ma­rie Pres­ley y, lue­go del se­gun­do di­vor­cio del can­tan­te, vol­vie­ron a jun­tar­se, pe­ro de ma­ne­ra in­ter­mi­ten­te. Sha­na en su li­bro in­di­ca que co­no­ció al can­tan­te en el año 1990 cuan­do tra­ba­ja­ba co­mo asis­ten­te del má­na­ger de Jack­son en aquel en­ton­ces, Sandy Ga­llin, y que des­de ahí fue amor a pri­me­ra vis­ta. Aun­que pú­bli­ca­men­te no fui­mos tes­ti­gos de los amo­ríos de Mi­chael, tras su muer­te se han re­ve­la­do las su­pues­tas re­la­cio­nes que el can­tan­te man­te­nía en pri­va­do. A pe­sar de que se du­da­ba de su se­xua­li­dad y de es­te no te­ner un as­pec­to y fi­gu­ra tan mas­cu­li­na, el “Rey del Pop” fue la atrac­ción y de­seo de mu­chas. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.