Pa­ter­ni­dad: Un sue­ño he­cho reali­dad

En bus­ca de un mun­do dis­tin­to pa­ra sus hi­jos

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Sue He­len Ro­drí­guez fo­to Ar­chi­vos Mi­chael Jack­son

Mi­chael te­nía una bue­na razón pa­ra pro­te­ger­los. Se em­pe­ño a to­da cos­ta por lo­grar lo que a él nun­ca le fue per­mi­ti­do: vi­vir. La res­pon­sa­bi­li­dad de ser pa­dres con­sis­te, en la ma­yo­ría de los ca­sos, en po­der ser ca­pa­ces de ofre­cer a esos se­res indefensos, un mun­do dis­tin­to al que tu­vi­mos no­so­tros, y es jus­ta­men­te lo que Mi­chael Jack­son bus­ca­ba al mo­men­to de dis­fra­zar a sus hi­jos. Des­de el mis­mo día de sus nacimientos, ya eran fa­mo­sos. Pa­ris, Prin­ce Mi­chael y Blan­ket, cre­cie­ron res­guar­da­dos de las cá­ma­ras y el pú­bli­co, que bus­ca­ba des­po­jar­los de la pri­va­ci­dad que no dis­fru­tó en su in­fan­cia el Rey del Pop. Quie­nes no si­guie­ron de cer­ca la vi­da y ca­rre­ra de Jack­son, no en­ten­dían con cla­ri­dad qué su­ce­día al­re­de­dor y se en­con­tra­ban ex­tra­ño que los ros­tros de los ni­ños siem­pre es­tu­vie­ran cu­bier­tos por más­ca­ras. Sus dos hi­jos ma­yo­res na­cie­ron mien­tras es­tu­vo ca­sa­do con su se­gun­da es­po­sa, la en­fer­me­ra, Deb­bie Ro­we, mien­tras que su hi­jo me­nor na­ció fru­to de una ma­dre sus­ti­tu­ta.

La pri­me­ra vez que se vio el ros­tro de los ni­ños fue du­ran­te el fu­ne­ral de su pa­dre ce­le­bra­do en el Sta­ples Cen­ter de Los Án­ge­les, pe­ro no se­ría el úni­co da­to que se des­ve­la­ría lue­go de su fa­lle­ci­mien­to, ya que los ru­mo­res so­bre la pa­ter­ni­dad de Jack­son no se hi­cie­ron es­pe­rar. A pe­sar de que la fa­mi­lia del ar­tis­ta ofre­ció de­cla­ra­cio­nes en va­rias oca­sio­nes, los ru­mo­res apun­ta­ban que los hi­jos del Rey del Pop, no eran de él. Las du­das sur­gie­ron por­que el pa­re­ci­do de los tres ni­ños con Mi­chael era prác­ti­ca­men­te nu­la, ade­más de que el co­lor de piel de es­tos con­tra­rres­ta­ba con el co­lor os­cu­ro de piel del ar­tis­ta. Sus in­ten­cio­nes de man­te­ner­los a sal­vo de la fa­ma que lo arro­pa­ba, no le per­mi­tió a sus hi­jos lle­var una vi­da nor­mal. Pa­ris, la ma­yor de sus hi­jos, fue edu­ca­da du­ran­te 12 años en ca­sa y lle­gó a re­ve­lar que no po­seía ha­bi­li­da­des so­cia­les.

En la bús­que­da de pro­te­ger y de amar a to­da cos­ta a los hi­jos, to­ma­mos de­ci­sio­nes que en al­gún mo­men­to la vi­da las re­vier­te, co­mo es el ca­so de Jack­son, que so­lo bus­ca­ba que sus hi­jos tu­vie­ran una vi­da pro­pia sin él, al fi­nal, el Rey del Pop, bus­ca­ba lo que él nun­ca tu­vo: una ni­ñez nor­mal.

RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.