Se apaga una es­tre­lla

El adiós a un ído­lo ame­ri­cano, ícono de la mú­si­ca y la cultura po­pu­lar.

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Ma­bely Ji­mé­nez fo­to Ar­chi­vos Mi­chael Jack­son

El 25 de ju­nio de 2009 una noticia trá­gi­ca y do­lo­ro­sa pa­ra mu­chos se hi­zo due­ña de los ti­tu­la­res. Ese día se apa­gó la luz del pro­ta­go­nis­ta del fa­mo­so pa­so de bai­le Moonwalk. Pa­ra sus fie­les se­gui­do­res, la esen­cia de es­ta mú­si­ca mu­rió con él, cuan­do el ar­tis­ta de 50 años per­dió la vi­da a cau­sa de un pa­ro car­día­co.

Una sies­ta sin des­per­tar

Es­ta noticia cau­só bas­tan­te con­tro­ver­sia y has­ta el día de hoy es te­ma de dis­cu­sión la ver­da­de­ra razón de su muer­te, sien­do la ver­sión más acer­ta­da un pa­ro car­día­co pro­vo­ca­do por la ex­ce­si­va do­sis de pro­po­fol (más que un sim­ple se­dan­te, un fuer­te anes­té­si­co qui­rúr­gi­co) y ben­zo­dia­ce­pi­nas. El mé­di­co fo­ren­se de­cla­ró el su­ce­so co­mo in­ten­to de ho­mi­ci­dio, por lo que su doc­tor per­so­nal, Con­rad Mu­rray, en el 2011, fue acu­sa­do de ho­mi­ci­dio in­vo­lun­ta­rio y con­de­na­do a cua­tro años de pri­sión, aun­que fue li­be­ra­do dos años an­tes.

En su de­fen­sa, Mu­rray de­cla­ró que tras va­rios me­ses de pre­pa­ra­ción y en­sa­yos pa­ra la gran gi­ra This is it, Jack­son te­nía se­rios pro­ble­mas pa­ra dor­mir y que ha­bía es­ta­do usan­do otras dro­gas, pe­ro no con­se­guía ali­viar el in­som­nio, y le ha­bía pe­di­do re­pe­ti­das ve­ces una ma­yor can­ti­dad del pro­po­fol lla­ma­do co­mún­men­te “le­che de am­ne­sia”. Sin em­bar­go, te­nía en su con­tra fuer­tes tes­ti­mo­nios y prue­bas de no ha­ber apli­ca­do el pro­ce­di­mien­to ade­cua­do pa­ra el su­mi­nis­tro de es­tas sus­tan­cias ni en sus in­ten­tos de re­ani­ma­ción del en­ton­ces fa­lle­ci­do, quien lue­go fue tras­la­da­do al hos­pi­tal de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia (UCLA).

In Memoriam

Ro­dea­do de ro­sas ro­jas y flo­res de di­ver­sos co­lo­res, sus pa­rien­tes, ami­gos cer­ca­nos y mi­les de fa­ná­ti­cos, en un ataúd de bron­ce re­po­sa­ba el cuer­po del ar­tis­ta en el Sta­ple Cen­ter de Los Án­ge­les, es­pa­cio don­de la fa­mi­lia, lue­go de un ser­vi­cio pri­va­do en el Sa­lón de la Li­ber­tad de Fo­rest Lawn Me­mo­rial Park, rea­li­za­ra el ac­to pú­bli­co en me­mo­ria a la es­tre­lla del pop el 7 de ju­lio de 2009. Queen La­ti­fah, Koby Br­yant, Ma­gic John­son y Brooke Shields fue­ron al­gu­nas de las ce­le­bri­da­des que acu­die­ron a es­te tri­bu­to y ex­ter­na­ron su sen­tir ante la pér­di­da del rey Jack­son. Ma­riah Ca­rey, Ste­vie Won­der, Lio­nel Ri­chie, Jen­ni­fer Hud­son y Us­her tam­bién es­tu­vie­ron pre­sen­tes can­tan­do y hon­ran­do la vi­da del fe­ne­ci­do ar­tis­ta en es­te even­to trans­mi­ti­do en vi­vo y vis­to por más de dos mi­llo­nes de per­so­nas. Es­tos y otros in­tér­pre­tes hi­cie­ron una pre­sen­ta­ción es­pe­cial de la fa­mo­sa can­ción We are the world, es­cri­ta por Mi­chael Jack­son y Lio­nel Ri­chie co­mo mues­tra de ca­ri­dad y apo­yo con Áfri­ca, y gra­ba­da por el gru­po Uni­ted Sup­port of Ar­tists (USA) en1985. Al fi­na­li­zar, los her­ma­nos e hi­jos del ído­lo agra­de­cie­ron la pre­sen­cia y so­por­te de sus ami­gos y se­gui­do­res. Una gran sor­pre­sa fue ver a Pa­ris Jack­son, Mi­chael Jo­seph Jack­son Jr. y Prin­ce Mi­chael Jack­son II mos­tran­do sus ros­tros sin pro­ble­ma al­guno en es­ce­na­rio (a quie­nes su pa­dre ha­bía pro­te­gi­do siem­pre de la farándula, cu­brién­do­les con más­ca­ras). Pa­ris, quien en ese mo­men­to te­nía 11 años, to­mó la pa­la­bra y, en­tre emo­ción y llan­tos, ex­pre­só su amor y ad­mi­ra­ción por su papá.

RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.