La voz en E.T. : Con­quis­tas en el mun­do de la cien­cia y fic­ción

Él fue el na­rra­dor del au­dio­li­bro de gran éxi­to ta­qui­lle­ro: “The Ex­tra-Te­rres­trial”, (E.T.)

Ritmo Platinum - - Personal Style -

La dé­ca­da de los 80 fue una com­ple­ta ex­plo­sión de crea­ti­vi­dad e in­ge­nio, en el mun­do ar­tís­ti­co. El ál­bum Th­ri­ller re­vo­lu­cio­nó el bai­le y fue el más gran­de lo­gro del ca­ta­lo­ga­do

“Rey del Pop”, Mi­chael Jack­son. Mu­chos co­no­cen que jus­to cuan­do se crea­ba es­ta gran pro­duc­ción, Jack­son tra­ba­ja­ba jun­to al di­rec­tor Ste­ven Spiel­berg y el pro­duc­tor Quincy Jo­nes, sien­do na­rra­dor del au­dio­li­bro del gran éxi­to ta­qui­lle­ro “The Ex­traTe­rres­trial”, (E.T.), en 1982.

Las le­tras de Alan y Ma­rilyn Berg­man jun­to a la mú­si­ca de Rod Tem­per­ton, die­ron co­mo fru­to la más be­lla in­ter­pre­ta­ción rea­li­za­da por Jack­son pa­ra es­ta pe­lí­cu­la, So­meo­ne in the dark, ga­na­do­ra del pre­mio Grammy en la ca­te­go­ría de “Me­jor gra­ba­ción pa­ra ni­ños”, 1984.

E.T. es una de las más emo­cio­nan­tes pe­lí­cu­las de cien­cia fic­ción. El amor es de­mos­tra­do y la ale­gría es tan­ta, que es inevi­ta­ble llo­rar. Mi­chael Jack­son de­cla­ró pa­ra una en­tre­vis­ta rea­li­za­da por la re­vis­ta Ebony, so­bre su co­ne­xión e iden­ti­fi­ca­ción con E.T.

“Él es­tá en un lu­gar ex­tra­ño y quiere ser acep­ta­do, si­tua­ción en la que yo mis­mo me en­cuen­tro cuan­do via­jo de ciu­dad en ciu­dad por to­do el mun­do. Él es­tá muy a gus­to con los ni­ños, y yo sien­to un gran amor por ellos. Él da amor y quiere amor a cam­bio, co­mo yo. Y tie­ne ese su­per­po­der que le per­mi­te des­pe­gar y vo­lar ca­da vez que quiere ale­jar­se de las co­sas de la Tie­rra, al­go con lo que tam­bién yo pue­do iden­ti­fi­car­me. Nos pa­re­ce­mos en mu­chos sen­ti­dos”, ex­pli­có.

Tra­ba­jar jun­to a los ge­nios de lle­var es­ta his­to­ria, mos­tró un Mi­chael Jack­son que sien­te y bus­ca amor. Su voz pa­ra na­rrar es­ta his­to­ria fue dul­ce y cau­ti­va­do­ra. Es má­gi­ca la en­tre­ga que brin­dó Jack­son al ma­te­rial: susurros, ri­sa y llan­to ofre­cen al oyen­te la op­ción de trans­por­tar­se a otro lu­gar, jun­to a los ni­ños, jun­to a E.T. Exis­ten pro­duc­cio­nes que re­fle­jan el in­te­rior de los ar­tis­tas sin si­quie­ra co­no­cer su opi­nión al res­pec­to; el au­dio­li­bro es­tá com­pues­to por los más emo­cio­nan­tes frag­men­tos de la pe­lí­cu­la, una mú­si­ca de fon­do que apor­ta in­ten­si­dad a los he­chos, y la voz de Jack­son, tan acla­ma­da por mu­chos des­de su ni­ñez, dan­do la fa­ci­li­dad de sen­tir la his­to­ria real, en­trar en ella e iden­ti­fi­car­se co­mo to­dos lo que han te­ni­do la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar el fil­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.