CLU­BES NOC­TUR­NOS

Ritmo Platinum - - Contenido - RP

Los pri­me­ros cen­tros de pre­sen­ta­ción de los Jack­son 5.

“Aun­que se en­cuen­tran en el fir­ma­men­to, las es­tre­llas no siem­pre es­tu­vie­ron allí”.

La vi­da es una es­ca­le­ra. Pa­ra lle­gar a la ci­ma es pre­ci­so su­bir pel­da­ño por pel­da­ño, y, so­bre to­do, en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal. Las es­tre­llas que hoy co­no­ce­mos y que bri­llan en las dis­tin­tas es­fe­ras del queha­cer de su exis­ten­cia, no es­ca­pan a es­ta reali­dad y muy por el con­tra­rio, co­men­za­ron con una "pe­que­ña idea" y qui­zás un gran sue­ño, por el que tu­vie­ron que ini­ciar a es­ca­lar dan­do pe­que­ños pa­sos. En el ca­so de es­ta gran emi­nen­cia mu­si­cal, a la que es­tán de­di­ca­das es­tas pá­gi­nas, los pri­me­ros pa­sos ade­más de di­mi­nu­tos, se pue­den con­si­de­rar co­mo li­mi­ta­dos. Es bien sa­bi­do que Mi­chael Jack­son se ini­ció jun­to con sus her­ma­nos en la Jack­son Brot­hers (pos­te­rior­men­te Jack­son 5), pe­ro ¿có­mo y dón­de ofre­cie­ron es­tos sus pri­me­ras pre­sen­ta­cio­nes? Se ini­cia­ron en aque­llos lu­ga­res re­ser­va­dos ex­clu­si­va­men­te pa­ra la ex­pre­sión de los as­cen­dien­tes afro­ame­ri­ca­nos de gran ta­len­to.

Es­tos eran una ca­de­na clu­bes ne­gros, co­no­ci­dos co­mo el "chitlin cir­cuit", en los que ac­tua­ron co­mo te­lo­ne­ros pa­ra ar­tis­tas sen­sa­cio­nes de la épo­ca, ta­les co­mo: The O'Jays, Sam & Da­ve, Gladys Knight,

Et­ta Ja­mes, y otros, en­tre los que des­ta­ca el Tea­tro Apo­llo en la ciu­dad de New York, en don­de ga­na­ron un con­cier­to pa­ra ama­teurs.

Los es­ce­na­rios lo­ca­les de

Gary, ciu­dad na­tal de la fa­mi­lia Jack­son y los bai­les de gra­dua­ción de las es­cue­las se­cun­da­rias, cons­ti­tu­ye­ron los cen­tros per­fec­tos pa­ra que es­tos ta­len­to­sos jó­ve­nes des­pe­ga­ran ha­cia el es­tre­lla­to. Sien­do ya los Jack­son 5, los jó­ve­nes her­ma­nos tam­bién se pre­sen­ta­ban en lu­ga­res en los que po­cos se ima­gi­nan ha­ya pre­sen­cia in­fan­til. Los clu­bes noc­tur­nos y sa­las de fies­tas, don­de los shows de strip­tea­se y otros es­pec­tácu­los pa­ra adul­tos, eran el prin­ci­pal atrac­ti­vo. No era lo ideal, pe­ro así co­men­zó el as­cen­so de es­te gran as­tro del pop, des­cri­to en sus ini­cios por la Ro­lling

Sto­nes co­mo: "un pro­di­gio, con abru­ma­do­res re­ga­los mu­si­ca­les que rá­pi­da­men­te sur­gía co­mo la prin­ci­pal atrac­ción de la ban­da fa­mi­liar".

Con­cier­to tras con­cier­to, dis­co tras dis­co, la gran le­yen­da fue es­ca­lan­do su es­ca­li­na­ta de vi­da, has­ta po­si­cio­nar­se en el fir­ma­men­to en el que aún después de su des­apa­ri­ción fí­si­ca con­ti­núa bri­llan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.