EL EN­CUEN­TRO CON QUINCY JO­NES

Una coin­ci­den­cia que mar­có un an­tes y un después en su ca­rre­ra co­mo so­lis­ta.

Ritmo Platinum - - Contenido -

No to­dos los días se co­no­ce a un gran men­tor.

Se di­ce que cuan­do las co­sas su­ce­den sin ser pla­nea­das, es­tas ter­mi­nan me­jor de lo que se es­pe­ra­ba, y la co­ne­xión de Mi­chael Jack­son con el pro­duc­tor Quincy Jo­nes es un vi­vo ejem­plo de es­to. La pri­me­ra vez que am­bos se co­no­cie­ron, re­cuer­da el pro­duc­tor Quincy Jo­nes, fue cuan­do el can­tan­te te­nía ape­nas 12 años de edad. Pe­ro no fue has­ta que les to­có la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar jun­tos en la pe­lí­cu­la The Wiz,una adap­ta­ción del clá­si­co Ma­go de Oz con ac­to­res afro­ame­ri­ca­nos, que am­bos pu­die­ron co­no­cer­se me­jor. El pro­duc­tor de in­me­dia­to se per­ca­tó de la ha­bi­li­dad y crea­ti­vi­dad que po­seía Mi­chael y de lo di­fe­ren­te que era a cual­quier otro ar­tis­ta.

Du­ran­te el mo­men­to que Mi­chael gra­ba­ba The Wiz se en­con­tra­ba en una eta­pa de cre­ci­mien­to en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. El can­tan­te es­ta­ba de­ci­di­do en que que­ría ser al­go más que los Jack­son 5 y que­ría des­vin­cu­lar­se de su fa­mi­lia co­mo can­tan­te. Por lo tan­to, al Jack­son es­tar en bús­que­da de nue­vo pro­duc­tor, es­te coin­ci­dió con Jo­nes. Lue­go to­do fue his­to­ria. Quincy Jo­nes lle­ga a ser una pie­za ele­men­tal en la tra­yec­to­ria de Mi­chael. Él le per­mi­tió al can­tan­te dar­se cuen­ta de lo que en ver­dad era ca­paz ar­tís­ti­ca­men­te. Mi­chael, des­de sus ini­cios en la in­dus­tria de la mú­si­ca, so­lía ser un po­co más res­trin­gi­do y du­dar de sí mis­mo por­que era lo que su má­na­ger en aquel en­ton­ces, su pa­dre, pro­vo­có en él. Jo­nes lo­gró desatar el ver­da­de­ro ar­tis­ta que ha­bía en él y fue más un men­tor y guía que pro­duc­tor pa­ra él.

El pro­duc­tor su­po ma­ne­jar to­do el ta­len­to que Jack­son aún te­nía guar­da­do y, se­gún él mis­mo de­cía, que “era el úni­co que po­día do­mar­lo”. El can­tan­te ve­nía de un en­torno muy per­fec­cio­nis­ta, rí­gi­do y un po­co di­fe­ren­te al que Quincy es­ta­ba acos­tum­bra­do a tra­ba­jar. Pe­ro el di­na­mis­mo de los dos hi­zo lle­var to­do lo "ne­ga­ti­vo" de Mi­chael a al­go gran­dio­so.

Jun­tos crea­ron his­to­ria en la mú­si­ca e hi­cie­ron co­sas nun­ca an­tes vis­tas pa­ra esa épo­ca. Du­ran­te la evo­lu­ción de Mi­chael co­mo so­lis­ta, se vie­ron mu­chas al­tas y ba­jas, pe­ro no fue has­ta que am­bos crea­ron el ál­bum Th­ri­ller que co­ro­nó a Mi­chael Jack­son co­mo el ver­da­de­ro “Rey del Pop” en la in­dus­tria de la mú­si­ca. RP

Pa­ra Mi­chael, Quincy Jo­nes era un ge­nio de la mú­si­ca y lo con­fir­ma­ba ca­da vez que es­ta­ban en el es­tu­dio. Des­de en­ton­ces, lo vio co­mo un men­tor, co­mo un guía mu­si­cal que le lle­va­ría a la ci­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.