TH­RI­LLER

Un trabajo dis­co­grá­fi­co que ter­mi­nó con las di­fe­ren­cias ra­cia­les en la mú­si­ca pop, y lo es­ta­ble­ció, en el si­glo XX, co­mo la es­tre­lla por ex­ce­len­cia.

Ritmo Platinum - - Contenido -

El de­trás de cá­ma­ras del ál­bum más ven­di­do de to­dos los tiem­pos.

Ser ar­tis­ta y que­rer dar lo me­jor al mun­do es qui­zás la me­ta de to­da per­so­na apa­sio­na­da por una ra­ma del ar­te co­mo lo es la mú­si­ca. Th­ri­ller, el ál­bum más ven­di­do de to­dos los tiem­pos, fue el re­sul­ta­do de un ar­tis­ta al que le apa­sio­na­ba las pe­lí­cu­las de te­rror, y lue­go de ver la co­me­dia fu­sio­na­da con ci­ne de te­rror Un Hom­bre Lobo Ame­ri­cano en Lon­dres, di­ri­gi­da por John Lan­dis, fue que sur­gió la gran idea en la ca­be­za del ar­tis­ta. Otra cau­sa que qui­zás lo mo­ti­vó ha­cer al­go inol­vi­da­ble fue la de­cep­ción que lo mar­có en los pre­mios Grammy, por la po­ca im­por­tan­cia que sin­tió al ser no­mi­na­do en dos ca­te­go­rías por su can­ción Off the Wall, aquel jo­ven que ya era co­no­ci­do por mu­chos, se dio a la ta­rea de de­mos­trar­le al mun­do que sí te­nía ma­de­ra pa­ra ser re­co­no­ci­do co­mo cual­quier otro ar­tis­ta de tez blan­ca.

El 30 de no­viem­bre de 1982 es­ta­ría dis­po­ni­ble pa­ra el pú­bli­co el sex­to ál­bum del can­tan­te es­ta­dou­ni­den­se, el trabajo que lo man­tu­vo mi­nu­cio­sa­men­te pen­dien­te de ca­da de­ta­lle, de ca­da pa­so en las gra­ba­cio­nes. Más que el ar­tis­ta, Jack­son se con­vir­tió en la ca­be­za pen­san­te de­trás de es­te pro­yec­to, con el úni­co ob­je­ti­vo de que to­do que­da­ra per­fec­to.

El ro­da­je se lle­vó a ca­bo en ho­ras de la ma­dru­ga­da, ya que la tra­ma que en­vol­vía el au­dio­vi­sual así lo re­que­ría.

Sien­do el sus­pen­so su ma­yor ca­rac­te­rís­ti­ca, Th­ri­ller se co­no­ce co­mo el au­dio­vi­sual que ca­ta­pul­tó el des­pe­gue de la ca­rre­ra de Mi­chael, que a pe­sar de que ya te­nía cin­co ál­bu­mes gra­ba­dos, no se ha­bía da­do a co­no­cer co­mo real­men­te que­ría. Rea­li­za­do en los Es­tu­dios de Gra­ba­ción Westla­ke en la ciu­dad de Los Án­ge­les, jun­to al pro­duc­tor Quincy Jo­nes, es­te ál­bum mar­có pre­ce­den­tes, fue un an­tes y un después en el mer­ca­do mu­si­cal pa­ra los ar­tis­tas de tez ne­gra. La per­fec­ta mez­cla de ci­ne y mú­si­ca en el au­dio­vi­sual, se con­vir­tió en la lla­ve pa­ra abrir la puer­ta que dio pa­so a la crea­ción de un mer­ca­do de­di­ca­do a la rea­li­za­ción de vi­deos co­mer­cia­les. La ca­de­na es­ta­dou­ni­den­se de te­le­vi­sión por ca­ble MTV, tam­bién se hi­zo eco del arro­lla­dor éxi­to de es­te au­dio­vi­sual y de­di­có más es­pa­cio pa­ra trans­mi­tir ma­yor can­ti­dad de vi­deos mu­si­ca­les de mú­si­ca “ne­gra”.

El pre­su­pues­to ini­cial que se es­ta­ble­ció fue 700,000 dó­la­res,

pe­ro, al fi­nal, se in­vir­tió en ese pro­yec­to mu­si­cal al­re­de­dor de un mi­llón de dó­la­res, el ma­yor pre­su­pues­to en la his­to­ria, que su­pe­ra­ba por mu­cho los im­por­tes apro­ba­dos por las dis­que­ras a la ho­ra de rea­li­zar un vi­deo, ya que los au­dio­vi­sua­les que se tra­ba­ja­ban en esos tiem­pos siem­pre ron­da­ban al­re­de­dor de los 100,000 dó­la­res. Co­mo un nue­vo re­to que tu­vo que afron­tar, se pue­de de­fi­nir la odi­sea que tu­vo que su­pe­rar pa­ra con­se­guir el mon­to que se ne­ce­si­ta­ba y po­der rea­li­zar lo que más ade­lan­te se con­ver­ti­ría en un re­fe­ren­te en la mú­si­ca pop, mis­ma razón por la que ca­si no se lle­va a ca­bo el ro­da­je del exi­to­so cor­to­me­tra­je, tér­mino con el que ha si­do lla­ma­do por mu­chos, por los 14 mi­nu­tos de du­ra­ción del mis­mo.

En el au­dio­vi­sual se ob­ser­va la tran­si­ción de un ado­les­cen­te a un ate­rra­dor mons­truo, los zom­bies que son par­te de la co­reo­gra­fía que, en vez de cau­sar ri­sa cau­san mie­do, y de­jan fi­ja­dos de la pan­ta­lla al pú­bli­co, que a pe­sar de lo ate­rra­dor que pue­de lle­gar a ser, no pier­den ni un se­gun­do de la tra­ma. RP

Es­te fue el ál­bum que lo ca­ta­pul­tó a la fa­ma y lo hi­zo re­co­no­cer co­mo uno de los me­jo­res por to­dos los tiem­pos. Con más de 65 mi­llo­nes de co­pias ven­di­das en to­do el mun­do y ga­na­dor de 33 dis­cos pla­ti­nos en EE.UU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.