BAU­TI­ZA­DO CO­MO EL REY DEL POP

Un tí­tu­lo que con­ser­vó por el res­to de su vi­da.

Ritmo Platinum - - Contenido -

Así lo de­ter­mi­nó Eli­za­beth Tay­lor du­ran­te unas pre­mia­cio­nes.

Hay amis­ta­des que lle­gan pa­ra que­dar­se, pa­ra mar­car un an­tes y un después, pa­ra per­ma­ne­cer pre­sen­te en los mo­men­tos di­fí­ci­les de la vi­da y, en los tiem­pos de glo­ria, ser par­tí­ci­pes de nues­tro triun­fo.

Así de in­ten­sa y sin­ce­ra fue la amis­tad que unió a Eli­za­beth Tay­lor y a Mi­chael Jack­son. En una no­che des­ti­na­da a mar­car un hi­to en la his­to­ria de la mú­si­ca pop, la ac­triz Eli­za­beth Tay­lor bau­ti­za­ba a Mi­chael Jack­son co­mo el "Rey del Pop". En la en­tre­ga de los pre­mios Soul Train Mu­sic de 1989, sur­gió por pri­me­ra vez el ape­la­ti­vo del Rey del Pop en los la­bios de la di­va del ci­ne, re­co­no­ci­da por la cé­le­bre in­ter­pre­ta­ción de Cleo­pa­tra, por sus jo­yas, amo­res y sus apa­sio­nan­tes ojos co­lor vio­le­ta así co­mo por la amis­tad en­tra­ña­ble de más de 30 años que sos­tu­vo con Mi­chael Jack­son. "Es un ído­lo internacional pa­ra to­das las eda­des", con or­gu­llo y la sim­pa­tía que la dis­tin­guían, des­cri­bía Tay­lor a Jack­son an­tes de ha­cer­le en­tre­ga el pre­mio co­mo ar­tis­ta des­ta­ca­do. Sus con­tri­bu­cio­nes, su mú­si­ca, lo hi­cie­ron me­re­ce­dor y lo con­vir­tie­ron en la fi­gu­ra internacional cla­ve de la cultura po­pu­lar y hoy día es re­co­no­ci­do co­mo la es­tre­lla de la mú­si­ca pop más exi­to­sa del mun­do. La amis­tad en­tre Liz y Mi­chael sur­gió cuan­do el Rey del Pop aún era un prín­ci­pe, pe­ro esa ami­ga fiel tu­vo la ca­pa­ci­dad de dis­tin­guir en él a un re­vo­lu­cio­na­rio de la mú­si­ca po­pu­lar y tu­vo el ho­nor de bau­ti­zar­lo esa no­che ante la ova­ción del pú­bli­co, co­mo el Rey del Pop. Un rey que nos de­mos­tró su ca­pa­ci­dad vo­cal a los cua­tro años de edad, que nos de­lei­tó con sus mag­ní­fi­cas co­reo­gra­fías y el fa­mo­so Moonwalk, por sus ga­lar­do­nes y so­bre to­do por su sen­ti­mien­to hu­ma­ni­ta­rio.

Liz Tay­lor, co­mo era apo­da­da por mu­chos, re­co­no­ció y nos brin­dó con es­te ape­la­ti­vo una ma­ne­ra de re­sal­tar una fi­gu­ra que, des­de años atrás, se en­ca­mi­na­ba a con­ver­tir­se en le­yen­da, un ícono mu­si­cal que si­gue pre­sen­te y que se­rá re­cor­da­do por siem­pre co­mo el Rey del Pop.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.