His­to­ria del ra­cis­mo en la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial

En pleno si­glo XXI, las di­ver­sas et­nias que con­ver­gen en los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca aún no ter­mi­nan de to­le­rar sus di­fe­ren­cias fí­si­cas.

Ritmo Platinum - - Personal Style - RP

Trans­cu­rren los años y el fan­tas­ma del ra­cis­mo con­ti­núa pa­sean­do li­bre­men­te por las tie­rras es­ta­dou­ni­den­ses y mar­can­do, de cier­ta for­ma, la vi­da de sus ciu­da­da­nos. Una ideo­lo­gía se­gre­ga­cio­nal que, en tiem­pos pa­sa­dos, lle­nó de gran do­lor a di­ver­sas fa­mi­lias, tan­to de su mis­mo país co­mo de otros. Es por es­to que si que­re­mos ha­blar de la his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, no po­de­mos pa­sar por des­aper­ci­bi­do que es­ta ha que­da­do sen­ta­da por el ra­cis­mo, cu­ya doc­tri­na abo­ga por la vi­gen­cia de las di­fe­ren­cias ra­cia­les y cul­tu­ra­les, y co­mo re­sul­ta­do, am­bas jus­ti­fi­can las de­sigual­da­des so­cia­les que han im­pe­ra­do si­glo tras si­glo en esa na­ción y que han sa­bi­do per­du­rar a tra­vés del tiem­po en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. Aho­ra bien, ha­cien­do una mi­ra­da re­tros­pec­ti­va de có­mo era ese país en sus pri­me­ras dé­ca­das de exis­ten­cia, cuan­do se con­si­de­ra­ba le­gal la es­cla­vi­tud de la gen­te de co­lor, se pue­de ase­gu­rar que el odio ante esas per­so­nas era cru­cial y, a la vez, no­to­rio en cual­quier es­ce­na­rio y mo­men­to. De acuer­do con la De­cla­ra­ción de la In­de­pen­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, he­cha pú­bli­ca el 4 de ju­lio de 1776, es­ta acla­ma­ba por la igual­dad en­tre to­dos los hom­bres, al ase­gu­rar que: "Sos­te­ne­mos co­mo evi­den­tes en sí mis­mas es­tas ver­da­des: que to­dos los hom­bres son crea­dos igua­les; que son do­ta­dos por su crea­dor de cier­tos de­re­chos inalie­na­bles; que en­tre es­tos es­tán la vi­da, la li­ber­tad y la bús­que­da de la fe­li­ci­dad". Pe­ro cier­ta­men­te, ese de­re­cho dis­ta­ba del pen­sar de los pa­dres fun­da­do­res de esa pa­tria, ya que pa­ra ellos los ne­gros no po­dían go­zar de los mis­mos de­re­chos que los blan­cos; es­te sen­ti­mien­to de odio se de­bía a que la ma­yo­ría de los lí­de­res po­lí­ti­cos eran pro­pie­ta­rios de cen­te­na­res de es­cla­vos, y pa­ra ellos, los sier­vos so­lo ser­vían pa­ra tra­ba­jar de mano de obra, por lo que no

te­nían va­lor co­mo per­so­nas. Du­ran­te los pri­me­ros años de la in­de­pen­den­cia del país an­glo­sa­jón, el so­me­ti­mien­to in­cre­men­tó des­me­su­ra­da­men­te, de­bi­do a que las gran­des pro­duc­cio­nes de al­go­dón eran bas­tan­te ase­qui­bles, y con ello ayu­da­ban al co­mer­cio del Es­ta­do con los de­más del mun­do. Un even­to que lo­gró pa­rar el cre­ci­mien­to de la es­cla­vi­tud, fue la Gue­rra de Se­ce­sión. Es­ta se tra­tó de un con­flic­to bé­li­co que tu­vo lu­gar en­tre 1861 y

1865. La lu­cha con­fron­tó a dos ban­dos de los Es­ta­dos Uni­dos, los es­ta­dos del nor­te con­tra los es­ta­dos del sur. Los pri­me­ros eran abo­li­cio­nis­tas que desea­ban que la es­cla­vi­tud fue­ra eli­mi­na­da, de­bi­do a que fun­gían co­mo tra­ba­ja­do­res in­dus­tria­les y el yu­go al que eran so­me­ti­dos los ne­gros no les ge­ne­ra­ba be­ne­fi­cio al­guno. Por otro la­do, los del sur que­rían la per­ma­nen­cia de la es­cla­vi­tud, por­que eran obre­ros agrí­co­las que ba­sa­ban su eco­no­mía en el trabajo de los es­cla­vos. Fi­nal­men­te, la con­tien­da cul­mi­nó con el triun­fo de los nor­te­ños, y con ello, la de­ro­ga­ción de la su­mi­sión a los ne­gros. Sin ol­vi­dar que en me­dio de es­ta gue­rri­lla hu­bo una fi­gu­ra que tras­cen­dió por su im­por­tan­cia en es­te su­ce­so his­tó­ri­co de los Es­ta­dos Uni­dos y fue Abraham Lin­coln, quien fue pre­si­den­te du­ran­te los cua­tro años de la dispu­ta, por lo que es con­si­de­ra­do co­mo uno de los per­so­na­jes más re­le­van­tes de esa na­ción, por su im­pli­ca­ción en ese pro­ce­so be­li­ge­ran­te. Pe­ro con la anu­la­ción de la ex­plo­ta­ción no ha­bía aca­ba­do el ra­cis­mo, ya que a pe­sar de no exis­tir esa ac­ti­vi­dad, los ne­gros ya no eran es­cla­vos, pe­ro tam­po­co te­nían el pri­vi­le­gio de dis­fru­tar de los de­re­chos y li­ber­ta­des al igual que los de­más ha­bi­tan­tes. Tiem­po después de la con­fla­gra­ción, ini­ció el pe­río­do de las Le­yes Jim Crow que con­sis­tían en una le­gis­la­ción que des­po­ja­ba de to­das las fa­cul­ta­des po­si­bles a la po­bla­ción de co­lor: no po­dían vo­tar, ni ir a uni­ver­si­da­des de blan­cos, ha­bía se­gre­ga­ción en el trans­por­te pú­bli­co, en ba­ños, e in­clu­so, fuen­tes de agua. Re­sul­ta­do de es­to, la so­cie­dad es­ta­ba com­ple­ta­men­te seg­men­ta­da y, de­bi­do a ello, em­pe­za­ron a sur­gir mo­vi­mien­tos po­pu­la­res pa­ra prohi­bir las le­yes Jim Crow y que los ne­gros tu­vie­ran igua­les de­re­chos. Las per­so­na­li­da­des más re­le­van­tes de es­tas co­rrien­tes fue­ron Mar­tin Lut­her King y Mal­colm X.

Sin ellos, es ca­si im­po­si­ble com­pren­der la trans­for­ma­ción que su­frió los Es­ta­dos Uni­dos en es­tas dé­ca­das. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes de los afro­ame­ri­ca­nos con­si­guie­ron que los pos­tu­la­dos fue­ran anu­la­dos en los 60, por lo que se ge­ne­ró un am­bien­te fa­vo­ra­ble, a pe­sar de que con es­to no se ex­ter­mi­nó el ra­cis­mo. Lue­go del fin de las le­yes de Crow se ori­gi­nó una re­gla­men­ta­ción que es­ta­ble­cía que lo ne­gros ten­drían de­re­chos ci­vi­les y po­lí­ti­cos en igual­dad con los de­re­chos que po­seían la gen­te blan­ca, ya que pu­die­ron cur­sar una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria y ocu­par car­gos mi­li­ta­res y po­lí­ti­cos co­mo lo fue el ca­so de Ba­rack Obama, quien fue el pri­mer can­di­da­to afro­ame­ri­cano que ocu­pó la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, lo que sig­ni­fi­có un gran lo­gro pa­ra la his­to­ria.

"Ten­go un sue­ño, de que mis cua­tro hi­jos un día vi­vi­rán en una na­ción en la que no se­rán juzgados por el co­lor de su piel, sino por la na­tu­ra­le­za de su ca­rác­ter". "He­mos apren­di­do a vo­lar co­mo los pá­ja­ros, a na­dar co­mo los pe­ces, pe­ro no he­mos apren­di­do el sen­ci­llo ar­te de vi­vir co­mo her­ma­nos".

Mar­tin Lut­her King.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.