Fi­gu­ras de co­lor co­no­ci­das en el mun­do en el pa­sa­do re­cien­te, el ayer y el hoy.

Los hom­bres y mu­je­res que pro­ta­go­ni­zan es­ta his­to­ria, re­pre­sen­tan a los cien­tos de per­so­nas que, co­mo ellos, han ven­ci­do la ba­rre­ra de la dis­cri­mi­na­ción.

Ritmo Platinum - - Personal Style - RP

Ac­to­res, po­lí­ti­cos, de­por­tis­tas y ar­tis­tas de co­lor han he­cho his­to­ria en los di­fe­ren­tes sec­to­res e in­dus­trias. Su tono de piel no ha si­do im­pe­di­men­to pa­ra lo­grar sus sue­ños y es­ta­ble­cer ré­cords, muy por el con­tra­rio, han de­sa­fia­do pro­nós­ti­cos, ro­to pa­ra­dig­mas, es­ta­ble­ci­do una nue­va for­ma de ver y sen­tir. Los an­te­ce­so­res de es­ta ge­ne­ra­ción alla­na­ron el ca­mino pa­ra los per­so­na­jes de la ac­tua­li­dad, y es­tos a su vez, si­guen cons­tru­yen­do ci­mien­tos de éxi­tos pa­ra que las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes pue­dan ca­mi­nar sin ser juz­ga­das ni es­te­reo­ti­pa­das por su tez.

Los hom­bres y mu­je­res que pro­ta­go­ni­zan es­ta his­to­ria, re­pre­sen­tan a los cien­tos de per­so­nas que co­mo ellos, han ven­ci­do la ba­rre­ra de la dis­cri­mi­na­ción pa­ra po­si­cio­nar­se en lu­gar re­pre­sen­ta­ti­vo del mun­do. Son va­lo­ra­das en sus res­pec­ti­vos es­ce­na­rios co­mo in­fluen­cias, ga­na­do­res de sen­dos pre­mios y le va­len dis­tin­cio­nes que los ca­ta­pul­tan co­mo le­yen­das.

Ellos y ellas mar­ca­ron un an­tes y un después en la his­to­ria del mun­do. El ta­len­to fue la car­ta de pre­sen­ta­ción, el co­lor de piel apor­tó ori­gi­na­li­dad y ese sex

ap­peal es­pe­cial que los ha­ce inigua­la­bles, pe­ro con ca­rác­ter. Es que es­tos hom­bres y mu­je­res lo­gra­ron ha­cer­se de un es­pa­cio pri­vi­le­gia­do que les me­re­ce la ad­mi­ra­ción y los aplau­sos. “El ta­len­to pue­de lle­var a la ci­ma, pe­ro so­lo el ca­rác­ter pue­de man­te­ner­te allí”, con so­bra­da razón de­cía el ar­tis­ta de ra­za ne­gra, Ste­vie Won­der. Re­co­rra­mos el mun­do des­de las fi­gu­ras de co­lor, que se con­vir­tie­ron en em­ble­má­ti­cas

Ste­vie Won­der

Aun­que fue cie­go de na­ci­mien­to, sus éxi­tos mu­si­ca­les vie­ron por él y los ojos de su al­ma se po­sa­ron en una in­ten­sa la­bor be­né­fi­ca. Won­der se con­vir­tió en uno los ar­tis­tas más co­no­ci­dos y exi­to­so de su épo­ca y su gé­ne­ro. Mu­sic

of mind, fue la pri­me­ra can­ción del can­tan­te, com­po­si­tor y pro­duc­tor de soul, R&B, funk y jazz, pe­ro fue con Su­pers­ti­tion, la que se con­si­de­ra co­mo su hit. Su dis­co­gra­fía le hi­zo me­re­ce­dor de 14 pre­mios Grammy en­tre los años 1974 y 1977. Ade­más, re­ci­bió el Grammy a to­da una vi­da y, en 1996, ga­nó dos pre­mios Grammy lue­go de la gra­ba­ción de

Con­ver­sa­tion Pea­ce.

Prin­ce

Los ex­per­tos lo ca­ta­lo­gan co­mo una fi­gu­ra in­dis­cu­ti­ble del pop y un re­no­va­dor de la mú­si­ca ne­gra en los 80. Can­tan­te, com­po­si­tor y mul­ti­in­tru­men­tis­ta de rock, soul,

funk y new wa­ve. Sus dis­cos más des­ta­ca­dos fue­ron Pur­ple Rain y

Sign o' The Ti­mes. “Po­cos ar­tis­tas han in­flui­do en el so­ni­do y la tra­yec­to­ria de la mú­si­ca po­pu­lar más inequí­vo­ca­men­te o han con­mo­vi­do a tan­tas per­so­nas con su ta­len­to”, re­fi­rió Ba­rack Obama, en ese en­ton­ces pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos.

B.B King

El mú­si­co can­tan­te y com­po­si­tor es­ta­dou­ni­den­se es con­si­de­ra­do co­mo uno de los hom­bres principales y de­ter­mi­nan­tes pa­ra el desa­rro­llo del rhythm and

blues.

Ni­na Si­mo­ne

Fi­gu­ra im­po­nen­te del jazz, blues,

soul y rhythm, una le­yen­da que al­zó su voz no so­lo en el es­ce­na­rio, sino en las ca­lles y

Ellos mar­ca­ron un an­tes y un después en la his­to­ria del mun­do.

la so­cie­dad pa­ra reivin­di­car la dis­cri­mi­na­ción ra­cial. Tal fue así, que en su pri­mer re­ci­tal es­ta­ba ne­ga­da a to­car si no sen­ta­ban a sus pa­dres en los asien­tos de­lan­te­ros, ya que a es­tos los ha­bían de­ja­do en la par­te tra­se­ra por ser ne­gros.

Ray Char­les Ro­bin­son

Re­vo­lu­cio­na­rio de la mú­si­ca, ga­na­dor de de­ce­nas de pre­mios Grammy, go­za por sus mé­ri­tos de ser “el pa­dre del soul”, rom­pió los es­te­reo­ti­pos mu­si­ca­les exis­ten­tes y creo un nue­vo gé­ne­ro. Fue el pri­mer ar­tis­ta afro­ame­ri­cano que se in­de­pen­di­zó dis­co­grá­fi­ca­men­te. El in­tér­pre­te de I've got a wo­man y Geor­gia on my mind ven­ció las ba­rre­ras del co­lor de una so­cie­dad don­de el pro­pio ar­tis­ta ase­gu­ra que “Por de­ba­jo de no­so­tros so­lo es­ta­ba el sue­lo”, tam­bién re­ba­só las li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas, pues que­dó cie­go a los 7 años por glau­co­ma, pe­ro se al­zó ante to­dos los obs­tácu­los pa­ra es­cri­bir su nom­bre con tin­ta in­de­le­ble y abrir pa­sos a otros ar­tis­tas de co­lor.

Bob Mar­ley

Es el má­xi­mo ex­po­nen­te del reg­gae, ar­tis­ta que tras­cien­de con su es­ti­lo y su mú­si­ca las fron­te­ras de Ja­mai­ca. Con un le­ga­do inaca­ba­do. Se­gún ase­gu­ró a EFE Ray Hit­chins, pro­fe­sor de la Uni­dad de Reg­gae de la Uni­ver­si­dad ja­mai­qui­na de West In­dies, ad­mi­te que la in­fluen­cia de Mar­ley “aún cre­ce y se ex­pan­de. Aún no ha al­can­za­do su má­xi­mo po­ten­cial”.

Whit­ney Hous­ton

Des­ta­ca ar­tis­ta de R&B, soul,

blues y gós­pel. Igual­men­te, com­po­si­to­ra, pro­duc­to­ra y ac­triz. Abrió las cor­ti­nas pa­ra el nue­vo R&B fe­me­nino que lue­go ven­drían a ex­po­ner la fu­tu­ra ge­ne­ra­ción ar­tís­ti­ca.

Ce­lia Cruz

Gua­guan­có, son, rum­ba, bo­le­ro, sal­sa, gua­ra­cha, son so­lo al­gu­nos de los rit­mos a los que es­ta ar­tis­ta con "¡azú­car!" le pu­so su voz y sa­bor. Fue con­si­de­ra­da una de las más gran­des ar­tis­tas de la mú­si­ca la­ti­na del si­glo XX. Apre­cia­da por pro­duc­to­res de in­dus­tria de la mú­si­ca co­mo la más ce­le­bre, in­flu­yen­te y trascendental can­tan­te cu­ba­na.

Mi­chael Jack­son, el rey in­dis­cu­ti­ble

De Black and Whi­te, el afa­ma­do “Rey del Pop”, con 750 mi­llo­nes de dis­cos ven­di­dos, fue el ar­tis­ta más pre­mia­do de la his­to­ria, ra­zo­nes por las que el bai­la­rín y can­tan­te en­tró a los Re­cords Guin­nes. Jack­son mar­có un an­tes y un después en la in­dus­tria de la mú­si­ca, de­jan­do hue­llas en los cin­co con­ti­nen­tes y en los co­ra­zo­nes de sus mi­llo­nes de fa­ná­ti­cos. Fue él quien abrió las puer­tas a per­so­nas de co­lor a pre­sen­tar vi­deos mu­si­ca­les en la te­le­vi­sión.

Ro­sa Parks

Fue la mu­jer que no qui­so ce­der su asien­to en al au­to­bús pú­bli­co a un blan­co, obli­ga­ción que te­nía por la se­gre­ga­ción ra­cial. Se con­vier­te en la pri­me­ra da­ma de los de­re­chos ci­vi­les.

Oprah

Su nom­bre y su his­to­ria de vi­da son si­nó­ni­mos de per­se­ve­ran­cia, va­len­tía y de­ter­mi­na­ción de que ser mu­jer no es una li­mi­tan­te pa­ra ser triun­fa­do­ra en el mun­do de los ne­go­cios y en un sis­te­ma con­fec­cio­na­do pa­ra hom­bres. Pa­ra ella, no exis­ten las ba­rre­ras, mu­cho me­nos las cul­tu­ra­les y ét­ni­cas. Ha ta­tua­do su mar­ca con he­chos feha­cien­tes que la ha­cen con­ver­tir­se en una de las mu­je­res más in­flu­yen­tes del mun­do. Pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión, ac­triz, em­pre­sa­ria, pro­duc­to­ra y crí­ti­ca de li­bros, fue la mu­jer más po­de­ro­sa del 2005 se­gún For­bes y la mu­jer afro­ame­ri­ca­na más ri­ca del si­glo XX. No­mi­na­da al Os­car y ga­na­do­ra de va­rios pre­mios Emmy por su pro­gra­ma The

Oprah Win­frey, el talk show más vis­to de la his­to­ria.

Man­de­la

Pri­mer man­da­ta­rio de Su­dá­fri­ca y lu­cha­dor in­can­sa­ble con­tra la de­sigual­dad y el apart­heid. Pre­mio No­bel de la Paz, de­fen­sor de los de­re­chos y las li­ber­ta­des de los se­res hu­ma­nos.

Mar­ting Lut­her King

Con su “I ha­ve a dream”, ca­ta­pul­tó su dis­cur­so y su obra en­ca­mi­na­da a la igual de de­re­chos pa­ra los ne­gros, y al res­pe­to de sus li­ber­ta­des, me­jo­ra de la ca­li­dad vi­da y la in­te­gra­ción de la po­bla­ción de co­lor a la so­cie­dad.

Jac­kie Ro­bin­son

Pri­mer pe­lo­te­ro de co­lor que ju­gó en Gran­des Li­gas. Es­te he­cho fue de­ter­mi­nan­te pa­ra el triun­fo de los de­re­chos ci­vi­les de los pe­lo­te­ros y de­por­tis­tas de co­lor.

Ba­rack Obama

Pri­mer pre­si­den­te mu­la­to de los Es­ta­dos Uni­dos, rom­pió pa­ra­dig­mas con un men­sa­je de re­no­va­ción po­lí­ti­ca y social. Pre­mio No­bel de la Paz 2009.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.