Su fir­ma: Tra­zos que ha­blan so­los

En su fir­ma se ob­ser­va una rú­bri­ca en la zo­na cen­tro, lo que su­gie­re que es­te ar­tis­ta pu­do vi­vir atra­pa­do en su pro­pio mun­do, sin es­pa­cio pa­ra dis­tin­guir la reali­dad, sin ca­pa­ci­dad pa­ra dis­tin­guir el pa­sa­do, el pre­sen­te y el fu­tu­ro.

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Juan Pa­blo Ro­drí­guez, Abo­ga­do-Gra­fó­lo­go Pro­fe­sio­nal y Fo­ren­se fotos Ar­chi­vos Mi­chael Jack­son

De su es­cri­tu­ra, des­ta­ca­mos los ras­gos más re­le­van­tes, es de­cir: de la cohe­sión, un li­ga­do irre­gu­lar, en la for­ma, la pre­sen­cia de án­gu­los. En re­la­ción a la fir­ma, los au­men­tos brus­cos, los án­gu­los, la cohe­sión li­ga­da, la ve­lo­ci­dad, co­mo le­tra re­fle­ja, la in­duc­ti­va M, con el se­gun­do mon­te su­pe­rior, y la rú­bri­ca en­vol­ven­te en la zo­na en don­de ter­mi­na la gra­fía ca­pi­tal e ini­cia la prin­ci­pal. To­man­do en con­si­de­ra­ción las cua­li­da­des de un buen ar­tis­ta y la ca­pa­ci­dad pa­ra ex­hi­bir­las, co­mo: la crea­ti­vi­dad, in­tui­ción, el di­na­mis­mo, flui­dez en el pen­sa­mien­to y es­pon­ta­nei­dad. En la fir­ma de Mi­chael Jack­son en­con­tra­mos es­tas con­di­cio­nes, al ob­ser­var la fir­ma a tra­vés del sim­bo­lis­mo del es­pa­cio, es de­cir la es­cri­tu­ra que se di­ri­ge ha­cia la zo­na su­pe­rior, con­jun­ta­men­te con la va­lo­ra­ción de los án­gu­los en di­cha zo­na, y las for­mas des­pro­por­cio­na­das, tan­to de la ham­pas co­mo de las jam­bas, que no so­lo des­ta­can crea­ti­vi­dad, in­tui­ción y di­na­mis­mo, sino re­ve­lan a un ar­tis­ta am­bi­cio­so con de­seo de al­can­zar po­pu­la­ri­dad. Los ar­tis­tas, por lo ge­ne­ral, tie­nen ten­den­cias a lla­mar la aten­ción, al ex­hi­bi­cio­nis­mo, lo que les lle­va en mu­chos ca­sos a dis­mi­nuir­se y va­lo­rar el as­pec­to social por en­ci­ma del amor pro­pio. El ta­ma­ño de la es­cri­tu­ra y la fir­ma de Mi­chael Jack­son in­fie­ren en su com­por­ta­mien­to, la ten­den­cia al ex­hi­bi­cio­nis­mo y a lla­mar la aten­ción. De igual ma­ne­ra, ob­ser­va­mos a una per­so­na con gran­des sen­ti­mien­tos de in­fe­rio­ri­dad, lo que que­da va­li­da­do en la eje­cu­ción de la le­tra M, el pri­mer ar­co in­fe­rior al se­gun­do, en una pro­por­ción exa­ge­ra­da tam­bién.

La vi­da de un ar­tis­ta, en re­la­ción a su con­duc­ta, na­ve­ga en una cons­tan­te con­tra­dic­ción, que con el tiem­po se va ma­ni­fes­tan­do en su com­por­ta­mien­to. Por un la­do, la frial­dad o el apa­sio­na­mien­to, la em­pa­tía o in­di­fe­ren­cia, pa­si­vi­dad o ac­ti­vi­dad. En ese sen­ti­do, po­de­mos va­lo­rar ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción en los en­la­ces cur­vos de la fir­ma, pe­ro al mis­mo tiem­po en la es­cri­tu­ra ob­ser­va­mos en­la­ces an­gu­lo­sos en la ba­se, lo que in­fie­re in­ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción. La au­sen­cia de en­la­ce que pro­vo­ca la es­cri­tu­ra des­li­ga­da, jun­to a la dis­tan­cia en­tre pa­la­bras, per­fi­lan en Mi­chael Jack­son su per­so­na­li­dad eva­si­va, in­di­fe­ren­te, con cla­ra ten­den­cia al ais­la­mien­to, prin­ci­pal­men­te por la di­fi­cul­tad pa­ra ha­cer con­tac­to (en­la­ces trun­ca­dos). La ge­ne­ro­si­dad o el al­truis­mo que ca­rac­te­ri­zó a es­te per­so­na­je, lo po­de­mos va­lo­rar en la in­duc­ti­va D, con el tra­zo muy al­to, sin bu­cle; sin em­bar­go, el egoís­mo que­da plas­ma­do en la in­duc­ti­va T, ma­gis­tral con trans­ver­sal muy al­to. En re­la­ción al com­por­ta­mien­to, po­de­mos des­ta­car la ten­den­cia a la irri­ta­bi­li­dad, en la mis­ma los fi­na­les afi­la­dos. La ten­den­cia a la ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal cla­ra­men­te la de­fi­ne, la si­nuo­si­dad en la di­rec­ción y la ten­den­cia a la de­pre­sión por­que aún con­ti­nuan­do on­du­la­da, en los úl­ti­mos pá­rra­fos van en di­rec­ción des­cen­den­te.

Por úl­ti­mo, en la fir­ma de Mi­chael Jack­son se ob­ser­va una rú­bri­ca en la zo­na cen­tro de la mis­ma, lo que su­gie­re que es­te ar­tis­ta pu­do vi­vir su vi­da atra­pa­do en su pro­pio mun­do, sin es­pa­cio pa­ra dis­tin­guir la reali­dad, sin ca­pa­ci­dad pa­ra dis­tin­guir el pa­sa­do, el pre­sen­te y el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.