Los Jack­son 5: la vi­sión de Joe

Cuer­das, pop y fa­ma, tres ele­men­tos muy mar­ca­dos en el quin­te­to de her­ma­nos, ca­rac­te­ri­za­do por una mez­cla de ta­len­to mu­si­cal, al cual el éxi­to abra­zó e ins­cri­bió en la his­to­ria co­mo uno de los ma­yo­res grupos de su gé­ne­ro.

Ritmo Platinum - - Contenido -

Por si tres eran in­su­fi­cien­tes, se su­ma­ron los dos her­ma­nos más pe­que­ños pa­ra com­ple­tar y com­ple­men­tar el que se con­vir­tió en uno de los pri­me­ros con­jun­tos de ado­les­cen­tes de afro­ame­ri­ca­nos que atra­jo a la au­dien­cia blan­ca.

Con tal de que el se­cre­to es­tu­vie­ra a sal­vo, Jac­kie, Ti­to y Jer­mai­ne Jack­son se lle­va­ban pa­ra la ra­dio a sus pe­que­ños her­ma­nos Mi­chael y Mar­lon Jack­son en ca­li­dad de es­pec­ta­do­res de sus pre­sen­ta­cio­nes, co­mo for­ma de que no di­je­ran al pa­dre que es­ta­ban uti­li­zan­do su gui­ta­rra.

Cuan­do la rup­tu­ra de una de las cuer­das de la gui­ta­rra de Jo­seph Jack­son (Joe) pu­so en evi­den­cia el uso clan­des­tino que sus hi­jos ma­yo­res ha­cían del ins­tru­men­to, ini­ció la eta­pa de The Jack­son Brot­hers, pues, aun­que se en­fa­dó y cas­ti­gó a Ti­to por esa fal­ta, le fue im­po­si­ble no­tar el ta­len­to que po­seían. A par­tir de ese mo­men­to, la vi­da de es­tos jó­ve­nes ar­tis­tas es­tu­vo más cer­ca­na a los en­sa­yos, pre­sen­ta­cio­nes, pre­sio­nes y de­más asun­tos pro­pios de la in­dus­tria, que de su pro­pia ni­ñez.

El an­he­lo de Joe por­que fue­ran gran­des ar­tis­tas y que lo hi­cie­ran ca­da vez me­jor, les cos­tó mal­tra­tos fí­si­cos y psi­co­ló­gi­cos, que en la vi­da adul­ta de Mi­chael fue­ron muy de­ter­mi­nan­tes.

De pe­cu­lia­ri­da­des y ta­len­tos…

Fun­gien­do co­mo re­pre­sen­tan­te, a me­dio tiem­po en el ini­cio y lue­go a jor­na­da com­ple­ta, Joe Jack­son em­pe­zó a ofi­ciar una se­rie de pre­sen­ta­cio­nes en di­fe­ren­tes lu­ga­res de la ciu­dad de Gary, en In­dia­na, en las cua­les Ti­to to­ca­ba la gui­ta­rra, en tan­to que Jer­mai­ne era la voz prin­ci­pal y ha­cía so­nar el ba­jo. La vi­sión del pa­triar­ca de los Jack­son fue lo su­fi­cien­te­men­te cer­te­ra co­mo pa­ra co­lo­car de ma­ne­ra fac­ti­ble a ca­da uno de los in­te­gran­tes del gru­po de acuer­do con sus ta­len­tos. Mu­cho de esa acer­ta­da elec­ción tu­vo que ver con que ya te­nía ex­pe­rien­cia en las me­lo­días, pues ha­bía to­ca­do gui­ta­rra con su her­mano en su ban­da The Fal­cons.

Sin em­bar­go, se do­cu­men­ta que no fue su­ya la de­ci­sión de co­lo­car a Mi­chael co­mo pri­mer vo­ca­lis­ta del quin­te­to, y que in­clu­so se opo­nía a que fue­ra es­te, pe­ro la per­sua­sión de Kat­he­ri­ne, la ma­dre de los in­te­gran­tes, quien tam­bién te­nía co­no­ci­mien­tos en el área por sus as­pi­ra­cio­nes a pia­nis­ta y ar­tis­ta, fue lo que hi­zo po­si­ble que el re­co­no­ci­do “Rey del Pop” en el 1967 fue­ra la voz prin­ci­pal.

Ca­da uno te­nía lo su­yo, es de­cir, los di­fe­ren­cia­ba una chis­pa ar­tís­ti­ca y, a pe­sar de que ca­si to­dos te­nían co­no­ci­mien­tos so­bre los mis­mos ins­tru­men­tos, quie­nes se des­ta­ca­ron con la voz fue­ron: Jer­ma­nie, el cual, al mo­men­to en que se for­mó The Jack­son Brot­hers, era la voz cen­tral; Jac­kie, quien es el se­gun­do her­mano ma­yor de nue­ve, vo­ca­lis­ta

más an­ti­guo y el te­nor del gru­po; y Mi­chael, quien por la pro­fun­di­dad de las emo­cio­nes que trans­mi­tía, con me­nos de 10 años de edad, lo­gró con­ver­tir­se en voz prin­ci­pal del gru­po The Jack­son 5, nom­bre que ob­tu­vo el gru­po lue­go de que a fi­na­les del año 1965 se unie­ran los cin­co her­ma­nos. Jer­mai­ne, en es­ta eta­pa del gru­po que mo­ti­vó a nu­me­ro­sas per­so­nas a lla­mar­le “reale­za pop” a la fa­mi­lia, era ba­jis­ta y voz; mien­tras que el ter­cer her­mano, gui­ta­rris­ta prin­ci­pal y el ba­rí­tono de los her­ma­nos era Ti­to. En el ca­so de Mar­lon, el sex­to de ellos, al igual que Mi­chael, fue de los úl­ti­mos en en­trar a la in­dus­tria, de­bi­do a su edad; su ins­tru­men­to era la voz, pe­ro se­cun­da­ria.

Los dos úl­ti­mos en for­mar par­te de la que 10 años después pa­só a ser The Jack­sons, con so­lo cua­tro in­te­gran­tes, die­ron mues­tra al ini­cio de sus ta­len­tos co­mo bai­la­ri­nes y can­tan­tes, y fue ca­si de in­me­dia­to cuan­do se de­fi­nió quién se­ría la pri­me­ra voz de la agru­pa­ción, Mi­chael, des­pla­zan­do, en es­te as­pec­to, a su her­mano Jer­mai­ne. En­tre las ex­ten­sas gi­ras, tam­bién fi­gu­ra­ron pre­sen­ta­cio­nes pa­ra abrir shows de stri­pers, sien­do es­tos unos ni­ños y ado­les­cen­tes.

Des­de el mo­men­to en que Joe no­tó lo le­jos que sus pe­que­ños po­dían lle­gar, apro­ve­chó el es­ce­na­rio, de­jan­do de la­do la eta­pa en que es­ta­ban e im­po­nien­do a ba­se de pre­sio­nes las di­rec­tri­ces de có­mo y qué de­bían ha­cer.

Aun­que fue un gru­po que mar­có la his­to­ria, en su pa­so, tam­bién es cier­to que mar­có la vi­da de ca­da uno de los inol­vi­da­bles Jack­son 5.

Des­de que Kat­he­ri­ne, la ma­dre de los Jack­son, es­cu­chó a Mi­chael can­tar mien­tras es­te ha­cía su ca­ma, no tar­dó en con­ven­ser a Joe de que el más pe­que­ño de sus hi­jos te­nía que ser la voz prin­cial de la agru­pa­ción mu­si­cal, des­pla­zan­do de in­me­dia­to, en es­te as­pec­to, a su her­mano Jer­mai­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.