Lo que Mi­chael pen­sa­ba de su pa­dre

Una re­la­ción que de­ter­mi­nó mu­chos as­pec­tos de su vi­da.

Ritmo Platinum - - Contenido -

Pa­ra la es­tre­lla pop man­te­ner su vi­da pri­va­da era un tan­to im­po­si­ble. Al con­ver­tir­se en una fi­gu­ra tan exi­to­sa des­de jo­ven y re­co­no­ci­da a ni­vel mun­dial, to­do el mun­do bus­ca­ba co­no­cer más a fon­do des­de sus gus­tos has­ta el am­bien­te fa­mi­liar del mis­mo. La vi­da de Mi­chael, co­mo se ha co­no­ci­do, fue un tan­to tor­men­to­sa ya que es­te no con­ta­ba con una fa­mi­lia co­mún, co­mo a la que cual­quier pe­que­ño es­ta acos­tum­bra­do a ver. Su am­bien­te fa­mi­liar era, más bien, un am­bien­te de ne­go­cios, don­de su pa­dre, Jo­sep Jack­son, vi­sua­li­za­ba a ca­da uno de sus hi­jos, pe­ro en es­pe­cial a Mi­chael, co­mo el tic­ket de oro que él por sí mis­mo nun­ca con­si­guió.

Jo­seph, al des­cu­brir el po­ten­cial y ta­len­to de sus hi­jos, no es­ca­ti­mó en sa­car­le to­do el pro­ve­cho po­si­ble. Mien­tras que otros ni­ños y ado­les­cen­tes es­ta­ban vi­vien­do las eta­pas que les co­rres­pon­dían, Jack­son y sus her­ma­nos so­lo vi­vían pa­ra tra­ba­jar en ser can­tan­tes. Y Jo­seph se en­car­ga­ba con “mano fir­me” de que es­tos res­pe­ta­ran y cum­plie­ran con el ob­je­ti­vo. El Rey del Pop y sus ocho her­ma­nos veían más a Jo­seph co­mo un “dic­ta­dor” en lu­gar de un pa­dre. El ma­na­ger de los “Jack­son 5” era fiel cre­yen­te de la dis­ci­pli­na, co­mo una for­ma de po­der “pro­te­ger” a sus hi­jos y ha­cer­los pro­fe­sio­na­les exi­to­sos. Sin em­bar­go, fue es­te “en­torno fa­mi­liar” que hi­zo que la fa­mi­lia tu­vie­ra tan­tos pro­ble­mas, en es­pe­cial, el más su­fri­do de to­dos los her­ma­nos: Mi­chael.

De acuer­do con la psi­có­lo­ga Ana Si­mó, quien es te­ra­peu­ta fa­mi­liar, de pa­re­ja, se­xó­lo­ga y ex­per­ta en due­los, la re­la­ción pa­dre e hi­jo de­be ser de amor, don­de el pa­dre le brin­de un víncu­lo se­gu­ro al hi­jo y don­de el hi­jo pue­da sen­tir se­gu­ri­dad, con­fian­za, res­pe­to por su di­fe­ren­cia­ción. Por lo tan­to, el pa­dre de­be ser aquel que guíe e ins­pi­re con­fian­za en la fo­men­ta­ción del hi­jo. Es­ce­na­rio que nun­ca se dio en la fa­mi­lia Jack­son. De igual for­ma, Si­mó in­di­có que una re­la­ción abu­si­va pue­de afec­tar en va­rias for­mas, des­de que el hi­jo no ten­ga se­gu­ri­dad en sí mis­mo; ser un ser hu­mano to­tal­men­te com­pla­cien­te bus­can­do con es­to la apro­ba­ción del pa­dre, has­ta lle­gar a ser muy re­bel­de o muy obe­dien­te. Y lo más im­por­tan­te, no po­der apren­der a que­rer­se a sí mis­mo, pues la fi­gu­ra que de­be for­jar su amor pro­pio le de­mues­tra con ac­cio­nes ne­ga­ti­vas que él no me­re­ce na­da. Lo que des­cri­be en gran par­te el por­qué de las in­se­gu­ri­da­des del ar­tis­ta y di­fí­cil acep­ta­ción de sí mis­mo. Co­mo Mi­chael era el lí­der del gru­po, su pa­dre te­nía más ex­pec­ta­ti­vas del mis­mo, por lo que lo pre­sio­na­ba a un pun­to en que Mi­chael lo vi­sua­li­za­ba co­mo un mons­truo.

Sin em­bar­go, ver si­tua­cio­nes en las que el pa­dre se vuel­ve abu­si­vo con sus hi­jos no ne­ce­sa­ria­men­te in­di­ca des­pre­cio y fal­ta de amor, ex­pre­sa la te­ra­peu­ta. “Mu­chos pa­dres en­tien­den que el amor es fo­men­tar mie­do, crear un res­pe­to que lle­va a mar­car una dis­tan­cia fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca en­tre ellos, pe­ro que pa­ra él re­pre­sen­ta la me­jor for­ma de criar y ayu­dar a que su hi­jo sea al­guien exi­to­so en el ma­ña­na”, com­par­tió Ana Si­mó. “Pe­ro lo cier­to es que es­to se ha de­mos­tra­do que no fun­cio­na, que muy al con­tra­rio pue­de lle­var­te a un éxi­to la­bo­ral hue­co, pues no tie­ne co­mo ba­se la apro­ba­ción y el ca­ri­ño de los da­do­res de vi­da, que pa­ra to­do ser hu­mano es im­pres­cin­di­ble en la cons­truc­ción de su iden­ti­dad”, in­di­có Si­mó. A pe­sar de que la re­la­ción del can­tan­te fue­ra tan tur­bu­len­ta con su pa­dre, es­te no te­nía la mis­ma si­tua­ción con la ma­dre. El víncu­lo en­tre ma­dre e hi­jo era muy di­fe­ren­te al que exis­tía con Jo­seph. Mi­chael veía en su ma­dre su ver­da­de­ro apo­yo in­con­di­cio­nal sin im­por­tar lo bueno o ma­lo que él fue­ra. No era un mis­te­rio pa­ra na­die del en­torno de la fa­mi­lia que el Rey del Pop se iden­ti­fi­ca­ba con su ma­dre y es­te veía en ella las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas de él, por lo que la te­ra­peu­ta fa­mi­liar es­ta­ble­ció que di­cha re­la­ción o elec­ción en­tre el pa­dre o la ma­dre iba a de­pen­der del ti­po de víncu­lo que se desa­rro­lle en­tre ellos. Es de­cir que son mu­chos los fac­to­res que in­ter­vie­nen en es­ta di­ná­mi­ca. Un buen ejem­plo es, si el hi­jo tie­ne mu­chas cua­li­da­des pa­re­ci­das al pa­dre y la ma­dre re­cha­za al pa­dre, por es­to pue­de dre­nar su re­cha­zo a tra­vés del hi­jo, el cual se sen­ti­rá me­nos fren­te a su mamá. Otro es cuan­do los pa­dres se han crea­do una ex­pec­ta­ti­va so­bre lo que es y se­rá su hi­jo y es­te no lo cum­ple, el pa­dre pue­de sen­tir­se de­cep­cio­na­do y es­to in­flui­rá en la for­ma en que se vin­cu­le con ese hi­jo tal co­mo fue con la re­la­ción de Jo­seph con Mi­chael.

Al fi­nal, el pa­dre de Mi­chael creó un en­torno tó­xi­co del cual muy po­cos de sus hi­jos pu­die­ron su­pe­rar por com­ple­to, afec­tan­do en to­dos los sen­ti­dos a los más per­ju­di­ca­dos. Pa­ra Jo­seph Jack­son ser un pa­dre es­tric­to, im­pli­ca­ba con­se­guir to­dos los lo­gros. Pe­ro la reali­dad es que esa ca­rac­te­rís­ti­ca es la de­fi­ni­ción de un pa­dre dis­tan­te que so­lo po­ne nor­mas rí­gi­das, don­de nun­ca se ne­go­cia y que ca­si nun­ca es ca­ri­ño­so, sien­do es­ta la cau­sa del fra­ca­so e in­se­gu­ri­dad de los hi­jos. “Hoy se sa­be que la crian­za po­si­ti­va y res­pe­tuo­sa crea ni­ños más se­gu­ros, más amorosos, que des­cu­bren sus do­nes y ta­len­tos”, ma­ni­fes­tó la psi­có­lo­ga Si­mó.

Mis su­ge­ren­cias pa­ra la re­la­ción pa­dre hi­jo:

El tiem­po de ca­li­dad es tiem­po in­di­vi­dual de ca­da pa­dre con ca­da ni­ño. Es de­cir, que si en la fa­mi­lia hay tres ni­ños, ca­da pa­dre, por se­pa­ra­do, com­par­ti­rá con ca­da hi­jo de ma­ne­ra in­di­vi­dual. La ca­li­dad es más im­por­tan­te que la can­ti­dad; es pre­fe­ri­ble de­di­car 15 mi­nu­tos, otor­gán­do­les to­da nues­tra aten­ción a nues­tro hi­jo o hi­ja, que 30 mi­nu­tos, en los que mien­tras es­ta­mos con él o ella, con­tes­ta­mos el ce­lu­lar, o so­mos in­te­rrum­pi­dos cons­tan­te­men­te. No in­te­rrup­cio­nes. Pla­ni­fi­que su tiem­po de ma­ne­ra que no exis­tan in­te­rrup­cio­nes mien­tras com­par­te con su hi­jo o hi­ja. Ha­ga de es­te tiem­po una ru­ti­na. Si el tiem­po no pu­do cum­plir­se en la ma­ña­na, co­mo es la costumbre, propóngase otro mo­men­to del día pa­ra cum­plir­lo. Apro­ve­che las opor­tu­ni­da­des: si su hi­jo es­ta vien­do TV o ju­gan­do en la compu­tado­ra, sién­ta­te con es­te pa­ra pa­sar un ra­ti­co que, a pe­sar de que qui­zás no se ha­ble, él sen­ti­rá que es­tás ahí sen­ta­do por él. Ha­ga de es­te mo­men­to es­pe­cial. Nues­tros hi­jos per­ci­ben to­do, há­ga­les sen­tir lo im­por­tan­te que son pa­ra us­ted ese mo­men­to. De­mués­tra­le in­te­rés a sus co­sas. A pe­sar de pa­re­cer­te ton­to, re­cuer­da que no­so­tros pa­sa­mos por es­te ci­clo y nues­tras co­sas eran lo más im­por­tan­te en ese mo­men­to. Há­ga­lo di­ver­ti­do. Per­mi­ta que su ni­ño o ni­ña eli­ja la ac­ti­vi­dad que van a rea­li­zar y par­ti­ci­pe de es­ta con en­tu­sias­mo. No se que­je de que le due­le el cuer­po o que us­ted ya es­ta muy vie­jo pa­ra esos jue­gos; nues­tros hi­jos no en­tien­den eso y pa­ra ellos es sim­ple­men­te un re­cha­zo de ma­mi o pa­pi. RP

Pa­ra Jo­seph Jack­son ser un pa­dre es­tric­to im­pli­ca­ba con­se­guir to­dos los lo­gros. Pe­ro la reali­dad es que esa ca­rac­te­rís­ti­ca es la de­fi­ni­ción de un pa­dre dis­tan­te que so­lo po­ne nor­mas rí­gi­das, don­de nun­ca se ne­go­cia y que ca­si nun­ca es ca­ri­ño­so, sien­do es­to la cau­sa del fra­ca­so e in­se­gu­ri­dad de los hi­jos. El víncu­lo en­tre ma­dre e hi­jo era muy di­fe­ren­te al que exis­tía con Jo­seph. Mi­chael veía en su ma­dre su ver­da­de­ro apo­yo in­con­di­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.