Com­par­tien­do es­ce­na­rio con Dia­na Ross

Ella fue su men­to­ra, quien lo guio por los sen­de­ros del éxi­to.

Ritmo Platinum - - Contenido -

Co­mo un án­gel ines­pe­ra­do, la afa­ma­da can­tan­te y ac­triz es­ta­dou­ni­den­se Dia­na Ross lle­gó a la vi­da de Mi­chael Jack­son cuan­do era ape­nas un ni­ño y ya for­ma­ba par­te de la agru­pa­ción fa­mi­liar The Jack­son 5. Su his­to­ria ini­ció al mo­men­to de que la dis­que­ra Mo­town Re­cords ha­bía des­cu­bier­to al gru­po de chi­cos, pe­ro en aquel en­ton­ces, The Su­pre­mes eran las rei­nas que li­de­ra­ban el mer­ca­do, y en cu­ya ban­da par­ti­ci­pa­ba Ross. Los eje­cu­ti­vos de la em­pre­sa mu­si­cal eran cons­cien­tes de que re­sul­ta­ba ser una apues­ta muy arries­ga­da lan­zar a los Jack­son 5 por tra­tar­se de unos jo­ven­ci­tos, por lo que de­ci­die­ron im­pul­sar su ca­rre­ra de la mano de una per­so­na­li­dad re­co­no­ci­da ar­tís­ti­ca­men­te... ¡y quien me­jor que la mis­ma Dia­na Ross! Es por es­to que el 18 de di­ciem­bre de 1969 pre­sen­ta­ron su pri­me­ra pro­duc­ción dis­co­grá­fi­ca ti­tu­la­da: Dia­na Ross in­tro­du­ces The Jack­son Fi­ve, que in­te­gra­ba los sen­ci­llos: Want You Back, ABC, The Lo­ve You Sa­ve y I'll Be The­re, cu­yos te­mas se con­vir­tie­ron en un ro­tun­do éxi­to y los lle­va­ron a al­can­zar la ci­ma de las cla­si­fi­ca­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses. El tiem­po trans­cu­rría y la fa­ma de los chi­cos acre­cen­ta­ba, pe­ro el mis­mo Berry Gordy, quien era el ce­re­bro del se­llo Mo­town, veía en Mi­chael un tre­men­do ta­len­to; por eso pen­só que su po­ten­cial in­cre­men­ta­ría si es­te vi­vie­ra jun­to a Dia­na, por lo que su pro­pues­ta fue acep­ta­da y el chi­co cam­bió de re­si­den­cia, que era Gary, In­dia­na, pa­ra vi­vir en Holly­wood Hills, Los Án­ge­les. “Que­ría que es­tu­vie­ra cer­ca de ella. La gen­te pien­sa que fue ca­sua­li­dad que se que­da­ra allí. No lo fue. Yo que­ría que Dia­na le en­se­ña­ra to­do lo que pu­die­ra. Ella es una per­so­na muy in­flu­yen­te. Sa­bía que Mi­chael iba a apren­der al­go tan so­lo por es­tar cer­ca de ella. Le pre­gun­té si te­nía al­gún pro­ble­ma y su res­pues­ta fue que no, le gus­ta­ba la idea de te­ner­lo cer­ca”, afir­ma Gordy.

El ha­da ma­dri­na de su ca­rre­ra

Dia­na se con­vir­tió en su con­se­je­ra, ami­ga, con­fi­den­te y has­ta maes­tra. Su in­trín­se­ca re­la­ción con las ar­tes la ad­qui­rió, por­que ella lo con­du­jo a co­no­cer su am­plio cam­po, es­pe­cí­fi­ca­men­te, el de la pin­tu­ra; los dos sa­lían a com­prar lá­pi­ces y pin­tu­ras pa­ra pin­tar, y cuan­do no, pues se di­ri­gían a los mu­seos a de­lei­tar­se con las obras de im­por­tan­tes ar­tis­tas co­mo De­gas y Mi­guel Án­gel, lo que pro­vo­có en su in­te­rior el sur­gi­mien­to de su pa­sión por otras ver­tien­tes del ar­te, ya que en su an­ti­gua ca­sa so­lo es­ta­ba in­mer­so en el mun­do de la mú­si­ca.

Los años pa­sa­ban y su re­la­ción se ha­cía ca­da vez más fuer­te, fue por ello que en 1982 Mi­chael le com­pu­so una can­ción pa­ra ella que lle­va­ba por tí­tu­lo Mus­cles, en la que él ma­ni­fes­ta­ba su eterno agra­de­ci­mien­to a Dia­na por to­do lo que ha­bía he­cho en bie­nes­tar de su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca. Asi­mis­mo, la ar­tis­ta le ex­ter­na­ba a él que se sen­tía muy or­gu­llo­sa de él. Y una de las frases que cons­tan­te­men­te le ex­pre­sa­ba era: “¡Eres el me­jor! Sim­ple­men­te el me­jor. Vas a ser una gran es­tre­lla”. La con­fian­za y de­vo­ción del "Rey del Pop" ha­cia Dia­na era tan gran­de, que en su tes­ta­men­to ha­bía de­ja­do por sen­ta­do que si su ma­dre fa­lle­cie­ra, la cus­to­dia de sus hi­jos fue­ra da­da a ella. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.