PA­RA SI­BA­RI­TAS

Bar Bo­ta­ni­que, Áms­ter­dam.

Ritmo Social - - Sumario.Ritmo Personal - tex­to Mi­la­gros De Je­sús

NOS SUMERGIMOS EN EL BOS­QUE DE BAR BO­TA­NI­QUE, EN ÁMS­TER­DAM, PA­RA DE­LEI­TAR EL PA­LA­DAR Y LA VIS­TA.

El ver­dor de las plan­tas con­ju­ga­do con la fres­cu­ra que ofre­ce un ver­gel te da­rán la bien­ve­ni­da a uno de los lu­ga­res más exó­ti­cos de Áms­ter­dam, Paí­ses Ba­jos. Es­ta vez, te ha­bla­mos de Bar Bo­ta­ni­que, un ca­fé tro­pi­cal que in­vi­ta a dis­fru­tar de los pla­ce­res cu­li­na­rios su­mer­gi­do en un bos­que. Su in­terio­ris­mo es sor­pren­den­te, ya que el jue­go de co­lo­res que se en­cuen­tran en él

te harán sen­tir­te co­mo en una fies­ta tro­pi­cal, por lo que los tu­ris­tas que lo vi­si­ten po­drán vi­vir una ex­pe­rien­cia sen­so­rial úni­ca, por­que no so­lo mi­ma­rán su pa­la­dar con sus crea­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas, sino que tam­bién apre­cia­rán la her­mo­su­ra de to­dos los de­ta­lles que en él con­ver­gen. El lo­cal es­tá re­ple­to de ven­ta­na­les, lo que brin­da un as­pec­to cá­li­do y a la vez re­la­ja­do, pe­ro, tam­bién, se des­ta­can los es­pe­jos que están col­ga­dos del te­cho y que re­flec­tan la luz del ex­te­rior al in­te­rior, lo­gran­do fil­trar­se por las plan­tas pre­sen­tes, que son: las pal­me­ras, el fi­lo­den­dro, los he­le­chos y las mons­te­ras, crean­do así un efec­to de cons­tan­te cam­bio, por­que al caer la no­che, la som­bra se adue­ña del es­ta­ble­ci­mien­to pa­ra dar lu­gar a la es­tan­cia noc­tur­na en la ba­rra, pa­ra que los vi­si­tan­tes se to­men uno que otro tra­go. El co­me­dor, si­tua­do en­tre el sue­lo y só­tano, po­see sus pa­re­des en co­lor ro­sa con mu­lli­dos en ter­cio­pe­lo. Y en él, los co­men­sa­les de­gus­ta­rán a to­da ho­ra una se­rie de pla­ti­llos des­de sa­la­dos y dul­ces, de la co­ci­na fran­co-me­di­te­rrá­nea e in­ter­na­cio­nal. Ade­más, una sa­la de es­tar se de­fi­ne por sec­cio­nes de pi­sos de ro­ble y amue­bla­da con si­llo­nes y so­fás Top­form Ho­lland de los años 50. Asi­mis­mo, el res­tau­ran­te se ha di­vi­di­do uti­li­zan­do ba­ran­di­llas de una ma­ne­ra lú­di­ca que lle­gan has­ta el te­cho y crean un ca­mino des­pe­ja­do en­tre el bar y la sa­la prin­ci­pal.

fotos Maar­ten Wi­llems­tein

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.