Ga­brie­la Lla­nos

“PRO­FE­SO­RES”

Ritmo Social - - Taconescercanos. -

ME HA­BÍAN RE­CO­MEN­DA­DO ENCARECIDAMENTE LA SE­RIE DE TE­LE­VI­SIÓN CA­TA­LA­NA “MERLÍ” QUE, A PRIO­RI, pa­ra mí te­nía un pun­to a fa­vor y otro en con­tra. A fa­vor: que soy muy fan de las “pe­lí­cu­las de se­cun­da­ria” (to­dos te­ne­mos nues­tros gus­tos in­con­fe­sa­bles, ¿no?, hay quien lee no­ve­la ro­sa, llo­ra con las te­le­no­ve­las me­xi­ca­nas y se da gol­pes de pe­cho con las can­cio­nes de Mo­ce­da­des), es­to quie­re de­cir que me en­can­tan las his­to­rias en­mar­ca­das en esa suer­te de agu­je­ro ne­gro que es la ado­les­cen­cia, a la que se en­tra a eso de los 12 años y se sa­le (hay gen­te que no lo con­si­gue nun­ca) a eso de los 18. En con­tra: que o han cam­bia­do ra­di­cal­men­te los usos ado­les­cen­tes o mi ado­les­cen­cia trans­cu­rrió en el “Mun­do de Oz”, por­que el tí­pi­co guion de chi­co nerd que se enamo­ra de la chi­ca po­pu­lar (o vi­ce­ver­sa) y tras va­ria­das e inofen­si­vas pe­nu­rias, fi­nal­men­te triun­fa el amor, ha da­do pa­so a tra­mas de lo más cruen­tas (se­gu­ra­men­te más reales) que nos ins­ta­lan el desa­so­sie­go en el cuer­po, más el agra­de­ci­mien­to eterno por ha­ber so­bre­vi­vi­do en ese te­rreno mi­na­do de mal­dad que an­tes co­no­cía­mos co­mo “la edad del pa­vo” (pa­ra mues­tra, le acon­se­jo que re­cu­pe­re mi co­lum­na so­bre la se­rie de Net­flix “Por 13 ra­zo­nes” y, si es us­ted va­lien­te, le re­co­mien­do que la vea). Mi ba­lan­za se in­cli­nó a fa­vor de “Merlí” cuan­do, tras in­ves­ti­gar so­bre sus tres tem­po­ra­das, des­cu­brí que el per­so­na­je prin­ci­pal es­tá ins­pi­ra­do en aquel pro­fe­sor in­ter­pre­ta­do por el eterno

Ro­bín Williams en la mí­ti­ca “La So­cie­dad de los Poe­tas Muer­tos”, de­li­cio­sa pe­lí­cu­la que ta­tuó el car­pe díem en la piel de mi ge­ne­ra­ción. ¡Y no me arre­pien­to! Merlí es una his­to­ria en­tre­te­ni­da, in­ge­nio­sa, rea­lis­ta (me­jor ver­la en la ver­sión ori­gi­nal en ca­ta­lán) y, lo más im­por­tan­te, us­ted, mi que­ri­do lec­tor, apren­de­rá mu­cho de fi­lo­so­fía des­de Só­cra­tes a Nietzs­che, pa­san­do por Aris­tó­te­les y Scho­pen­hauer.

Merlí Ber­ge­ron, el pro­ta­go­nis­ta, es un cin­cuen­tón di­vor­cia­do que vi­ve con su ma­dre y con su hi­jo de 17 años. Un do­cen­te que uti­li­za mé­to­dos po­co or­to­do­xos, que se in­vo­lu­cra en la vi­da de sus alum­nos y, apli­can­do las gran­des ideas de la fi­lo­so­fía, con­si­gue orien­tar­los. En 40 ca­pí­tu­los de­be li­diar con un alumno ago­ra­fó­bi­co, otro en­tre­ga­do a las dro­gas, una ma­dre ado­les­cen­te, una chi­ca “fá­cil” con la au­to­es­ti­ma por los sue­los, uno que lu­cha con­tra su pro­pia iden­ti­dad se­xual… De­vo­ré de un plu­ma­zo las tres tem­po­ra­das de “Merlí” (avi­so pa­ra na­ve­gan­tes: en el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo se llo­ra co­mo una ma­dre) y eso me lle­vó a re­fle­xio­nar so­bre los pro­fe­so­res que he te­ni­do en la se­cun­da­ria; lo po­co o lo mu­cho que han in­flui­do en mi vi­da. De­bo acla­rar que es­tu­dié en un co­le­gio de mon­jas con otras trein­ta com­pa­ñe­ras, que ves­tía­mos de uni­for­me, y lla­má­ba­mos a los pro­fe­so­res de us­ted. Pe­ro, aun cuan­do mi ex­pe­rien­cia dis­ta mu­cho de la re­fle­ja­da en la se­rie (un tí­pi­co ins­ti­tu­to pú­bli­co ca­ta­lán) me vino a la ca­be­za un pro­fe­sor en con­cre­to, Ra­fael Es­pi­no­sa, que nos en­se­ña­ba la asig­na­tu­ra de Fí­si­ca en pri­me­ro de ba­chi­lle­ra­to. Quie­nes me co­no­cen, sa­ben per­fec­ta­men­te que las cien­cias no son lo mío, que des­de pe­que­ña tu­ve cla­ro que me de­di­ca­ría a es­cri­bir, que ni si­quie­ra ten­go desa­rro­lla­do el he­mis­fe­rio iz­quier­do del ce­re­bro... Pe­ro, con­tra to­do pro­nós­ti­co, aquel año ob­tu­ve las ca­li­fi­ca­cio­nes más al­tas en Fí­si­ca. Y to­do gra­cias al fas­ci­nan­te ri­tual que el pro­fe­sor Es­pi­no­sa desa­rro­lla­ba a la ho­ra de en­tre­gar­nos los exá­me­nes co­rre­gi­dos: los or­ga­ni­za­ba en or­den cre­cien­te, es de­cir, las ma­las no­tas pri­me­ro, las bue­nas al fi­nal. El pro­fe Es­pi­no­sa men­cio­na­ba nues­tros nom­bres en voz al­ta mien­tras ca­mi­na­ba en­tre los pu­pi­tres: voz, pau­sas y vo­lu­men per­fec­to pa­ra ha­cer­nos sen­tir sen­ten­cia­das a muer­te si éra­mos de las pri­me­ras o to­can­do las puer­tas del cie­lo si nues­tro nom­bre se men­cio­na­ba al fi­nal. Re­cuer­do la sen­sa­ción de te­ner un as­cen­sor su­bien­do y ba­jan­do en el es­tó­ma­go, re­cuer­do las me­ji­llas ca­lien­tes cuan­do pro­nun­cia­ba sin emo­ción al­gu­na “y, por úl­ti­mo, aquí es­tá el examen de Lla­nos…”

El pro­fe­sor Es­pi­no­sa no con­si­guió que me gus­ta­ra la Fí­si­ca, ni tam­po­co que re­cuer­de aque­llos com­ple­jí­si­mos ejer­ci­cios. Sin em­bar­go, ca­da vez que me to­ca en­fren­tar­me a al­go des­co­no­ci­do o lle­var ade­lan­te una ta­rea pa­ra la que no me sien­to es­pe­cial­men­te se­gu­ra, cie­rro los ojos y pien­so que si me es­fuer­zo mu­cho, es­ta­ré en ese úl­ti­mo mon­ton­ci­llo de exá­me­nes co­rre­gi­dos que des­can­sa­ban en el es­cri­to­rio a la es­pe­ra de su re­ci­bi­mien­to de hé­roe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.