VICTOIRE DE CASTELLANE

ELLA ES LA RES­PON­SA­BLE DE LA REIN­VEN­CIÓN DEL LEN­GUA­JE CREA­TI­VO DE DIOR JOAILLERIE

Ritmo Social - - Sumario.entrevistas - tex­to Mi­la­gros De Je­sús fo­tos Di­vul­gação y Fra­nçois Ha­lard

SU ES­TI­LO ÚNI­CO Y SO­FIS­TI­CA­DO LO IM­PREG­NA EN CA­DA UNA DE LAS JO­YAS QUE DI­SE­ÑA. AQUÍ CO­NO­CE­RÁS MÁS SO­BRE LA MEN­TE CREA­TI­VA DE DIOR JOAILLERIE.

Co­mo si se tra­ta­se de una obra de ar­te, sus lu­jo­sas y ele­gan­tes crea­cio­nes son un es­pec­tácu­lo vi­sual digno de ad­mi­rar. Su es­pí­ri­tu li­bre e irre­ve­ren­te lo plas­ma a la per­fec­ción en sus jo­yas, cuan­do a la ho­ra de con­fec­cio­nar­las mez­cla pie­dras de in­ten­sos co­lo­res y les da ese mo­vi­mien­to y vo­lu­men que da co­mo re­sul­ta­do fi­nal, una es­cul­tu­ra ri­ca en ma­ti­ces y de­li­ca­dos de­ta­lles.

ELLA ES UNA FEHA­CIEN­TE RE­PRE­SEN­TAN­TE del cos­mo­po­li­tis­mo pa­ri­sino, pe­ro tam­bién de la aris­to­cra­cia eu­ro­pea, por­que por sus ve­nas co­rre san­gre es­pa­ño­la al ser nie­ta de Silvia Ro­drí­guez de Ri­vas, con­de­sa de Cas­ti­lle­ja de Guz­mán, Se­vi­lla, Es­pa­ña.

De ahí vie­ne su gus­to ecléc­ti­co, el mis­mo que la ha lle­va­do a con­ver­tir­se en la di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de Dior Joaillerie, don­de ha crea­do un es­ti­lo pro­pio que ha ro­to los pos­tu­la­dos im­plí­ci­tos de la jo­ye­ría con­tem­po­rá­nea, dan­do cá­te­dra a las clá­si­cas fi­gu­ras de ese ar­te, quie­nes, a sus ini­cios, re­cha­za­ron su len­gua­je crea­ti­vo cuan­do lle­gó a la mí­ti­ca mai­son.

“CUAN­DO EM­PE­CÉ EN ES­TE NE­GO­CIO, los jo­ye­ros de Pla­ce Ven­dô­me te­nían un es­ti­lo bas­tan­te clá­si­co, no de­ma­sia­do crea­ti­vo. Yo que­ría desa­rro­llar un nue­vo len­gua­je que reavi­va­ra la ma­gia de la jo­ye­ría y la hi­cie­ra más fe­me­ni­na. Mez­clar la fe­mi­ni­dad con rea­lis­mo y fan­ta­sía”, pun­tua­li­za.

LA AL­TA JO­YE­RÍA DE DIOR es­tá es­tre­cha­men­te vin­cu­la­da con la al­ta cos­tu­ra, por lo que Victoire ha apos­ta­do al em­pleo de téc­ni­cas más fi­nas pa­ra que las jo­yas ten­gan un aca­ba­do más so­fis­ti­ca­do. Pre­vio a ello, du­ran­te 14 años su in­ge­nio crea­ti­vo es­tu­vo de­trás de las jo­yas de la mar­ca Cha­nel, lo­gran­do así ga­nar­se el res­pe­to de to­dos. Sus di­se­ños, do­ta­dos de al­ma y de cier­ta tea­tra­li­dad, aca­ba­ron con el es­ta­tis­mo im­pe­ran­te en la or­fe­bre­ría, pa­ra dar pa­so a un re­na­ci­mien­to en el es­te­ti­cis­mo de ese ar­te.

SU PA­SIÓN POR LA PRO­FE­SIÓN QUE EJER­CE la ha lle­va­do a ca­ta­pul­tar­se co­mo una de las di­se­ña­do­ras más re­vo­lu­cio­na­rias de la in­dus­tria, de­bi­do a que ella ha de­ja­do a un la­do lo con­ven­cio­nal pa­ra dar rien­das suel­tas a su ima­gi­na­ción y, por con­si­guien­te, a la con­fec­ción de lla­ma­ti­vas pren­das que co­nec­tan con la ex­pe­rien­cia que su­po­ne lu­cir un ves­ti­do de no­che fir­ma­do por la afa­ma­da ca­sa fran­ce­sa, por lo que en su la­bor se evi­den­cia un tra­ba­jo que ex­plo­ra el uni­ver­so de las per­cep­cio­nes sen­so­ria­les.

SUS PIE­ZAS ÚNI­CAS, ORI­GI­NA­LES e irre­pro­du­ci­bles son pro­duc­to de su im­pre­sio­nan­te ge­nia­li­dad. La ar­tis­ta de los di­se­ños ale­ga que: "Ca­da vez que fi­na­li­zo una co­lec­ción, vi­vo un mo­men­to ex­cep­cio­nal en mi ca­rre­ra. Es pu­ra ma­gia ver có­mo las jo­yas que he ima­gi­na­do co­bran vi­da". Su ex­cep­cio­nal tra­ba­jo, sin du­da al­gu­na, ha mar­ca­do un hi­to his­tó­ri­co en lo que con­cier­ne a la in­dus­tria de la al­ta jo­ye­ría, no so­lo de la pa­ri­si­na, sino tam­bién del mun­do, al con­ver­tir­se en una de las crea­do­ras de jo­yas más in­flu­yen­tes de to­dos los tiem­pos.

"PA­RA MÍ, TE­NER LI­BER­TAD CREA­TI­VA SIG­NI­FI­CA TE­NER LA PO­TES­TAD DE CREAR LO QUE QUIE­RA, SIN QUE NA­DIE ME IM­PON­GA NA­DA".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.