RO­BER­TO MANRIQUE

UN AC­TOR QUE NOS RO­BA LOS CO­RA­ZO­NES CON SU CA­RIS­MA.

Ritmo Social - - Sumario.entrevistas - En­tre­vis­ta Nat­ha­lie Her­nán­dez fo­tos Cor­te­sía del en­tre­vis­ta­do

Con él se cum­ple la afir­ma­ción “la pri­me­ra im­pre­sión es la que va­le”. Al pri­mer con­tac­to con es­te in­tere­san­te ac­tor ecua­to­riano, se sien­te es­tar en un am­bien­te lleno de ca­ris­ma. De eso, el pro­ta­go­nis­ta de Sin se­nos sí hay pa­raí­so col­ma to­do su en­torno. Pe­ter Pan es uno de sus per­so­na­jes in­ter­pre­ta­do que más le ha mar­ca­do de su ca­rre­ra, pues hay al­go de su ni­ño que no se va, y creo que es pre­ci­sa­men­te la sen­si­bi­li­dad y hu­mil­dad que lle­va en los pri­me­ro años de vi­da, lo que Ro­ber­to Manrique no ha de­ja­do es­ca­par. Esas vir­tu­des le lle­va­ron a to­mar el “ries­go” de un break, con el pro­pó­si­to de lle­nar­se de nue­vas ex­pe­rien­cias, vi­vir nue­vas aven­tu­ras... En ese lap­so, ma­te­ria­li­zó unos sue­ños, uno que de­jó al des­cu­bier­to el gran ser hu­mano más allá de la pan­ta­lla y la ac­tua­ción. For­jó su fun­da­ción tras el te­rre­mo­to de Ecua­dor del 2016. Des­de aquí, apor­ta a la edu­ca­ción de su na­ción.

Él tam­bién sa­be de des­ape­go. Re­co­rrió su na­tal Ecua­dor, du­ran­te ocho días, se des­pren­dió de to­do. Sin com­pa­ñía, sin di­ne­ro, sin ce­lu­lar, so­lo con sus cá­ma­ras “Go Pro”. Pro­duc­to de es­ta aven­tu­ra, na­ció de ma­ne­ra or­gá­ni­ca, co­mo si con­si­go lle­va­se un guion, su se­rie web Bie­na­ven­tu­ra­do, don­de la con­fian­za en el ins­tin­to y el pró­ji­mo, así co­mo el des­ape­go mis­mo, eran los tó­pi­cos es­te­la­res. Sin du­das, pa­ra él una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra en el am­plio sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra y, pa­ra sus se­gui­do­res, un ac­to inspirador. Lue­go del es­pa­cio pro­fe­sio­nal que Manrique de­ci­dió dar­se, el re­par­to de la exi­to­sa pro­duc­ción Sin se­nos sí hay pa­raí­so, le hi­zo par­te su­ya. “La ex­pe­rien­cia de Sin se­nos sí hay pa­raí­so ha si­do ma­ra­vi­llo­sa. Es­to ha si­do su­mar­me a un pro­yec­to fe­nó­meno, ha si­do su­mar­me a un pro­yec­to de éxi­tos; le es­toy muy agra­de­ci­do, y me gus­ta el per­so­na­je que in­ter­pre­to, por­que “San­tia­go” tie­ne sus eta­pas, pe­ro es un per­so­na­je muy agra­de­ci­do”, aco­ta. Es­te pro­fe­sio­nal del dra­ma na­ció pa­ra la ac­tua­ción, le sa­le de for­ma na­tu­ral, pe­ro no se li­mi­ta a ello. Ro­ber­to Manrique, ade­más, dis­fru­ta la pro­duc­ción y se ha da­do la opor­tu­ni­dad de ha­cer­lo. Pro­du­jo y pro­ta­go­ni­zó Trans­lú­ci­do, una tra­ma que le otor­gó una vi­sión más sa­lu­da­ble de fren­te a la muer­te y que le apor­tó bas­tan­te gra­cias a su re­le­van­te te­ma.

Es­te con­glo­me­ra­do de queha­ce­res so­lo de­ve­la a una gran es­tre­lla y ser hu­mano que pro­yec­ta y co­mu­ni­ca con hu­mil­dad ca­da una de sus fa­ce­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.