EL CHEF ES...

Ho­tel Aman Ve­ni­ce

Ritmo Social - - Sumario.ritmo Personal - tex­to Mi­la­gros De Je­sús fo­tos Fuen­te ex­ter­na

ART SMITH Y LAS RE­CE­TAS QUE CON­QUIS­TA­RON LA CO­CI­NA DE OBA­MA, EL REY DE SUE­CIA Y OPRAH.

Ita­lia es re­co­no­ci­da por el es­plen­dor de su ar­te y cul­tu­ra; al igual, es fa­mo­sa por los nu­me­ro­sos mo­nu­men­tos que la in­te­gran y que se en­cuen­tran im­preg­na­dos de una be­lle­za e his­to­ria im­pre­sio­nan­te. Es un país que, sin du­da al­gu­na, de­ja enamo­ra­do a to­do el que lo vi­si­ta, en es­pe­cial, a una de sus más her­mo­sas y ro­mán­ti­cas ciu­da­des: Ve­ne­cia. Re­co­rrer en pe­que­ñas em­bar­ca­cio­nes sus di­ver­sos rin­co­nes, re­sul­ta ser una ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa… En es­ta his­tó­ri­ca ur­be exis­te un lu­gar su­ma­men­te agra­da­ble que in­vo­ca a una ín­te­gra re­la­ja­ción al es­tar in­mer­so en la ma­gia im­pe­ran­te del si­glo XIX. Un via­je en el tiem­po es la fra­se exac­ta que de­fi­ne al ho­tel Aman Ve­ni­ce. Pa­ra ac­ce­der a es­te lu­jo­so y en­can­ta­dor hos­tal, que es­tá con­for­ma­do por cin­co ni­ve­les, se de­be in­gre­sar a tra­vés del Gran Ca­nal, por un mue­lle que va di­rec­to a la re­cep­ción, que po­see al­tos y fres­cos te­chos, mo­ti­vos en re­lie­ve, y una es­ca­le­ra que te lle­va al si­guien­te pi­so. El sa­lón prin­ci­pal dis­po­ne de ven­ta­na­les que mues­tran pri­vi­le­gia­das vis­tas al ca­nal, al igual que la sa­la ama­ri­lla y rou­ge, que des­ta­can por sus co­lo­res. Los hués­pe­des po­drán des­can­sar en ha­bi­ta­cio­nes que son to­das sui­tes (en to­tal son 24), las cua­les es­tán de­co­ra­das con re­fi­na­dos ele­men­tos re­tro, com­bi­na­dos con mue­bles mo­der­nos que apor­tan be­lle­za y ele­gan­cia a ca­da es­pa­cio del lu­gar. Asi­mis­mo, los que asis­tan a es­te sun­tuo­so pa­la­cio po­drán dis­fru­tar de la tran­qui­li­dad en mo­men­tos en que leen un li­bro en su opu­len­ta bi­blio­te­ca. Al caer la no­che, los in­vi­ta­dos po­drán de­gus­tar de un ex­ten­so me­nú de be­bi­das y ape­ri­ti­vos noc­tur­nos que se sir­ven en su aco­ge­dor bar que cuen­ta con un sa­lón de bai­le. Las pa­re­des de es­te es­pa­cio es­tán fo­rra­das con se­da ro­ja bri­llan­te y en­ga­la­na­da con una lám­pa­ra im­pe­rial. Si deseas go­zar de una vi­da de lu­jo al más al­to ni­vel, Aman Ve­ni­ce te es­pe­ra.

Una bur­gue­sas de las más fa­mi­lias ri­cas de Ve­ne­cia eran los Coc­ci­na, quie­nes cons­tru­ye­ron, en 1550, es­te pa­la­cio en la me­jor zo­na de la ciu­dad. El pa­la­ce­te fue di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to Gian­gia­co­mo de’gri­gies­te. En el si­glo XIX, los her­ma­nos Ni­co­lo y An­ge­lo Pa­pa­do­po­li Al­do­bran­di­ni lo com­pra­ron, por lo que se lla­mó Pa­laz­zo Pa­pa­do­po­li. Ellos lo trans­for­ma­ron y su res­tau­ra­ción se la en­car­ga­ron a Mi­che­lan­ge Gug­gen­heim, uno de los re­pre­sen­tan­tes del Neo­rre­na­ci­mien­to y del Rococó. De esa re­no­va­ción tan ex­qui­si­ta, se pue­de dis­fru­tar aún hoy en mu­chos rin­co­nes del ho­tel Aman Ve­ni­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.