DIA­NA VREE­LAND

Ritmo Social - - Sumario | Entrevistas - tex­to Na­ta­lia Na­chón

DE­TA­LLES DE LA VI­DA DE LA PRES­TI­GIO­SA EDI­TO­RA DE HAR­PER'S BA­ZAAR Y VO­GUE QUE RE­VO­LU­CIO­NÓ EL MUN­DO DE LA MO­DA PA­RA SIEM­PRE.

Pa­rís y la “Be­lle Épo­que” fue­ron el pun­to de par­ti­da de su ins­pi­ra­ción. De he­cho, re­co­no­ció ha­ber apren­di­do mu­cho más en las ca­lles de su ciu­dad na­tal que lo que pu­do al­gu­na vez en­se­ñar­le un sa­lón de cla­ses. Ob­ser­va­do­ra, in­tui­ti­va y de­ter­mi­na­da, su­po apro­piar­se de una vi­sión que ter­mi­nó por trans­for­mar el mun­do editorial pa­ra siem­pre. Más que dar a los lec­to­res lo que ne­ce­si­ta­ban, les pre­sen­ta­ban lo que aún no sa­bían que les ha­cía fal­ta. La mo­da, los co­lo­res, las tex­tu­ras, el fu­tu­ro, los ries­gos, to­dos re­pre­sen­ta­ban pa­ra ella un via­je vi­sual ex­traor­di­na­rio que su­po im­preg­nar a la per­fec­ción en su co­lum­na pa­ra Har­per’s Ba­zaar, tam­bién en las por­ta­das y el res­to de pá­gi­nas cuan­do se con­vir­tió en la edi­to­ra de la re­vis­ta. Y cuan­do emi­gró a la di­rec­ción de Vo­gue, to­do so­lo se ha­bía en­fa­ti­za­do. Fue ca­za­ta­len­tos de gran­des di­se­ña­do­res y ca­sa­men­te­ra del ar­te y la mo­da al con­ver­tir­se en con­sul­to­ra del Cos­tu­me Ins­ti­tu­te of the Me­tro­po­li­tan Mu­seum of Art, dan­do los pri­me­ros pa­sos pa­ra lo que es hoy el MET Ga­la. Dia­na creía que la me­jor vi­da que po­días vi­vir era la que crea­bas pa­ra ti mis­mo, y su­po ha­cer de la su­ya jus­ta­men­te eso.

fo­to Ar­chi­vos Dia­na Vree­land

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.