ES­PA­CIOS

Ca­sas del XVI

Ritmo Social - - Sumario | Ritmo Personal - tex­to Mi­la­gros De Je­sús fo­tos Cortesía Ca­sas del XVI

TE IN­VI­TA­MOS A RE­CO­RRER POR LOS EN­CAN­TOS HIS­TÓ­RI­COS IM­PREG­NA­DOS EN ES­TAS JO­YAS CO­LO­NIA­LES. TE HA­BLA­MOS DE LAS CA­SAS DEL XVI.

Na­ve­gar por la ma­gia his­tó­ri­ca que en­vuel­ve una de las ciu­da­des más an­ti­guas del Nue­vo Mun­do, la Ciu­dad Co­lo­nial de San­to Do­min­go es una ex­pe­rien­cia sen­so­rial al más al­to ni­vel. Des­pla­zar­se por sus ado­qui­na­das ca­lles, mien­tras ob­ser­vas sus pin­to­res­cas re­si­den­cias y los em­ble­má­ti­cos mo­nu­men­tos que la con­for­man, te ha­rán in­gre­sar a un por­tal pa­ra via­jar a los si­glos pa­sa­dos y así co­no­cer sus en­can­tos y ri­cas his­to­rias. En el mis­mo co­ra­zón de es­ta im­pre­sio­nan­te me­tró­po­li se en­cuen­tran en­cla­va­das unas jo­yas co­lo­nia­les que re­crean en sus es­pa­cios

la be­lle­za im­pe­ran­te en aque­lla era, nos es­ta­mos re­fi­rien­do a Ca­sas del XVI, un con­jun­to de re­si­den­cias que po­seen un gran va­lor his­tó­ri­co y que en sus in­te­rio­res tie­nen im­preg­na­dos ele­men­tos pro­pios de la arquitectura an­ti­gua, por eso sus clá­si­cos te­chos, arcos de la­dri­llo y otros ele­men­tos aún se pre­ser­van. Asi­mis­mo, en ellas los vi­si­tan­tes po­drán ver de­ta­lles ale­gó­ri­cos a la cul­tu­ra do­mi­ni­ca­na; una con­ju­ga­ción per­fec­ta de ar­te­fac­tos an­ti­guos, obras de ar­te lo­cal y mue­bles ar­te­sa­na­les, evo­can a re­tro­ce­der el tiem­po y vi­vir en­tre la fas­ci­na­ción de la Épo­ca Co­lo­nial. Es­tas ca­sas co­lo­nia­les cons­tan de 21 ha­bi­ta­cio­nes con am­plios ba­ños y ofre­cen ac­ce­so a los pa­tios de las ca­sas, co­mo tam­bién a sus áreas co­mu­nes que van des­de sa­las de es­tar, bi­blio­te­cas, bar, y, has­ta jar­di­nes, al­gu­nos con pis­ci­na. Ca­be des­ta­car, que en ca­da vi­vien­da hay un mayordomo dis­po­ni­ble pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des de los hués­pe­des. En­tre los ser­vi­cios que brin­dan al pú­bli­co que los vi­si­ta, es­tán el desa­yuno a la car­ta y un chef pri­va­do pa­ra pre­pa­rar­le ex­qui­si­tos pla­ti­llos pa­ra de­lei­tar sus pa­la­da­res. Ade­más, ofre­cen re­co­rri­dos cu­li­na­rios a los me­jo­res res­tau­ran­tes de la zo­na y a di­fe­ren­tes lu­ga­res de esa im­po­nen­te ur­be, tan­to en la ma­ña­na co­mo en la noche. En de­fi­ni­ti­va, si vi­si­tas las Ca­sas del XVI, po­drás ex­pe­ri­men­tar un sin­fín de sen­sa­cio­nes de lu­jo al es­tar in­mer­so en los atractivos his­tó­ri­cos del Nue­vo Mun­do.

El del re­si­den­cia cin­co en con­cep­to dis­tin­tas XVI es­tre­llas ra­di­ca bou­ti­que ca­sas de dis­tri­bui­do en Ca­sas por una de to­da la to­tal Ciu­dad de 20 Co­lo­nial, ha­bi­ta­cio­nes. con un Bus­ca su­plir las ne­ce­si­da­des de sus vi­si­tan­tes pa­ra que dis­fru­ten de la in­fi­ni­dad de co­mo­di­da­des que brin­dan. Es­tas ca­sas fue­ron inau­gu­ra­das en mar­zo de 2014 con la idea de ofre­cer­les a los tu­ris­tas una vi­ven­cia emo­cio­nal mien­tras dis­fru­tan del buen gus­to y ex­qui­si­tez en la ciu­dad de San­to Do­min­go. Al­gu­nas de sus re­si­den­cias lle­van por nombre: Ca­sa Ma­co­rís, Ca­sa del Ár­bol, Ca­sa de los Ma­pas, Ca­sa del Di­se­ña­dor, Ca­sa An­ti­lla­na y Ca­sa del Po­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.