Abre­te a las po­si­bi­li­da­des

Ritmo Social - - Body And Soul -

Ten­go un ami­go que, si le­ye­ra es­ta co­lum­na en el día de hoy, muy pro­ba­ble­men­te se eno­ja­ría con­mi­go. Me ins­pi­ro en él pa­ra es­cri­bir. Siem­pre he co­no­ci­do sus “ma­ñas”, pe­ro te­nía mu­cho que nos las pal­pa­ba. De­ci­di­mos ha­cer un via­je jun­tos a la Ciu­dad de Mé­xi­co. No ha­bía­mos al­za­do vue­lo cuan­do co­mien­za a in­quie­tar­me su ri­gi­dez. Es más cua­dra­do que un cua­dro. No ad­mi­te sor­pre­sas. No ex­pe­ri­men­ta. No se atre­ve. Es el ejem­plo más feha­cien­te de lo que nos di­jo una ami­ga, ex­per­ta en pro­gra­ma­ción neu­ro­lin­güís­ti­ca, de que nues­tro ce­re­bro es muy va­go, y so­lo le gus­ta lo co­no­ci­do, lo que ya sa­be, lo que le da se­gu­ri­dad. Cuan­do se en­te­ró que el ca­fé que be­be­ría­mos ca­da ma­ña­na en nues­tra es­tan­cia en la ca­pi­tal me­xi­ca­na no era de la mar­ca a la que es­ta­ba acos­tum­bra­do, pe­gó el gri­to al cie­lo. Se re­pro­chó por no pre­ver lle­var con­si­go el de su uso co­ti­diano. ¡Ya se pue­den ima­gi­nar qué pa­so con la co­mi­da! Uno de los días lo des­ti­na­mos a co­no­cer la her­mo­sa ciu­dad de Pue­bla, a unas dos ho­ras del Distrito Fe­de­ral. No pu­di­mos ser más ati­na­dos en nues­tra se­lec­ción de la fe­cha de via­je pues los pla­tos más tra­di­cio­na­les de la co­ci­na po­bla­na es­ta­ban en épo­ca y por su­pues­to que era me­nes­ter pro­bar esas de­li­cias. Me re­fie­ro al “Chi­le en No­ga­da” y el fa­mo­so “mo­le po­blano”. Por más que leía el me­nú no se de­ci­día por nin­gún pla­to, por su­pues­to que no se atre­ve­ría a pro­bar na­da des­co­no­ci­do. Op­tó por una sopa de re­mo­la­cha que a to­das lu­ces pa­re­cía es­pec­ta­cu­lar. For­zan­do que abra su pa­la­dar le di a pro­bar mis que­sa­di­llas con mo­le. Arru­gó la ca­ra co­mo quien prue­ba un li­món, y de in­me­dia­to pi­dió al Dios te­ner un pla­to de arroz con ha­bi­chue­la en fren­te. Es­to que pa­re­ce jo­co­so tie­ne un sig­ni­fi­ca­do po­de­ro­so. En la vi­da, mu­chas ve­ces nos su­ce­de co­mo a mi ami­go, no nos abri­mos a las po­si­bi­li­da­des. Por eso nos que­da­mos enanos en mu­chos ren­glo­nes. Es opor­tuno pro­bar, de­gus­tar, lan­zar­se a lo nue­vo, a lo des­co­no­ci­do. La zo­na de con­fort es un lu­gar her­mo­so pe­ro allí na­da cre­ce. ¡Des­cu­bri­re­mos un mun­do sin fin, atré­ve­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.