SO­FÍA PALAZUELO

PER­TE­NE­CIEN­TE A UNA DE LAS FA­MI­LIAS MÁS RE­CO­NO­CI­DAS DE ES­PA­ÑA, ES­TA JO­VEN MA­LLOR­QUI­NA, DE 26 AÑOS, SE HA CON­VER­TI­DO EN LA ES­PO­SA DE FER­NAN­DO FITZ-JA­MES STUART, DU­QUE DE HUÉS­CAR Y, POR EN­DE, HA OB­TE­NI­DO EL TÍ­TU­LO DE DU­QUE­SA DE HUÉS­CAR.

Ritmo Social - - Sumario. Entrevistas - tex­to Pe­tra Mi­na­ya fotos Fuen­te ex­ter­na

LA MA­LLOR­QUI­NA DE 26 AÑOS QUE, CON SU DUL­ZU­RA, DE­LI­CA­DE­ZA Y BUEN GUS­TO, ENAMO­RÓ AL HE­RE­DE­RO DE LA CA­SA DE AL­BA.

El amor y afi­ni­dad por el ar­te es una mar­ca que lle­va en las ve­nas. So­fía Palazuelo es una bel­dad que na­ció y cre­ció ro­dea­da de ta­len­tos, es­ti­lis­mo y buen gus­to, as­pec­tos que se han con­ver­ti­do en ad­je­ti­vos ca­rac­te­rís­ti­cos de su per­so­na­li­dad. Una chi­ca re­ser­va­da, bien por­ta­da y que ha si­do de­fi­ni­da co­mo la mu­jer per­fec­ta pa­ra lle­var en sus hom­bros el tí­tu­lo de du­que­sa de Hués­car, nom­bre que ha ad­qui­ri­do al unir sus la­zos con Fer­nan­do Fitz-ja­mes Stuart, el he­re­de­ro de la Ca­sa de Al­ba. So­fía Palazuelo tam­bién ha si­do de­fi­ni­da por al­gu­nos co­mo “la an­tí­te­sis del le­ga­do de la du­que­sa de Al­ba”. Pa­la­zue­los es dis­cre­ta y, en po­cas oca­sio­nes, de­ja al li­bre al­be­drío sus emo­cio­nes, en tan­to que Ca­ye­ta­na de Al­ba da rien­da suel­ta a ex­pre­sar las mis­mas con to­da libertad. Es jus­to por es­tas di­fe­ren­cias que la han de­no­mi­na­do de es­ta ma­ne­ra.

PER­TE­NE­CE A UNA DE LAS FA­MI­LIAS MÁS RECOCIDAS DE ES­PA­ÑA; su fa­mi­lia po­see un amor in­na­to por el ar­te y es­to, al pa­re­cer, ha si­do la cla­ve pa­ra que ca­da uno de los miem­bros de ella se ha­ya de­di­ca­do a di­fe­ren­tes pro­fe­sio­nes que es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­das con es­te te­ma. Hi­ja del re­co­no­ci­do ar­qui­tec­to y em­pre­sa­rio Fer­nan­do Palazuelo y la ex­per­ta en ar­te So­fía Ba­rro­so, es tam­bién so­bri­na de la re­co­no­ci­da di­se­ña­do­ra de mo­da Te­re­za Palazuelo, la mis­ma que se en­car­gó de di­se­ñar el su­til, pe­ro her­mo­so y ele­gan­te ves­ti­do de no­vias que usó el pa­sa­do seis de oc­tu­bre en su ma­tri­mo­nio. Al pa­re­cer, So­fía ha op­ta­do por se­guir los pa­sos de la fa­mi­lia, sien­do la me­nor de tres her­ma­nos y la úni­ca hem­bra, se ha inclinado por las ar­tes y los ne­go­cios. A sus 26 años ha sa­bi­do có­mo ma­ne­jar su tiem­po pa­ra ya es­tar rea­li­za­da a ni­vel pro­fe­sio­nal y per­so­nal. Li­cen­cia­da en Co­mu­ni­ca­ción y Mar­ke­ting, siem­pre ha si­do cen­tro de aten­ción en ca­da una de las ac­ti­vi­da­des a las que se pre- sen­ta por el buen gus­to a la hora de ele­gir las pie­zas que com­ple­men­tan el look ele­gi­do de su cló­set.

RE­CIEN­TE­MEN­TE SE HA CON­VER­TI­DO EN LA ES­PO­SA DEL DU­QUE DE AL­BA. El pa­sa­do seis de oc­tu­bre, el Pa­la­cio de Li­ria se vis­tió con una bo­da de en­sue­ños don­de con­tra­jo ma­tri­mo­nio con el atrac­ti­vo Fer­nan­do Fitz-ja­mes Stuart, el mis­mo chi­co que co­no­ció en el 2012 en las ins­ta­la­cio­nes del The Co­lle­ge for In­ter­na­tio­nal Stu­dies cuan­do se dis­po­nía a rea­li­zar sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, mien­tras que su ac­tual es­po­so que aho­ra tie­ne 28 años es­tu­dia­ba una es­pe­cia­li­dad en De­re­cho y Mar­ke­ting, y con quien man­tu­vo una re­la­ción que du­ró cin­co años has­ta que de­ci­die­ron dar­se el “sí, acep­to”. En la ce­re­mo­nia se die­ron ci­ta más de 700 in­vi­ta­dos del con­torno po­lí­ti­co, cul­tu­ral y la no­ble­za, pa­ra pre­sen­ciar la unión de es­tos dos jóvenes que se han con­ver­ti­do en unas de las pa­re­jas más re­le­van­tes de la so­cia­li­té.

La ce­le­bra­ción de su unión se ca­rac­te­ri­zó por el de­rro­che del buen gus­to en su má­xi­ma ex­pre­sión, des­de el tra­je que lle­vó la no­via has­ta la ex­qui­si­ta de­co­ra­ción, con­vir­tién­do­se en uno de los even­tos más co­men­ta­dos e im­por­tan­tes en la so­cie­dad es­pa­ño­la y otros paí­ses. Una bo­da que fue es­pe­ra­da con mu­cha ex­pec­ta­ción ya que se tra­tó de uno de los even­tos so­cia­les de la tem­po­ra­da.

UNA RE­LA­CIÓN DIS­CRE­TA QUE NA­CIÓ DE LOS ES­TU­DIOS UNI­VER­SI­TA­RIOS Y TRAS CIN­CO AÑOS TER­MI­NÓ EN UNA BO­DA DE EN­SUE­ÑOS DON­DE SE DIE­RON EL “SI, ACEP­TO”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.