Llé­na­te de es­te mun­do de fan­ta­sía lon­di­nen­se

An­na­bel’s, club pri­va­do de May­fair

Ritmo Social - - Para Sibaritas. Ritmo Personal - tex­to Mi­la­gros De Je­sús

Hay lu­ga­res que te eclip­san des­de que los ves por pri­me­ra vez, por­que re­sul­tan ser co­mo por­ta­les que te atra­pan y te se­du­cen con el vai­vén de su ma­gia, al mo­men­to de in­gre­sar en ellos… Los en­cuen­tras lle­nos de de­ta­lles ma­xi­ma­lis­tas, que evo­can a un mun­do os­ten­to­so y ex­tra­va­gan­te, y con un po­co de suer­te te im­preg­nan su se­llo dis­tin­ti­vo, por lo que no te pro­me­to que pue­das sa­lir fá­cil­men­te des­pués que lo­gres en­trar. Aún así, ¿Te in­tere­sa­ría co­no­cer al­guno de ellos?, no du­do en que tu res­pues­ta sea un sí, por eso te ilus­tra­ré pa­ra que se­pas lo que es­tá en bo­ga hoy día. An­na­bel’s es el club pri­va­do más fa­mo­so del mun­do an­glo­sa­jón y sus es­pa­cios con­for­man una man­sión geor­gia­na del si­glo XVIII, es­tá en­cla­va­do en una de las ca­lles de la fa­mo­sa May­fair de Londres. Aho­ra bien, pa­ra po­der ac­ce­der a él, de­bes aca­tar las re­glas de su dress co­de, así que

ce­ro ro­pa de­por­ti­va, jeans ro­tos, ni ga­fas de sol, y mu­chos me­nos, pre­ten­das apa­re­cer­te con un look des­cui­da­do, ya que eso se­ría un ro­tun­do No al pa­se. Ima­gi­ne­mos que pa­sas­te al otro la­do de la puer­ta don­de la pri­ma­ve­ra nun­ca de­ja de flo­re­cer por la gran can­ti­dad de flo­res que hay en el es­ta­ble­ci­mien­to y en los ves­ti­dos de las re­cep­cio­nis­tas; se­gui­do de eso, te per­ca­ta­rás que to­do a su pa­so es lu­jo­so y ele­gan­te, co­mo las lám­pa­ras que son mo­nos y los ti­ra­do­res de be­bi­das son ele­fan­tes y al fi­nal de uno de los pa­si­llos, hay una gran fi­gu­ra de go­ri­la, to­da una recreación del mun­do sal­va­je. Sus sa­las os­ten­tan un es­ti­lo de de­co­ra­ción que re­si­de en la crea­ción de jar­di­nes plas­ma­dos en te­las de pa­red ex­clu­si­vas, que ha­cen alu­sión al mis­mo Edén con­tan­do tam­bién con di­bu­jos de ani­ma­les. An­tes de su res­tau­ra­ción, An­na­bel's era so­lo pa­ra la aris­to­cra­cia y un es­pa­cio pa­ra dis­fru­tar de la vida noc­tur­na. Sin em­bar­go, es­to que­dó en el pa­sa­do, por­que aho­ra es­te club tie­ne es­ce­nas ma­tu­ti­nas. Pa­ra que los co­men­sa­les se de­lei­ten con su ex­qui­si­to desa­yuno, hay un pa­tio ador­na­do con el ver­dor de las plan­tas y pal­me­ras, y en sus al­tu­ras, un te­cho de cris­tal re­trác­til. A pe­sar de ser un si­tio con es­pí­ri­tu de no­che, hay áreas pa­ra de­lei­tar el pa­la­dar, por lo que hay cua­tro res­tau­ran­tes, sie­te ba­res y dos co­me­do­res pri­va­dos, don­de se de­gus­tan una in­fi­ni­dad de pla­ti­llos ta­les co­mo: en­sa­la­da de lan­gos­ta y agua­ca­te, fi­le­te de ha­li­but en­vuel­to en to­cino con cham­pi­ño­nes sil­ves­tres, en­tre otros... Pa­ra ma­ri­dar­los, hay un ex­ten­so me­nú de tra­gos. El am­bien­te de no­che es pro­ta­go­ni­za­do por la mú­si­ca en vi­vo y la po­ca lu­mi­no­si­dad, lo que pro­vo­ca go­zar de la vida noc­tur­na sin lí­mi­te al­guno.

fotos Fuen­te ex­ter­na

UBI­CA­CIÓN 46 Ber­ke­ley Squa­re, May­fair, Lon­don W1J 5AT, Reino Uni­do.

En 1963, An­na­bel’s se fun­dó co­mo un club noc­turno por Mark Bir­ley que le lla­mó así por su mu­jer, lady An­na­bel Va­ne-tem­pest-ste­wart. En sus ini­cios, so­lo era un es­pa­cio pa­ra los aris­tó­cra­tas, de to­dos los cam­pos, en­tre ellos: pe­lu­que­ros, mú­si­cos y con­de­sas. Con su rein­ven­ción, es­te lu­gar fue tras­la­da­do a po­cos me­tros de la que fue su an­ti­gua ca­sa, lo­gran­do el ex­cen­tri­cis­mo adue­ñar­se del club pri­va­do de la éli­te lon­di­nen­se. En de­fi­ni­ti­va, la vida real es­tá al otro de la puer­ta de An­na­bel’s. TE­LÉ­FONO +44 20 3915 4046.

HO­RA­RIO An­na­bel’s abre sus puer­tas al pú­bli­co to­dos los días de 07:00 a. m. a 3:00 a. m.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.