La pers­pec­ti­va de Dios

Ritmo Social - - Body And Soul. Ritmo Personal -

El pas­tor y lí­der cris­tiano Je­sús Adrián Ro­me­ro es­tu­vo nue­va vez en el país. Su pre­sen­cia me lle­vó a re­cor­dar nues­tra en­tre­vis­ta, la cual fue por­ta­da de es­ta re­vis­ta en di­ciem­bre de 2012. Via­ja­mos a Ari­zo­na, don­de vivía en aquel en­ton­ces, y rea­li­za­mos una edi­ción pa­ra la his­to­ria tan­to por lo po­co usual de aque­lla en­tre­ga, pe­ro so­bre to­do por el ni­vel de ri­que­za es­pi­ri­tual que nos de­jó a to­do el equi­po que tra­ba­ja­mos en aque­lla opor­tu­ni­dad, y a to­dos los lec­to­res que de in­me­dia­to se iden­ti­fi­ca­ron con es­te con­te­ni­do. Con cla­ri­dad me­ri­dia­na, re­cuer­do una de las res­pues­tas a mi pre­gun­ta so­bre qué ha­cer o có­mo ac­tuar fren­te a la reali­dad de que no to­do es co­lor de ro­sa, y que mu­chas ve­ces cues­tio­na­mos el do­lor, la en­fer­me­dad y la ad­ver­si­dad. Bus­qué el tex­to ín­te­gro y lo com­par­to con us­te­des:

“Lo que Dios ha­ce mu­chas ve­ces no lo en­ten­de­mos por­que nues­tra pers­pec­ti­va es de aba­jo y la de él de arri­ba. Él ve to­do, no­so­tros ve­mos li­mi­ta­do. Cuan­do era ni­ño, mi ma­má te­jía y lo ha­cía en esos gran­des aros, re­cuer­do es­tar sen­ta­do en los pies de mi ma­má vien­do ha­cia arri­ba el aro en que te­jía, pe­ro yo veía la par­te de aba­jo y es­ta par­te no te­nía fi­gu­ra, te­nía mu­chos hi­los col­gan­do, veía lo que ha­cía, pe­ro des­de aba­jo; la pers­pec­ti­va que ella te­nía era muy dis­tin­ta, ella po­día ver un co­ne­jo, un pas­to, unas flo­res, pe­ro lo que yo veía era na­da más hi­los col­gan­do que no te­nían nin­gu­na fi­gu­ra. Lo mis­mo su­ce­de en nues­tra re­la­ción con Dios: hay ve­ces que Dios es­tá obran­do de arri­ba, pe­ro pa­ra no­so­tros pa­re­ce un desas­tre; si tu­vié­ra­mos la pers­pec­ti­va de Dios y vié­ra­mos lo que él es­tá vien­do, pu­dié­ra­mos pa­sar mu­cho más fá­cil es­tas prue­bas o vi­ci­si­tu­des de la vida, sa­bien­do que él tie­ne el con­trol”. ¡Có­mo ol­vi­dar­lo! Si no en­tien­des lo que pa­sa, re­cuer­da que la pers­pec­ti­va de Dios es dis­tin­ta a la nues­tra y de se­gu­ro en­ten­de­rás y agra­de­ce­rás des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.